Lunes, 20 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

José Atuesta Mondiola y Joaquín PertuzJueves 9 de febrero del 2012. Son casi las 7 de la tarde y, en la sala de actos de la Cámara de Comercio de Valledupar, empieza “La Hora Literaria”. Un encuentro literario mensual que vuelve a reanudarse tras un tiempo de silencio.

Entre los impulsores está William de Ávila (Fundación Verde Biche) y José Luis Urón, presidente de la Cámara de Comercio. Sus discursos nos invitan a sentir la esencia de la literatura, a compartir algo tan profundo como las expresiones poéticas de quienes representan esta tierra vallenata, y a transformar estos encuentros en algo habitual.

“La próxima vez, este acto se producirá en la sala grande de este edificio, o incluso en el Hotel Sicarare”, explica de entrada José Luis Urón aludiendo a la respuesta masiva de amantes de la literatura.

El acto abre con la presentación de la primera novela de Oswaldo Aguilar Mejía. “Desterrada en su propia tierra” es una obra que aborda la violencia en el Cesar con un estilo ameno y versado. Destapa ciertas realidades sobre la vida cotidiana de la región y de su gente, e invita a reflexionar sobre la irracionalidad de ciertas actuaciones.

“Desterrada en su propia tierra es una novela que se plantea desde la óptica que nos permite nuestra sociedad”, expresa el autor antes de iniciar una lectura de un fragmento de la novela y recordar que el escenario que describe “puede ser cualquier escenario del país donde se den las circunstancias de violencia, abandono del estado, desidia e irresponsabilidad”.

A continuación, intervienen el decimero Joaquín Pertuz y el poeta José Atuesta Mindiola, alternándose en un juego que alaba la “Palabra”, la pone en el centro del escenario, la glorifica y no deja a nadie indiferente. “La palabra” es, justamente, uno de los sonetos que José Atuesta lee al público y que marcan una atmósfera solemne. Una tonalidad penetrante nos lleva a centrarnos en la lectura vibrante y pausada:

“La palabra,

La raya divisoria entre el silencio gris de cautiverio

y el espejo radiante de misterio

en las voces que adulzan la victoria”.

El encuentro se extiende con otras alusiones a la violencia y la lectura del poema “Afanes de muerte” de José Atuesta. Vuelve el fantasma de un pasado duro y marcado para siempre en la memoria, mientras las palabras del poeta resuenan en la sala: “… Y el horno que sopla, el viento encendido…”

La hora literaria se termina con una lectura emotiva de poemas de Jahel Peralta Mendoza y las canciones llenas de picardía y de crítica social de Álvaro Bolaño López. Así es como inicia el ciclo literario “La Hora Literaria”, para los amantes de la palabra y los contempladores de las emociones. Los primeros jueves de cada mes en la Cámara de Comercio.

Una cita agradable que esperamos se repita con frecuencia.

Artículos relacionados

Tríptico de la infamia, de Pablo Montoya
Tríptico de la infamia, de Pablo Montoya
Siempre he creído que una de las grandes diferencias que existen entre los españoles...
Amélie Nothomb, cuando escribir es sinónimo de fabricar
Amélie Nothomb, cuando escribir es sinónimo de fabricar
Hace muchos años conozco el nombre de la escritora belga y radicada en París, Amélie...
El haikú, una experiencia poética
El haikú, una experiencia poética
Dos sucesos ocurridos en el mes de marzo de 2011 resultaron decisivos en mi incursión...
Cuento: En medio de la noche
Cuento: En medio de la noche
Yo estaba acariciándome los senos. Me irrumpían velas y plumas que expedían un olor a...
“El vagabundo y su manta de seda es un libro melancólico y, sin duda, muy sincero”
“El vagabundo y su manta de seda es un libro melancólico y, sin duda, muy sincero”
Meses atrás era común ver a Raphael Ochoa en cuanto evento literario se realizaba en...
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.