Viernes, 17 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

Una charla introductoria sobre el taller De la escritura al desmontaje / Foto: Samny Sarabia

 

Los realizadores audiovisuales locales no se detienen, insisten en propiciar espacios de concertación y formación que brinden sostén a los procesos creativos que han emprendido y que aspiran lograr notoriedad en el universo del cine nacional en un término no muy lejano y, por supuesto, a atraer la atención del público y de las instituciones públicas y privadas de la región; llamados a apalancar dichos emprendimientos.

A partir del 19 de agosto hasta el 22 de octubre, se desarrollará en Valledupar el taller ‘De la escritura al montaje’, una iniciativa que busca proporcionar  conocimientos relacionados con  cada etapa de conformación de un producto audiovisual; abordando desde la etapa de ideación, pasando por la escritura de guion, el proceso de producción, captación y tratamiento de la imagen y el sonido, el montaje hasta llegar a la proyección de la pieza audiovisual.

‘De la escritura al montaje’ es un esfuerzo conjunto entre instituciones como la Fundación Cultural Tierra de Talentos, la Fundación Universitaria del Área Andina, Vive Digital Lab  y profesionales del cine, el arte dramático y las artes plásticas, que han estado vinculados durante largo tiempo a proyectos audiovisuales y que coinciden hoy en la creciente necesidad que hay en la región de contar con más y mejores profesionales y técnicos del cine y la realización.

Dentro de las múltiples limitaciones con las que se encuentran productores y realizadores en el Cesar al momento de emprender un proyecto audiovisual -aunque no se ruedan tantos como se quisiera y todos son de bajo presupuesto- está el déficit de personas capacitadas entre profesionales y técnicos que puedan participar de un rodaje adecuadamente.

Es a partir de allí que nace la idea de coadyuvar y plantear un laboratorio para el entrenamiento y la capacitación de equipos de trabajo que alcancen en un mediano plazo, la cualificación suficiente para desarrollar las etapas requeridas en la producción cinematográfica y audiovisual. La competitividad de las personas de la región debe ser proporcional al crecimiento de las historias y al deseo de contarlas; es decir, las personas que intervengan en la elaboración de una pieza audiovisual deben en primer lugar estar interesadas pero también deben conocer el protocolo del rodaje, deben saber lo que hacen.

Al respecto, Andrés Felipe Sotomayor, coordinador del taller anota que “conociendo de primera mano la falta de personal, decidimos empezar a entrenar de manera “desinteresada” a todo el que tuviera la disposición de aprender, y digo entre comillas porque no hay interés económico pero evidentemente sí hay un interés profesional y es el de poder contar con nuestra propia gente en nuestros rodajes y  no pensar en traer gente de afuera para contar nuestras historias.  Igualmente, nos dimos cuenta que el hecho de que la gente no supiera qué hacer en un rodaje en lugar de ayudar, iba a entorpecer ese flujo de trabajo que nosotros ya estamos empezando a llevar”.

Teniendo como referente, antecedente y especialmente como una experiencia exitosa la realización de la Beca de Formación para la Creación en Realización Audiovisual en Región ‘Imaginando Nuestra Imagen’ –INI- desarrollada por el Ministerio de Cultura en asocio con la Fundación Cultural Tierra de Talentos, la Alianza Francesa de Valledupar y la Fundación Universitaria del Área Andina en el año 2015 en Valledupar, se organizó un grupo de realizadores para dictar 11 módulos en cuales a través de la teoría y la práctica pudieran enseñar a los asistentes el procedimiento apropiado para rodar dos cortometrajes de tres minutos cada uno como resultado del taller.

Así mismo, buscando que el proceso sea más integral, se convocó a los estudiantes de quinto semestre en adelante del programa de Diseño Gráfico de la Fundación Universitaria del Área Andina, sede Valledupar, ya que se requería que los asistentes tuvieran un conocimiento básico en las otros campos de la realización. Durante 140 horas, repartidas solo en los fines de semanas, veinte estudiantes podrán  gratuitamente adquirir las herramientas intelectuales para encaminarse hacia el maravilloso universo del cine.

Ese primer taller es un abrebocas, debido a que el tiempo que se ha dispuesto para su desarrollo no es suficiente para profundizar pero dependiendo del resultado, se tiene previsto seguir un entrenamiento más riguroso hasta lograr una cualificación más profesional en cada área que se acerque al proceso de trabajo que se lleva a cabo en el mundo real del cine y la producción audiovisual y que sirva para alimentar este movimiento audiovisual que aunque incipiente en el Cesar, sigue creciendo.

 

Samny Sarabia

@SamnySarabia

Artículos relacionados

El arte audiovisual también tendrá su festival vallenato
El arte audiovisual también tendrá su festival vallenato
  Una nueva oportunidad de mostrar e impulsar la producción audiovisual del...
Alimentación y cine: una larga relación
Alimentación y cine: una larga relación
El comedor, en muchas ocasiones integrado en la cocina, ha sido durante largo tiempo...
Valiente: ¿Un giro en las producciones de Pixar?
Valiente: ¿Un giro en las producciones de Pixar?
¿Estamos ante una película transitoria en la filmografía de Pixar? Es una respuesta...
Residente Evil 5: ¿una saga agotada?
Residente Evil 5: ¿una saga agotada?
La moda de los Zombies –o muertos vivientes– da para mucho. Hace tiempo que vemos cómo...
Pompeya: un paseo ligero por la historia
Pompeya: un paseo ligero por la historia
Coja la película Gladiador, mézclela con una fuerte dosis de Titanic, Espartaco y...
.::Historia de la independencia de Cartagena, el 11 de Noviembre de 1811::.
.::Documental - Murallas y fortificaciones de Cartagena::.