Martes, 21 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

 

Este final de junio ha sido fantástico, no encuentro otra palabra para definirlo. El problema de la inseguridad es nacional de manera que toca atacarlo. No dar papaya, dijo el General Naranjo en una ciudad que produce mangos, entonces la cosa es frugal. “Tumben las casas de locas piezas, de fuertes puertas con moto y fotos, con presa y prensa para que piensen que estamos locos, que nos atracan ratico a todos, mientras las ratas caen como cocos”. Es el mismo discurso que parece trabalenguas, pero es técnico, repetido, amenazador y esperanzador. Casi resiliente iba a decir.

La entrega de armas farianas debería ser la noticia nacional de la semana, pero la senadora Cabal se sale de los suyos y no cree en la ONU porque es casi la Unión de Repúblicas Socialistas soviéticas. La URSS, dice frescamente la congresista politóloga del C.D, mientras la prensa anuncia que regresan los discos de vinilo. Canta la rana su vieja trova, mientras trovero se atreve y roba.

El Fiscal anticorrupción cayó en la trampita que debe investigar y acusar, ahora tendrá visa permanente donde Trump. Gustavo Moreno tiene raíces vallenatas, pero es blanco, más parece de los Moreno Rojas saqueadores de Bogotá, los nietos de mi general Gustavo Rojas Pinilla de quien hereda su nombre. Ahora cuando los generales son naranjos, los colores cambian. Y los vallenatos estamos calladitos. También hay un abogado Pinilla en el tema, por lo tanto deben concluir los investigadores que es la misma gentuza. ¡Vieja herencia de latrocinio!

Y claro, la nueva trieja matrimonial Pastrana-Uribe-Ordoñez para alquilar la casa entera. Tenemos noticia para siglos, historias para centurias, memorias para lustros. Nuestros ilustres ilustrados nos idolatran y nuestros duelos duelen como duetos duraderos de adoradores lares. Es nuestra pachanga infinita de noticias vergonzosas.

Este final de junio, perfectamente podíamos descansar y alegrarnos con la llegada de Teo al Junior y se cayó el estadio. Carlos Vives canta a ritmo de carranga a los ciclistas de Boyacá, mientras los hijos de Ronaldo, Eva y Mateo son famosos en las redes. Olvidamos que el “El Almirante” se hundió en Guatapé, mientras La Guajira se ahogó hace años en otros charcos, que ya renacerán en nombre de los hijos de los mismos como si nada. Memo, un perrito de Medellín, pide que le lean cuentos en la biblioteca, mientras “Canuck”, un cuervo agresivo con cuchillo en el pico, azota a un barrio de Canadá, menos mal que Bill Clinton y Paul Mc Cartney visitan a Medellín en diciembre.

Todo eso lo dice la prensa rosa nuestra, en sus primeras páginas. ¡Conste!

Por estar pendiente de pendejadas dejamos lo importante. Olvidamos que tenemos a “Chichi” Quintero como uno de los mejores congresistas latinoamericanos, olvidamos que Kaleb Villalobos es el mejor en “Gobernanza forestal del país”, olvidamos que nuestros mejores tenistas internacionales nos citan para la tercera copa en Valledupar, ya Poncho Zuleta y Chichi se bebieron las dos primeras. ¡Hey! El Sena cumplió 60 años y la Federación de cafeteros 90. ¡150 años de trabajo y educación o educación para el trabajo!

¡El cuerpo de bomberos vallenato rompió el anillo de una niña y viralizó las redes! Apenas uno de la comunidad aplaudió. ¡Héroes entre nosotros!

Olvidamos que José Félix Ariza —perdón— Lafaurie, es el nuevo presidente del festival “Cuna de acordeones” de Villanueva y, por supuesto, “La Cabal” -Si los vagos lo permiten- entregará premios en tarima, mientras reconstruyen el metro que Pachito Santos donó hace tiempo al municipio guajiro.

P.D. Este fin de semana hubo elecciones de nueva junta directiva del CPV, Circulo de periodistas de Valledupar. Nuestro consejo de zorro viejo es que elijamos todo un tutufruti de buenas personas. En la lista deben estar periodistas independientes y empleados, casadas, solteras y separadas, nuevas, viejas y jechonas, religiosos y ateos. No olviden incluir por razones institucionales a negros, indios y la comunidad LGTBI que de no tener representación de inmediato demandan y, como en todo gremio respetable tenemos nuestra alta y respetada cuota allí. Yo voté por…

 

Edgardo Mendoza Guerra

Tiro de chorro 

Tiro de chorro
Edgardo Mendoza

Edgardo Mendoza Guerra es Guajiro-Vallenato. Locutor de radio, comunicador social y abogado. Escritor de cuentos y poesías, profesor universitario, autor del libro Crónicas Vallenatas y tiene en impresión "50 Tiros de Chorro y siguen vivos", una selección de sus columnas en distintos medios. Trata de ser buena gente. Soltero. Creador de Alejo, una caricatura que apenas nace. Optimista, sentimental, poco iglesiero. Conversador vinícola.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Vivo ahora en mi casa en el aire
Vivo ahora en mi casa en el aire
En Valledupar, un día 13 del mes de mayo, la tarde caía y con ella un torrente de agua...
Editorial: La realidad de las etnias de Colombia
Editorial: La realidad de las etnias de Colombia
Entre las riquezas innegables de este hermoso país, evocamos con frecuencia las...
Una percepción de inseguridad
Una percepción de inseguridad
  Para comprender la seguridad no hay que enfrentarse a ella, sino incorporarla a...
Las palabras
Las palabras
Cuando surgió la revolución arquitectónica después de la Primera Guerra Mundial, el...
Derrotemos la corrupción
Derrotemos la corrupción
Desde que el gobierno nacional y la guerrilla de las Farc firmaron la paz, a los...
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.