Miércoles, 26 de jul de 2017
Valledupar, Colombia.

La asociación Valle de Poesía en Valledupar (Colombia)

 

La poesía se concibe como una manifestación artística de la belleza o del sentimiento estético, a través de la palabra, en especial aquella que está sujeta a la medida y cadencia del verso, pero que se expresa también en prosa.

Es un género literario que data de tiempos inmemoriales, habiéndose hallado registros del año 2.600 antes de Cristo con canciones de música desconocida, con un alto contenido religioso, en forma de himnos, odas y elegías

No hay tampoco lugares vedados para ella y menos en un territorio cuyo paisaje es una inmensa composición poética o un ‘Valle de Poesía’, nombre con el que fue bautizada una asociación de poetas y narradores orales de los departamentos de Cesar y La Guajira, que entre sus objetivos misionales han incluido beneficiar con su arte a las internas de la cárcel Judicial de Valledupar, al tiempo que las inspiran para exteriorizar su propio don creativo.

El proceso comenzó hace tres años, cuando los poetas desarrollaron la idea de llevarle un homenaje recitado a una colega, la que una treta del destino recluyó en la Cárcel Judicial de Valledupar. Fue un recital que denominaron ‘La Danza del Colibrí’, en honor a una de las obras literarias de la poetisa. La emotiva experiencia contagió a las demás internas del penal e iluminó a los oferentes del homenaje para emprender acciones que pudieran abrirle espacios al arte dentro de la cárcel.

Planearon entonces un nuevo recital para el año siguiente (2016), al que llamaron ‘Maquíllate de poesía’. Tocaron puertas de entidades públicas y privadas y de amigos, logrando reunir kits de belleza y de aseo para llevar a las internas. Y la experiencia superó las expectativas, sobre todo para el grupo de poetas agrupados en Valle de Poesía, que lograron poner de presente el gran instrumento que es el arte en los procesos de reconciliación, como hilo con el que se teje cultura de paz, como bálsamo que suaviza los momentos aciagos, los faltantes materiales y espirituales, las penas propias del penal.

En ese recital del año pasado, que tuvo lugar como celebración del Día de las Madres, el coordinador de cultura municipal, Miguel Morales y Juan David ‘El Pollito’ Herrera, quien está pagando una condena en ese centro de reclusión, revivieron la unión musical que alguna vez tuvieron y cantaron algunas de sus canciones. Además, Morales les llevó serenata a las reclusas con la agrupación Las Glorias del Vallenato, y un grupo de mariachis.

En aquella ocasión, de manera espontánea, una de las internas se animó a participar en el recital. “Se despertó en ellas esa sensibilidad que permanecía dormida y quisimos rescatar todo ese proceso y vincularlas como protagonistas del recital; desarrollamos diez talleres de literatura, en los patios de la cárcel, para los cuales llevamos poetas reconocidos de la región como talleristas”, cuenta Eduardo Santos Ortega, poeta miembro de este colectivo, quien añade que también llevaron una persona experta en danza y expresión corporal, de modo que las reclusas adquirieran destrezas para expresarse a la hora de recitar.

De estos talleres participaron 25 internas, de las cuales fueron seleccionadas seis para incluir sus obras en la Antología ‘Poesía de mujer a mujer’ que será presentada el próximo 26 de mayo, día en que se realizará el tercer recital en la Cárcel Judicial. “Este libro nace por una necesidad de involucrar a las personas que hacen parte de un proceso con internas, interesadas en poesía y literatura. Nace para dejar plasmada la actividad que estamos desarrollado en la cárcel judicial, como es este tercer recital de poesía”, explica Santos Ortega.

El producto que presentarán al mundo literario es escrito por once poetisas, cinco de ellas reconocidas en la región: Arilis Beltrán Barraza, de Fundación/Magdalena, vinculada a procesos culturales en Valledupar; Cielo Zulay Rodríguez Pedraza, de Pailitas/Cesar; Claribeth Gutiérrez Martínez, de Valledupar/Cesar, Wendy Yorany López Epiayú, de Barrancas/La Guajira, y Sandra Milena Campo Duque, de Santa Marta, radicada en La Jagua de Ibirico, estudiante de la Universidad Popular del Cesar. Y las seis internas: Betina Fonseca Guzmán, de Barranquilla/Atlántico; Daniela Buriticá, de Chinchiná/Caldas; Deibys Mildreth Castro Caro, de Riohacha/La Guajira; Fermina Esther Pupo Benavides, de Maicao/La Guajira, Jasmín Cecilia Álvarez Torres, de Codazzi/Cesar, y Tatiana María Villa Rico, de Chibolo/Magdalena.

“El día del recital llevaremos la sorpresa a las internas, las cuales verán cristalizado un sueño que transmitieron desde el inicio de los talleres de literatura y gracias al apoyo de la Cámara de Comercio, que edita el libro y que cree de manera especial en procesos de resocialización de las mujeres”, precisa Eduardo Santos.

El recital poesía de mujer a mujer tendrá lugar este 26 de mayo en las instalaciones de la Cárcel Judicial de Valledupar, donde al presente permanecen recluidas unas ochenta mujeres. Un ejemplo de solidaridad y aporte a la paz, que nace de Valle de Poesía, integrado actualmente por ocho poetas, pero con las puertas abiertas para todos los que quieran sumarse a esta apuesta de arte y paz.

“Estamos llamando a la comunidad, los medios de comunicación, las administraciones local y departamental para que se vinculen más en estos procesos culturales”. Para esto están en el proceso de la recolección de elementos de vestir, elementos de aseo, maquillaje y obsequios que les permita llevar a la cárcel un momento de alegría y un mensaje de esperanza y entusiasmo que le aporte al proceso de resocialización de los internos.

Por su parte, el mensaje  que han enviado estas mujeres desde su lugar de reclusión a la sociedad es que quieren ser personas útiles, que si bien cometieron un error, están en prisión para pagar por ello y están trabajando para resarcir el daño que pudieron haber causado, “para que cuando salgamos, nuestra familia, nuestro entorno y la sociedad nos acepte porque estamos pagando nuestros errores. Queremos tener la posibilidad del perdón, de una mano amiga, del abrazo solidario, de personas que nos acompañen y motiven a salir adelante”, expresan.

 

María Ruth Mosquera

@Sherowiya

Artículos relacionados

El escritor que dejó de leer
El escritor que dejó de leer
Siempre que se le pregunta a un escritor un consejo para prosperar en el ámbito de la...
Cinco poemas de Seamus Heaney
Cinco poemas de Seamus Heaney
Al premio Nobel de Literatura de 1995, el poeta y crítico literario irlandés lo...
Los 5 finalistas del Premio Nacional de Novela 2014
Los 5 finalistas del Premio Nacional de Novela 2014
El Premio Nacional de Novela que organiza el Ministerio de Cultura representa la más...
Teobaldo Noriega: un poeta-caminante en busca de Ítaca
Teobaldo Noriega: un poeta-caminante en busca de Ítaca
La poesía es eterna y universal, así lo confirma un escritor comprometido con la...
Palabras que piden orillas
Palabras que piden orillas
Soy del interior. De Bogotá, para más señas. Así es, cachaco. Cachaco que le gustan...
.::Colombia en bicicleta - historia de una pasión::.
.::50 años de Cien años de Soledad en la Biblioteca Nacional::.