Lunes, 19 de feb de 2018
Valledupar, Colombia.

 

Guardianes de la bahía fue uno de los grandes éxitos televisivos de los años 90. En esta serie mítica Pamela Anderson se mostró al mundo como una de las mujeres más deseables. También David Hasselhoff resurgía después de un momento difícil.

Es una de las series que marcó para siempre la historia de la televisión con sus códigos únicos: los trajes rojos, la playa y los cuerpos esculturales. Por eso, la llegada de una nueva versión en los cines es fuente de expectación y de inquietud.

¿Qué nos trae la nueva película “Guardianes de la Bahía” de Seth Gordon? La respuesta es muy fácil. Todos los elementos están presentes en la adaptación cinematográfica, pero con una tonalidad distinta, algo sarcástica que sabe a parodia.

Para algunos, podrá ser visto como algo criticable, para otros como algo que le aporta aire fresco a una serie que ya tiene más de 20 años y que difícilmente encaja con lo que se ve hoy.

La historia es de lo más sencillo. Mitch Buchannon y su equipo hacen pruebas para aceptar a nuevos reclutas, incluido al medallista olímpico engreído que no sigue las reglas, pero logran trabajar en equipo cuando en su bahía comienza a operar una organización criminal.

La película tiene todo lo que podríamos esperar de una película con Dwayne Johnson: comedia forzada, bromas ligeras, amores incomprendidos (e incomprensibles), músculo, golpes, armas, explosiones y diálogos inverosímiles. Pero es lo que se espera de una película con Dwayne Johnson.

También nos encontramos con unos genitales atorados en una banca o un baile difícil de describir, ambas aportaciones a cargo de Jon Bass, el menos apto para estar en el equipo de los guardianes pero que tiene un gran corazón y está enamorado de una de las chicas más guapas de las salvavidas, un cliché que termina de la misma manera.

La acción y los comentarios muy livianos son realmente lo que dan vida a esta película. Las peleas se mezclan, además, con toques de humor, como la pelea entre “La Roca” y un rival de su tamaño en el cuarto de una niña, usando los objetos disponibles.

En definitiva, tenemos un guión muy fácil, demasiado ligero dirán los exigentes. Algunos pensarán que Dwayne Johnson está destinado a hacer películas parecidas a Adam Sandler (en versión musculosa). Es otro punto de vista. Pero lo cierto es que el espectador que busque diversión y quiera desconectar, encontrará una buena ocasión con esta película.

Es simplemente esto: una película para reír (a veces mucho), pero no le pidan más.

 

Alberto Campos 

 

Cinescrúpulos
Alberto Campos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Luna de miel en familia: una comedia con sabor a “déjà vu”
Luna de miel en familia: una comedia con sabor a “déjà vu”
Adam Sandler es un cineasta de 47 años que, a su edad, debería pensar en proyectos...
Títanes del Pacífico: puro espectáculo visual y poco más
Títanes del Pacífico: puro espectáculo visual y poco más
Hacía tiempo que no escribía con este espíritu y muchos de los que leen mi columna...
Stockholm: amor, juventud y mucho suspense
Stockholm: amor, juventud y mucho suspense
Stockholm comienza con la premisa típica de dos jóvenes que se conocen en una...
La Leyenda del samurái, 47 ronin: una sinfonía visual
La Leyenda del samurái, 47 ronin: una sinfonía visual
En Japón, la historia de los 47 ronin es tan fundamental para la identidad nacional...
Inmortal, o la historia del ‘pescador de cadáveres’ colombiano
Inmortal, o la historia del ‘pescador de cadáveres’ colombiano
  Una fascinante historia que pareciera ser sacada de la ficción pero que revela en...
.::EC= Cómo leer poesía, por Pablo Boullosa::.
.::Snorri Eldjárn "El Islandés del vallenato" - Sin medir distancias::.