Sábado, 18 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

Iliana Curiel / Foto: Fabrina Acosta Contreras

 

“Qué maravilloso es que nadie necesita esperar

un momento antes de comenzar a mejorar el mundo”

Ana Frank 

Iliana es un claro ejemplo de alegría, nobleza y valentía guajira. Es hija, hermana, tía, amiga y una apasionada por la niñez, el desarrollo social, la investigación y el respeto ancestral de los pueblos. Es una guajira excelsa que trasmite una fe viva en cada proyecto que emprende, es un testimonio vivo de los retornos dignos a la bella península que tanto bien le hacen, porque significa que representa un talento menos fugado a otros territorios.

Hablar de Iliana permite hacer un recorrido por el espíritu de servicio, por el amor profundo a su familia y el eterno enamoramiento por el desarrollo integral de la infancia, su diálogo siempre lleva a recorrer amplios universos creativos e inspiradores, a todo le imprime el sello guajiro y apasionado.

La familia el amor nuclear

Iliana es la tercera de 6 hermanas (Inirida, Ruth Marina, Cresealicia, Aida y Janielka de Jesús), un mundo femenino que tejieron desde el amor sus padres Jacobo Curiel Scott y Aida Arismendy. Afirma con mucha alegría las grandes enseñanzas que recibió de sus padres, el amor que vive entre sus hermanas y las anécdotas que adornan de sonrisas su rostro, es una eterna agradecida con la vida por el tiempo que pudo compartir con sus padres quienes partieron hace un tiempo con su misión cumplida, pues dejaron valores inquebrantables en sus seis retoños que son mujeres ejemplares para la sociedad.

Una mujer académica con sentido humano

Iliana es pediatra investigadora rol que le ha permitido obtener reconocimientos internacionales y nacionales, magister en salud pública, presidenta Sociedad Colombiana de Pediatría Regional Guajira, pediatra Asesora ICBF, presidenta de la Fundación Los Hijos del Soly es docente de Pediatría Social de la Universidad del Norte. Las actividades que lidera desde esta entidad académica son: Investigaciones en el área de pediatría social y pediatría intercultural, atención pediátrica en comunidades vulnerables (niños y niñas indígenas wayuu y wiwa) y acompañamiento en campo a equipos extramurales locales y valoración de niños y niñas en centros de recuperación nutricional.

La madre de los hijos del sol que rompe paradigmas clínicos

Su interés permanente por generar escenarios de solución para la niñez guajira la llevó a crear la fundación “Los hijos del sol”, mediante la cual ha creado un laboratorio social que han logrado articular con los residentes de pediatría de la Universidad del Norte que llegan a la guajira a hacer la rotación de Pediatría Social, lo cual, ha dado al residente la oportunidad de adquirir destrezas y conocimientos ante situaciones, en las que la salud del niño se ve afectada por una causa externa social o su entorno; asumiendo una actitud humana, crítica, investigativa y de liderazgo social, con el fin no solo de tener espacios de aprendizaje en las clínicas especializadas y hospitalizaciones, sino también en la comunidad, a través, de la atención primaria.

En este sentido, Iliana por amor a la causa social/cultural, se ha atrevido a romper paradigmas de la ciencia y ha logrado crear formas alternativas para ejercer una pediatría social, cultural y dinámica; ella es una atrevida que atrae vidas, las llena de esperanzas y les devuelve las sonrisas que son un boleto a la resiliencia propia de seres nacidos en la Guajira, en esa tierra que por más adversidad no se rinde, no se resigna.

Iliana refiere que la fundación “los hijos del sol” es la forma de llevar a la realidad la forma como ha visto a la Guajira, como un gran laboratorio social. Por ello afirma que:

“La iniciativa Los Hijos del Sol, ha sido el ancla para la materialización de un sueño, en el cual la infancia de la Guajira tuviera la oportunidad de atención pediátrica en comunidad, y se pudiera desde la academia y la investigación visibilizar la grandeza de la niñez guajira desde su resiliencia. Es una alternativa para construir programas que contribuyan a una mayor capacidad para trascender barreras sociales, disminuir la segregación y exclusión, en un escenario para la construcción de la paz basado en la abogacía por los derechos de niños, niñas y adolescentes indígenas colombianos. La iniciativa en últimas, se basa en la premisa de que “Las ayudas deben plantearse desde quien las necesita y no desde quien las ofrece”.

¿Qué significa para ella retornar a la Guajira?

Iliana entre sonrisas y una voz contundente menciona que:

“Ha sido reencontrarme con mi historia, volver a ver las raíces y sentir las ganas de sembrar para que otros recojan los frutos. Esa es la diferencia. Cuando decides retornar a tu tierra debes construir una identidad basada en ser oferta y para eso debes cambiar tu discurso. El problema de muchas personas que aún no toman la decisión de regresar es porque muchos se preguntan: ¿Que hay en La Guajira para mí? La pregunta debe ser ¿Qué tengo yo para darle a La Guajira? ¿El centro no eres tú, el centro es tu tierra, tu región, tu país, de qué te quieres hacer cargo cuando regreses? No se trata de qué me van a dar, sino, qué voy a dar.  Aquí he podido sentir el amor por mi profesión de una manera diferente, conectándolo a través del servicio con amor y con ofertas innovadoras”. 

Mensaje de Iliana para las personas de todas las profesiones

“Estamos en una época de muchos cambios, en los que necesitamos retornar a conductas primitivas. Somos una pequeña manifestación en un universo muy grande y complejo, que sigue siendo un misterio. Debemos recuperar la relación con el misterio de la vida; no sabemos cómo funciona, pero lo que sí sabemos es que nuestra manera de ser es la que abre las puertas o las cierra. Desde tu profesión, la que sea, marca la diferencia, innova, crea, emprende, sé un pediatra diferente, vete a donde no hay pediatras (áreas dispersas). Los sistemas de salud deben empezar a verse como sistemas sociales y culturales, no como sistemas fríos de atención médica y curativa”. 

Iliana una mujer inspiradora

Dialogar con Iliana reverdece el alma, demuestra cómo el tejido social se humaniza con mujeres como ella, que hacen de su profesión la razón de vida y la forma de servir y aportar a la sociedad; conociendo esta bella historia, es fácil entender que la medicina abraza el mundo social de una manera amplia, que lo ortodoxo se puede flexibilizar y que cada día tenemos algo muy especial por entregar.

Gracias, Iliana, por la pediatría de los hijos del sol, por enseñar con tu ejemplo de mujer disciplinada y capaz de establecer armonía entre su vida familiar, personal, social y laboral; de la Guajira para el mundo Iliana es una mujer de éxito, que con su empuje aviva la esencia guerrera de las bellas mujeres del caribe colombiano, aquellas que no se le arrugan a nada. Con mujeres como ella, siempre se tienen razones suficientes para escribir buenas historias.

“Solo se vive una vez, pero si lo haces bien, una vez es suficiente”

Mae West

 

Fabrina Acosta Contreras

@FACOSTAC 

 

Artículos relacionados

Impacto de la Reforma Tributaria en el sector cultural
Impacto de la Reforma Tributaria en el sector cultural
Según fuentes del Ministerio de Cultura, la reforma tributaria que aprobó el Congreso...
La feria del libro de Bogotá tiene sabor brasileño
La feria del libro de Bogotá tiene sabor brasileño
El pasado miércoles 18 de abril abrió sus puertas la  Feria del libro de Bogotá...
El impacto de la piratería en la industria musical
El impacto de la piratería en la industria musical
Hace unos pocos días, el nuevo álbum “Irreverente” del grupo Kvrass salía a la venta....
El nuevo look de Silvestre Dangond, discutido en las redes
El nuevo look de Silvestre Dangond, discutido en las redes
Hoy en día, para vender Cds no solamente hace falta tener una voz armoniosa y un...
Bronce para Diomedes Díaz
Bronce para Diomedes Díaz
Darwin Polo Castro es atleta. Tiene 34 años y desde los cuatro descubrió su pasión por...
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.