Domingo, 24 de sep de 2017
Valledupar, Colombia.

Viva FM en Villanueva (Guajira) / Foto suministrada

 

En San Onofre, la paz suena a gaita y tambores que armonizan voces, danzas e historias; suena a jóvenes labrándose un futuro desde el arte, a luchas colectivas por la pervivencia de las tradiciones y los valores que alimentan la cultura sanonofrina. Allí la paz suena a mujeres que se conjugan en tiempo presente, a cofradías que se congregan para construir su realidad.

A dos horas de ahí, más al norte, hay un grupo de radialistas que han construido un portal de paz, por el que transitan temas de convivencia, promocionando la armonía, la reconciliación, el buen trato entre vecinos, la paz del entorno como base de lo que conciben como cotidianidad ideal. Por estos días se les ha visto con sus equipos de producción entre el Olaya Herrera y el Pozón, que son dos grandes de Cartagena, propiciando encuentros de la gente. Están convencidos de que la convivencia es la clave de la paz y eso se promueve con la gente, apostándole al poder de la palabra para derretir los polos que separan sociedades, para cerrar brechas que nos distancian de lo humano.

Pero estos movimientos radiales no tienen lugar sólo en San Onofre, a través de la emisora Playamar Stereo, y en Cartagena, a través de Colectiva 101.6. Son cincuenta municipios los que mediante franjas radiales están diciéndole a sus audiencias: ‘Así suena la paz en los territorios’, un proyecto al que llegaron como consecuencia de sus interesantes propuestas en la convocatoria pública ‘Fortalecimiento a emisoras a través del estímulo a las cincuenta iniciativas para la producción de franjas de radios ciudadanas – Así suena la paz en los territorios’.

Se trata del proyecto liderado Radios Comunitarias para la paz y la convivencia, de la Red Cooperativa de medios de comunicación comunitarios de Santander-Resander, con el apoyo de la Unión Europea y la participación de la presidencia de la República, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, el Ministerio de Cultura, el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y La Conversación más grande del Mundo. Este proyecto busca fortalecer las emisoras comunitarias para que cuenten con personal formado en el tema de construcción de paz y convivencia, y produzcan, circulen y emitan a nivel masivo programas y mensajes que convoquen la participación y estimulen el diálogo público sobre lo que implicaría para el país entrar en el posconflicto.

Es así como los sonidos de la paz están haciendo eco desde cincuenta municipios del país, de los cuales cinco están en la región Caribe: San Onofre en Sucre con la emisora Playamar Stereo 107.8FM; Cartagena en Bolívar con Colectiva 101.6; Villanueva en La Guajira con Viva FM 88.1FM, Barrancas en La Guajira, con Fiesta Stereo 107.7FM, y Aguachica en el Cesar con Campo Serrano 95.7FM.

De las cinco radios, dos están ubicadas en La Guajira, de modo que si se llega a Villanueva, se encuentran los sonidos de la paz armonizados con acordeones, tradiciones que dan cuenta de la vida allí, ligada al territorio y a usanzas ancestrales que los determinan como la comunidad villanuevera, que ha sufrido y se ha levantado, que mantiene en su memoria el recuerdo de muchos de sus paisanos ofrendados en el conflicto armado, pero también el ejemplo y certeza de la resiliencia que está tan presente en sus genes como la cultura misma.

En Barrancas también la paz hace eco del territorio, de sus paisajes, del rumor del Ranchería, de la diversidad étnica del territorio, dando una participación especial a la comunidad wayúu con sus saberes y cosmovisión. Es un municipio con una historia emblemática de reconciliación que se ha contado a través de los programas allí emitidos, que da cuenta de un conflicto entre dos familias que tiene cifras como más de 50 años de duración y más de 120 personas muertas, pero que finalmente se impuso el anhelo de vivir en común unidad y ahora hay paz donde hubo guerra. Y están empeñados los radialistas de Fiesta Stereo en hacer pedagogía de los Acuerdos firmados en La Habana entre el Gobierno de Colombia y las Farc, para que la comunidad comprenda su alcance y digiera su implementación en el municipio, cercano al Punto Transitorio de Normalización, en Los Pondores.

Adentrándose muchos kilómetros, en el sur del Cesar están los radialistas de Campo Serrano emitiendo sonidos de la paz tocan la memoria histórica, la apertura de espacios de expresión para las víctimas, un equilibrio o equidad entre generaciones.

Estos programas comenzaron a emitirse en el mes de mayo e irán hasta octubre del presente año; al cabo de ese tiempo, las cincuenta emisoras, agrupadas en diez nodos, habrán emitido cada una siete franjas de cuatro programas, para una cifra de 28 emisiones por radio y un total de 1.400 programas en diversos puntos de la geografía nacional, que promueven el diálogo público y la construcción de paz.

A las emisiones radiales se suma la realización de un evento público que deberá organizar cada emisora, convocando a la comunidad, a la que a su vez involucra en las temáticas, mediante la inclusión de organizaciones sociales en la junta de programación que define los temas a tratar en las franjas. Esto, para garantizar la pertinencia de la información con los intereses o necesidades locales.

Convocatoria a radialistas

En el mismo contexto de escuchar los sonidos de la paz en los territorios a través de las emisoras comunitarias, el Proyecto radios Comunitarias para la Paz y la Convivencia tiene abierta ‘hasta el 30 de agosto’ la convocatoria para el diplomado ‘Señales de paz: Producción y Programación de Contenidos para Radios Comunitarias’, que busca generar competencias de análisis y producción radial sobre temas relacionados con la construcción de paz en los territorios.

Se trata de un proceso académico dirigido a jóvenes de entre los 18 y los 35 años, que adquirirán capacidades en temas de cultura de paz, periodismo, reportería radiofónica, narrativas y recursos digitales, lo cual se convierte en una herramienta clave para fortalecer su trabajo, en favor de sus comunidades.

 

María Ruth Mosquera

@Sherowiya

Artículos relacionados

“Soy el último periodista en haber entrevistado a Gabo”
“Soy el último periodista en haber entrevistado a Gabo”
Afectado por el momento, pero dispuesto a compartir los recuerdos de su encuentro con...
Una ‘Biblioteca moderna de Periodismo’ como herramienta para reinventar el oficio
Una ‘Biblioteca moderna de Periodismo’ como herramienta para reinventar el oficio
Un periodismo que se yergue sobre columnas de la buena fe, la corrección y la ética;...
El fin de un conflicto anacrónico
El fin de un conflicto anacrónico
Tras las innumerables atrocidades que han marcado el siglo XX, se puede decir que...
El recuerdo de Antonio José Caballero y sus lecciones de periodismo
El recuerdo de Antonio José Caballero y sus lecciones de periodismo
El fallecimiento del maestro de periodistas Antonio José Caballero, uno de los más...
Carlos Monsiváis, periodista urgente
Carlos Monsiváis, periodista urgente
** Este memorioso hombre de gruesos lentes es sin duda ejemplo del periodismo que...
.::Cortometraje - Nomofobia::.
.::Conversación con Alvaro Mutis - Uno no es de donde nació...::.