Domingo, 22 de oct de 2017
Valledupar, Colombia.

El director bogotano Jorge Forero (izqda) y una imagen extraída de

 

En el año 2015, la película colombiana ‘Violencia’; opera prima del joven director bogotano Jorge Andrés Forero Mejía vio la luz nada más y nada menos que en el Festival Internacional de Cine de Berlín. La selección en la sección Forum del mencionado festival la puso en la mira de la crítica y de los espectadores nacionales y en el radar cinematográfico internacional.

A través de tres personajes y de tres historias sucesivas, el largometraje ‘Violencia’ le da rostros únicos, no intercambiables, a la realidad trágica de la guerra, pero no solo de la que padece Colombia sino como lo indica su guionista y director, puede adaptarse a cualquier contexto de la guerra en el  mundo. Antes de lograr filmar esta película, Forero dirigió entre otros proyectos, los cortometrajes ‘En el fondo del pozo’ y ‘Sometamos o matemos’ en 2004 y 2009 respectivamente. Así como en la producción de campo de la película ‘Los viajes del viento’ del cesarense Ciro Guerra.

Jorge Forero es realizador de cine egresado de la Universidad Nacional de Colombia (2004), ha estudiado en la Escuela de San Antonio de los Baños en Cuba y realizó estudios de Poéticas Visuales en la Universidad de Sao Paulo. Además es una de las cabezas de Burning Blue, una de las productoras de cine independiente más exitosas con las que cuenta la industria cinematográfica colombiana actualmente;  co-responsable de  la ‘Cámara de Oro’ que obtuvo ‘La tierra y la sombra’ del director caleño Carlos Acevedo en el Festival de Cannes en el 2015.

El 18 de agosto Jorge Forero Mejía estará en Valledupar dictando una clase magistral dentro del marco de la primera ‘Incubadora para el fomento y la articulación del ecosistema cinematográfico y audiovisual del departamento del Cesar’; un encuentro que busca examinar la realidad del sector en el departamento y la implementación del Consejo de Cinematografía del Cesar.

En el 2015, tu película ‘Violencia’ fue seleccionada la sección Forum  del Festival Internacional de Cine de Berlín. ¿Esperaste esa acogida con tu primer largometraje?

La verdad, nunca esperé que la película se fuera a estrenar en un festival de la categoría del Festival de Cine de Berlín. Teníamos muy pocas expectativas con la película frente a la participación internacional que podía tener, pues, siempre fue pensada para el público colombiano. Sabemos que las personas que más pueden entenderla son las colombianas y es a ellas a las que les estábamos hablando. Sin embargo, fue una sorpresa muy grata, muy bonita.

Cuando tuvimos la noticia, ni siquiera habíamos terminado los procesos de postproducción por lo que nos tocó correr para poder terminarlos pero eso fue muy importante porque los festivales son mercados, son lugares que ayudan a darle visibilidad a una película y que también ellas puedan viajar por el mundo y ser representantes de la cinematografía del país.

Al mismo tiempo, sirve para que en otros lugares puedan ver la película y puedan identificarse y reflejarse con situaciones que si bien no son las mismas, en términos generales pueden replicarse alrededor del mundo. Esta situación de acostumbrarse a la violencia y de cómo en medio de la guerra se extrema los grados de barbarie de la misma.

Según la crítica nacional e internacional, ‘Violencia’ ha sido una de las películas más fuertes que se ha hecho recientemente sobre la violencia y el conflicto en Colombia. ¿Qué quisiste proponer con esa película?

Lo que busqué con la película era aportar un grano de arena a la discusión sobre la guerra, sobre la violencia en Colombia en el marco del conflicto armado. A través del arte, principalmente, quise otorgar, ofrecer o abrir un nuevo punto de vista sobre el conflicto sin dividir el mundo entre buenos y malos, entre lo correcto o lo incorrecto, sin situaciones moralizantes; profundizando o permitiendo acercarse a través de la humanidad de las personas que viven en medio de la guerra.

¿Al finalizar el rodaje y la postproducción de la película quedaste satisfecho con lo que inicialmente plasmaste en el guion?

Al ver la película al final cuando terminamos el montaje fue una sensación muy extraña, una sensación de haber logrado una película que se sentía como una película finalmente. Estábamos tomando muchos riesgos desde la propuesta narrativa, desde la manera en la cual queríamos representar la violencia; era un trabajo de mucho talle, de la sutileza de las acciones de poder tener mucho control en los gestos, en los movimientos, en cómo se muestran las cosas para evitar irnos hacía uno u otro lado que pareciera poner acentos o juzgar lo que estaba sucediendo.

También corría el riesgo que parecieran tres cortometrajes en vez de una película con una unidad sólida y esas fueron apuestas e inquietudes que teníamos todo el tiempo desde la escritura del guion e inclusive durante el rodaje pero fuimos fieles a la propuesta inicial, al espíritu con cual nació la película y creo que eso permeó la obra completa y fue muy lindo. Si bien, en todas las etapas de la película ella se va modificando y se va reescribiendo desde el guion, la puesta en escena, el montaje, en el trabajo con los actores y demás, estamos satisfechos. Personalmente, estoy muy satisfecho con el resultado.

¿De todas las violencias con las que se ‘conviven’ en el país, cuál te ha tocado padecer?

Existen muchos tipos de violencia, principalmente creo que la violencia radica cuando de una u otra manera, se esfuerza o se obliga a alguien a pensar y a actuar en contra de su voluntad o cortarle inclusive su voluntad de ser en todo sentido espiritual, físico, etc. a partir de ahí se desprenden todas las violencias. Afortunadamente no he tenido en mi primer núcleo familiar casos de violencia en medio de la guerra en Colombia pero sí primos de mis padres han sido secuestrados por la guerrilla o amenazados por paramilitares.

Dígamos que yo he estado más en medio de la violencia urbana. He sido asaltado varias veces con pistolas, cuchillos; he sufrido robos en mi casa, etc. pero además situaciones de agresión, peleas, agresiones físicas por malos entendidos, abusos por diversas situaciones. Entonces, esa sensación de sentir que en Colombia es muy normal, cotidiano o usual que cualquiera de estas cosas pueda estallar fue el motor principal que permeó la película y que fue como el origen para poder idearla y a partir de ahí, crearla.

¿Cuál es la estética de las películas de Jorge Forero?

Creo que la estética de cada película se va dando de acuerdo a la necesidad de la historia. En cada historia, en cada cosa que quieres contar o en cada propuesta audiovisual que quieres hacer, te va hablando y te va pidiendo lo que necesita.

En ese sentido estoy muy abierto a escuchar lo que la película me pide y principalmente a trabajarlo con mis productores, con mi fotógrafo, con mi director de arte y, realmente como trabajar en conjunto; escuchar la película y permitir que sea una guía para poder proponer estéticamente lo que mejor pueda ayudar a comunicar el mensaje.

Hablemos de Burning Blue, ¿Cómo se da esta sociedad con Diana Bustamante?

El trabajo se da muy orgánico. Con Diana Bustamante nos conocimos desde la universidad y a partir de ahí forjamos una amistad muy profunda pero también compartimos una visión del cine que en lo fundamental es lo que nos guía para estar seguros del tipo de películas que queremos hacer. Si bien, podemos tener gustos y apreciaciones diferentes sobre las cosas, confiamos y creemos en el valor e importancia que tiene el cine de una manera en la cual es compatible para los dos y que es motor para poder sacar los proyectos adelante porque lo que haces es construir, apoyar y empujar los películas hacía adelante e intentar sacar lo mejor de ellas.

¿Es difícil hacer cine en Colombia?

Hacer cine en Colombia –pienso yo- que es tan complicado como emprender cualquier proceso artístico de creación que requiera mucho dinero. No obstante, existen formas, maneras y medios de lograr financiación y sacar las películas adelante.

Hay múltiples maneras dependiendo del proyecto, de lo que se quiere hacer y del cómo se quiere hacer. Sin embargo, considero que es más difícil hacer una buena película que sacar una película adelante. Oír al equipo, oír a los productores, oír al director. Lograr encontrar gente no solo talentosa sino grande en su calidad humana, ayuda a que la película pueda crecer, a que sea mucho mejor de lo que podía ser su semilla, su origen.

Al mismo tiempo creo que sigue siendo difícil hacer una buena película más allá que financiarla, ya que requiere criterio, disciplina, rigor y eso se obtiene con experiencia, trabajo duro y rodeándose de gente que sea más talentosa que uno y que ayude a hacer crecer el proyecto.

¿Qué eliges entre la escritura de guion, la dirección y la producción?

Yo no me considero un guionista. Aún me hace falta mucho camino para desarrollar las habilidades y los talentos que tienen los guionistas. Prefiero decir que con mi película lo que hice fue escribirla pero era como el camino que debíamos seguir, la estructura, el esqueleto de lo que estábamos haciendo. Además, porque el guion de ‘Violencia’ era muy particular, no obedecía a una estructura clásica sino a un mapa de ruta de lo que queríamos trabajar.

En cuanto a la dirección y la producción, las dos las disfruto mucho y son orillas muy diferentes la una de la otra. La producción es un camino en el que siento que puedo ayudar al director o directora a madurar la película a poder ver cosas que tal vez no están viendo con la cercanía con el proyecto pero también porque considero que tengo la habilidad para ayudarlos a sacar sus proyectos adelante, enriqueciéndolos desde la producción creativa. La dirección es un proceso que me encanta porque es un lugar donde puedo arriesgar, probar y experimentar; donde puedo retarme a mí mismo y lo disfruto de una manera muy íntima, muy personal. Son ambas profesiones que realmente disfruto.

¿Proyectos próximos?

Tenemos varios proyectos en Burning Blue. Este año vamos a estrenar en octubre la segunda película de Jaime Osorio Márquez (El Páramo, 2011), la película se llama ‘Siete cabezas’. El próximo año vamos a filmar la siguiente película de Jorge Navas (La sangre y la lluvia, 2009) y si todo sale bien, a final de año rodaremos la tercera película de Jaime Osorio Márquez.  

Estamos desarrollando también la próxima película de César Acevedo (La tierra y la sombra, 2015) y la opera prima de Tomás Corredor que tiene el título provisional de ‘Noviembre’. En este momento yo estoy escribiendo mi próximo proyecto y Diana Bustamante está haciendo un documental de su autoría que se llama ‘Segovia’. Esos son nuestros próximos proyectos en el ámbito cinematográfico.

Finalmente, ¿Con qué se van a encontrar los asistentes a la clase magistral que dictarás en Valledupar?

Los asistentes a la master class que se realiza en agosto Valledupar se encontrarán con una persona que va dispuesta a abrir su conocimiento, su saber, su aprendizaje y sobre todo que va a poder compartir con ellos por medio de un diálogo franco, abierto y sincero sobre sus dudas, miedos, cuestionamientos y sobre todo aquello que quisieran saber  y nunca pudieron o se atrevieron a preguntar.

Voy a hablarles desde la experiencia que he tenido y de todas las cosas positivas que me ha traído el quehacer de las películas, de todos los éxitos que hemos logrado pero también de las equivocaciones que hemos cometido y como ellos nos han hecho crecer y madurar pero principalmente, aprender para buscar hacer cada día mejores películas que tengan algo que decir, contar y proponer.  

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny

Artículos relacionados

La cara oculta: el amor y sus múltiples facetas
La cara oculta: el amor y sus múltiples facetas
El amor tiene mil caras. Se construye a diario y de la manera más espontánea. Es una...
Hotel Transylvania o el mundo de los monstruos sensibles
Hotel Transylvania o el mundo de los monstruos sensibles
En estas fechas de Halloween, el tema de los monstruos, fantasmas y otros delirios de...
Un loco suelto en Nueva York: ¿el mejor recuerdo de Robin Williams?
Un loco suelto en Nueva York: ¿el mejor recuerdo de Robin Williams?
No hay nada más difícil que criticar la película de un artista que acaba de fallecer....
“El cine no es un negocio de afanes”: Diana Bustamante
“El cine no es un negocio de afanes”: Diana Bustamante
Fuerte, así es la voz, la personalidad y el trabajo que ha hecho Diana Bustamante en...
La Semana del Cine Colombiano llega al Cesar
La Semana del Cine Colombiano llega al Cesar
Nueve de los 25 municipios del departamento del Cesar respondieron  a la invitación...
.::Cumbia, Salsa, Salsa Choke, Bachata, Merengue - en 7 minutos::.
.::¿Cómo hacer arroz con coco colombiano?::.