Lunes, 20 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

De izqda a derecha y arriba a bajo: Centro de Interpretación de la cultura Arhuaca / el Muelle de Chimichagua / La Pedregosa en Valledupar y el Limonar en Aguachica

 

Con medio siglo de vida institucional, la Caja de Compensación Familiar del Cesar (Comfacesar) enfoca buena capacidad de su engranaje administrativo al despertar del turismo en el Cesar.

La iniciativa no es reciente, nació en 2011 pero ahora se están cristalizando los proyectos con los que la entidad aspira a construir un complejo turístico que atraiga visitantes permanentes a tierras cesarenses. A falta de mar, la gran apuesta es el etnoturismo, el senderismo y el turismo cultural.  

En 2017, Comfacesar está operando cuatros centros turísticos construidos con recursos de la Gobernación del Cesar en varios municipios: el centro recreacional ‘El Chorro’ (La Paz), el Muelle Flotante y Parador Turístico (Chimichagua), el centro recreacional y turístico ‘Los Kioscos’ (Manaure) y el Centro de Interpretación de la Cultura Arhuaca (Pueblo Bello).  

La intención es fortalecer su área de recreación y turismo; integrando -todos estos atractivos turísticos que ya les han sido entregados en concesión- a los centros recreacionales ‘El limonar’ y ‘La pedregosa’; ubicados en Aguachica y Valledupar respectivamente.

Todo esto -sumado a los numerosos servicios sociales en vivienda, educación, recreación, subsidios y salud, y a la gestión realizada por el Consejo Director que encabeza Ernesto Orozco Durán-, ha logrado convertirla en la empresa más querida y con mejor imagen en el departamento del Cesar.

Centro Recreacional ‘El Chorro’ en La Paz

Es un proyecto cuya inversión alcanzó los tres mil 300 millones de pesos, pagados por la Gobernación del Cesar y la Alcaldía de La Paz, que aportó el lote donde fue construido, es un balneario derivado de las dulces y cristalinas aguas del ‘Río Mocho’, donde tradicionalmente los habitantes del municipio llegaban a bañarse. En el sitio fue construida una mini represa donde se acumula el agua del río, formando una piscina natural.

El lugar cuenta con restaurante, un tobogán y unos quioscos donde las personas pueden sentarse a disfrutar del acogedor ambiente. Además, de un auditorio con capacidad para 120 personas adecuado para cualquier tipo de evento; así como salones más pequeños con capacidad para 50 y 25 personas los cuales se utilizan para reuniones privadas y actividades académicas y culturales.

Desde que el centro fue entregado a Comfacesar el 09 de junio del 2016, siendo el primer centro que recibieron, ha tenido gran aceptación en el municipio, principalmente porque en muchos de los servicios que ofrecen, las categorías A y B (afiliados que devengan entre uno y dos salarios mínimos) no pagan la entrada. Las personas que ganan más de cuatro salarios mínimos pagan mil pesos (categoría C) y los particulares (categoría D) pagan dos mil pesos por acceder al sitio. Una tarifa económica a la cual la mayoría tiene la posibilidad de pagar.

Muelle Flotante y Mirador Turístico de Chimichagua

La Ciénaga de Zapatosa es la extensión de agua dulce más grande de Colombia y motor de la economía piscícola de las poblaciones que conforman la llamada ‘Depresión momposina’. La sola riqueza en flora y fauna existente en la ciénaga  es tractivo suficiente para cautivar a los lugareños y expedicionarios.

La obra del muelle, ubicada alrededor de Las Playas de Amor, cuenta con 150 metros sobre el agua en una estructura metálica y un piso metálico compartido con caucho, además de iluminación, mientras que la zona de tierra consta de  cafeterías, baños, un pabellón central de vehículo, plazoleta de entrada, barandas deslizantes, muros de contención, bujes y el área de comercio. Incluye 300 metros de pavimento lineal. El proyecto costó 6.300 millones de pesos, invertidos en la era de Luis Alberto Monsalvo Gnecco.

En periodo de invierno, el agua cubre el mirador y el muelle flota; que sube o baja de acuerdo al volumen del agua de la ciénaga. Cuando está en verano, la ciénaga baja y el muelle con ella, formando una playa. En invierno, el agua sube y así también el muelle hasta que el parador turístico se inunda, pues para ello está diseñado.  

Ese sitio fue recibido hace poco por Comfacesar, razón por la cual no han empezado en firme los trabajos de adecuación, sin embargo, se espera que pronto propios y visitantes puedan disfrutar de las bondades del sitio y a explorar nuevas aventuras, puesto que Comfaesar proyecta abrir el espacio para la práctica de deportes náuticos.

Complejo turístico ‘Los Kioskos’ en Manaure

Como un aliado estratégico calificó el gobernador del Cesar, Francisco Ovalle Angarita a Comfacesar durante la entrega formal a la Caja de Compensación del Balneario y Complejo Turístico ‘Los Kioscos’, en acto realizado julio 2017 en el municipio de Manaure.

Cuatro mil 600 millones de peso fue la inversión de la moderna estructura, provista de dos piscinas (adulto y niños), 16 cabañas ubicadas en dos módulos y dotadas con cocina, baños, modernos acabados y dos habitaciones cada una con capacidad para seis personas. Así mismo, de un auditorio para albergar a 250 visitantes, restaurante, parqueadero, zona peatonal, cerramientos y luminarios de apariencia colonial, un área de administración y amplias zonas verdes.

Gracias a la riqueza natural del ‘Balcón del Cesar’ y su agradable clima, el centro contará con diversos senderos que ayudarán a potencializarlo como destino turístico y ecológico del departamento; haciendo énfasis en la ‘heliconia’; flor exótica de la población. La idea es que existan varios jardines que expongan la heliconia en todo su esplendor, para ello se está construyendo un vivero que permita alimentar constantemente éstos jardines. Esto será complementado con una ruta que comunique al centro con el río Manaure. A éste atractivo turístico del Cesar se le dará apertura oficial el sábado 02 de setiembre del 2017.

Centro de Interpretación de la Cultura Arhuaca en Pueblo Bello 

La idea del Centro de Interpretación de la Cultura Arhuaca nace de un cabildo gobernador; quien presentó un proyecto ante el Ministerio de Industria y Comercio hace más de siete años. El proyecto consistía en construir una réplica de Nabusímake en el  municipio Pueblo Bello y aunque el Ministerio aprobó algunos recursos para su construcción, faltaba una contrapartida que cofinanciara el ambicioso proyecto. Fue así como el mismo cabildo gobernador hizo una gestión ante la administración de Cristian Moreno Panezo y consiguió el recurso faltante.

En su totalidad, el proyecto tuvo un costo de tres mil millones de pesos, dos mil aportados por el Ministerio de Industria y Turismo, mil millones por la Gobernación del Cesar y un lote que aportó la Alcaldía de Pueblo Bello. Pero no fue cualquier lote, éste tenía unas condiciones especiales que permitieron –simultáneamente a la construcción- cimentar el misticismo de la cultura indígena.

Anteriormente, en el lote donde se realizó la construcción, los indígenas acostumbraban a hacer labores de pagamentos. En él se encuentran representados los siete puntos tradicionales de la cultura arhuaca como el campanario, el laguito y el quiosco del pensamiento.

El proyecto etnoturístico y cultural consta de un restaurante y diez cabañas con nombres relacionados con la madre naturaleza como la luna, el sol, el agua, la tierra y demás símbolos de su cosmogonía. Por su connotación cultural, cada cabaña, algunas con habitaciones individuales y dobles, no están equipadas con televisor, solo de un ventilador y una nevera que ocasionalmente es utilizada. La ducha es al aire libre, tal cual como se enmarca en la cultura indígena y como se diseñó y aprobó en el proyecto inicial. No se puede colocar música; por lo tanto, visitar el Centro es sentir un contacto directo con la comunidad arhuaca y experimentar la tranquilidad que emana de la sabiduría de los hermanos mayores y de la madre tierra.

Los visitantes son atendidos por nativos. Dos mujeres arhuacas, junto a un mamo –que se contrata de acuerdo a la necesidad-  explican durante una hora u hora y media, sus características culturales. El mamo hace una interpretación del acordeón, explica su baile y si hay la oportunidad y las personas aceptan, les enseñan a bailar su danza tradicional.

Alrededor de las cabañas se sembró frijol, yuca y otros cultivos que los indígenas tienen en Nabusimake. Cuando se necesitan, dichos alimentos son sacados para ser consumidos. Es un tema normal para los nativos pero para los turistas extranjeros es una experiencia fascinante. Alternativamente, ofrecen actividades como senderismo hasta una represa cercana, hacia la piedra y el árbol sagrado donde antiguamente los indígenas hacían sus ritos de pagamento, todo respetando la cultura arhuaca. El sitio es de entrada libre, no tiene restricciones para acceder a él pero las personas que deseen hospedarse, deberán hacer una reserva con la administración del lugar.

Parque Recreacional El limonar de Aguachica

Ubicado en el corregimiento La villa de San Andrés, una zona que cuenta con un clima más agradable que su cabecera municipal, Aguachica, el Parque Recreacional ‘El Limonar’ es un sitio para el esparcimiento y la sana diversión. Tiene disponible los servicios de piscina para niños y adultos, salón de eventos, piscina de pelotas, alquiler de camping, restaurante y cafetería, parqueadero, tobogán, espacios de juegos, parques y una cancha multifuncional.

Centro Recreacional La Pedregosa en Valledupar

Ha estado abierto al público del Cesar y departamentos vecinos durante 25 años consecutivos, convirtiéndose en un referente en el campo recreacional en la región Caribe. Entre sus múltiples atractivos se encuentran: canchas deportivas, piscinas semi y olímpicas, piscina familiar e infantil, tobogán, camping, quiosco campestre, restaurante, juegos infantiles, auditorios, alquiler de hamacas y sillas playeras, soleadas, guarda ropa, organización de eventos sociales, campeonatos de futbol, canchas de tejo y mini tejo, fútbol 7, futbol 9 y futbol 11.

Con solo mil 600 pesos los afiliados a Comfacesar de la categoría A pueden acceder al sitio y disfrutar de los diferentes servicios. La tarifa de entrada más alta (solo 6 mil pesos) es pagada por particulares. La diferencia entre las diferentes categorías, A, B, C, y D es asumida por la Caja de Compensación Familiar, entidad que ha velado que los servicios que presta y los programas especiales como atención al adulto mayor, discapacitados y niñez sean enfocados especialmente a los afiliados de la categoría A y B.

Normalmente la Caja maneja un ofrecimiento muy hacía afuera porque anteriormente, el Cesar no contaba con tantos atractivo y el turismo natural estaba lejos de practicarse en la zona, también por la inseguridad derivada del conflicto armado que por décadas azotó al departamento. Sin embargo, la alianza con la Gobernación del Cesar radica en traer turistas a la región bajo la construcción de una ruta turística que incluiría los destinos que el visitante  requiera, poniendo en marcha estrategias como las pasadías, excursiones de dos o tres días y pasanoches en los diferentes sitios que tienen hospedaje.

Para complementar su oferta turística hacía el interior del departamento, Comfacesar le apuesta a la articulación de los seis lugares de turismo y recreación que opera con otros atractivos que hay en el Cesar como el Eco-parque ‘Los Besotes’, el Río Badillo, el Parque de las monedas, los balnearios La Mina y el Mojao, etc.

Para conquistar su objetivo proponen hacer una alianza con las alcaldías del Cesar que logre fortalecer a los pequeños operadores de turismo: hoteles y hostales, restaurantes, empresas transportadoras, realizadores de eventos culturales, guías turísticos, etc. Como Comfacesar no puede invertir directamente en estos pequeños operadores, están dispuestos a capacitarlos en buenas prácticas; es decir, cualificarlos en atención al cliente, marketing, imagen, formalización de sus empresas y por supuesto, velar que todos estén inscritos en el Registro Nacional de Turismo.

Al mejorar esas condiciones de los pequeños empresarios, tienen todas las posibilidades de trabajar con la Caja, mientras sigan operando de manera informal es muy difícil que lo puedan hacer. El propósito es demostrarles que mejorando en atención y en infraestructura todos podrán beneficiarse de esta gran articulación turística y cultural.

50 años cumpliendo sueños

En abril de 2018, la Caja de Compensación Familiar del Cesar –Comfacesar- cumple sus primeros 50 años y para la ocasión se ha creado una campaña que inició con el lanzamiento de su nueva imagen el pasado 17 de abril. Con ella quieren evidenciar el crecimiento y la modernización en los servicios que ofrece a las comunidades.  

En la nueva marca se resalta la importancia de la familia y la tradición.  En ella aparece una familia de cinco integrantes, cada uno representa una década de trabajo y evolución. En la parte inferior, desapareció la línea horizontal para dar paso a una línea curva que forma una sonrisa. Con respecto a las tonalidades, el imperioso rojo degradado hasta llegar al naranja y el amarillo, demostración de la diversificación de los servicios y beneficios que ofrece hoy la Caja de Compensación Familiar del Cesar, bajo el lema de ‘Estamos cumpliendo sueños’.   

 

Samny Sarabia

@SamnySarabia  

 

Artículos relacionados

El monumento de las guitarras: un homenaje al foclor vallenato
El monumento de las guitarras: un homenaje al foclor vallenato
En el barrio Primero de Mayo de Valledupar, la guitarra es el instrumento más querido....
Nabusimake, la tierra donde nace el sol
Nabusimake, la tierra donde nace el sol
A poco más de tres horas de Valledupar, la ciudad de Nabusimake es una joya para todo...
Semana Santa de Guamal: una tradición centenaria por conocer
Semana Santa de Guamal: una tradición centenaria por conocer
  Durante la Semana Santa, la Costa se perfila como uno de los principales destinos...
El monumento a la maríamulata en Valledupar y sus secretos
El monumento a la maríamulata en Valledupar y sus secretos
  Inaugurada  en el año 2000 para celebrar los 450 años de la fundación de...
Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander
Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander
Rebasando los límites del Cesar, a pocos kilómetros del municipio de Río de Oro, Ocaña...
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.