Viernes, 24 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

Fabrina Acosta, Imelda Daza y Victoria Sandino / Foto suministrada

 

"La alianza de las mujeres en el compromiso es tan importante como la lucha contra otros fenómenos de la opresión y por crear espacios en que las mujeres puedan desplegar nuevas posibilidades de vida”

Marcela Lagarde

Esta columna tiene su punto de partida, en el momento en el que recibí la llamada de María Lucía Lacouture, quien me hizo una invitación a ser panelista (del panel) sobre el tema de equidad de género de la cumbre política organizada por “Tu Imagen” en la ciudad de Valledupar; invitación  (naturalmente) atractiva por el tema que me apasiona –Género– . Desde ese momento quedé preñada con la responsabilidad de llevar un mensaje contundente a los asistentes, pero sobre todo demostrar la importancia de transversalizar  la perspectiva de género en los procesos políticos, económicos, sociales, entre otros; pues hace tiempo comprendí que cada espacio para hablar de temas de –Género- es una oportunidad para desmitificar imaginarios sociales que dificultan el logro de la igualdad y equidad.

De este modo, el 6 de octubre se dio la gran oportunidad de compartir panel con Imelda Daza y Victoria Sandino, dos mujeres que tienen un camino recorrido con más extensión que el mío, pero la primera ganancia era tener como panel de apertura en una cumbre política el (a veces) olvidado tema de -equidad de género-, la segunda era sentar a tres mundos femeninos diferentes que demostrarían que la sororidad no se teje solamente desde los acuerdos sino también desde la inclusión e integración de diversidades.

Ahí estaban ellas con su majestuosa postura femenina, Victoria con su turbante y su discurso asertivo, Imelda con su fluidez verbal de acento provinciano que me recordaba que algo de Villanueva nos unía y María lucía feliz de haber logrado tenernos a las tres en el panel que ella había concebido y parido;  mientras yo portaba mi manta roja de coloridas figuras wayuu; cuando tuvimos el primer acercamiento encontramos que contra todo pronóstico patriarcal que sitúa a las mujeres como enemigas y competencia, nuestras historias podían aportar mucho a un propósito común: “el restablecimiento de los derechos de las mujeres”. Les conté que en días anteriores dos amigos me habían llamado a decirme que “desistiera de asistir al panel porque ellas me iban a opacar”, pero que, por fortuna para la causa por la igualdad y equidad de género, se equivocaron por completo, porque en ese panel fusionamos fuerzas para lograr llevar un mensaje esperanzador y un llamado al compromiso con la búsqueda de la equidad e igualdad, además les dije que consideraba que ese panel era una bisagra entre tres generaciones que podían exponer diferentes miradas femeninas y enriquecer el contenido del panel, por el tiempo, la época y las situaciones en que hemos vivido y ellas estuvieron de acuerdo.

Asimismo, ellas enfocaron sus luces hacia la causa (evas&adanes) que lidero, admirando el compromiso de todo el equipo y la creatividad en las metodologías implementadas desde lo académico, cultural y artístico para abrir las puertas a un tema tan importante como el de Género en un territorio tan complejo como La Guajira;  lo que relato no corresponde a un arranque de ego (histérico) sino a un argumento de que las mujeres tenemos capacidad de integrar diferencias y avanzar, que hemos comprendido que juntas logramos más y que cada una desde sus hilos, formas y colores puede aportar al gran tejido para la transformación social, que tiene esencia femenina, porque la revolución  pacífica del logro de las nuevas realidades merece ser protagonizada por las mujeres; mujeres que participen, que sean respetadas y que puedan ejercer poder público sin el obstáculo del patriarcado que se niega a aceptar la capacidad de liderazgo que tienen las mujeres empoderadas y no dispuestas a replicar paradigmas machistas.

Imelda, Victoria y yo, con María Lucía como moderadora, hablamos desde nuestras experiencias y conocimiento destacando la importancia de seguir sin descanso sumando esfuerzos y alianzas para no declinar en esta apuesta humana de garantizar la equidad, igualdad y la no violencia de género, reconocemos que no es una necedad sino una necesidad, para vivir dignamente desde cada universo humano (femenino o masculino).

En este sentido, no se trató de un evento más sino de una oportunidad de demostrar que cada mujer tiene luz propia para brillar y que para ello no tiene necesidad de apagar otras luces, sino que con la propia puede ayudar a que más y más mujeres brillen. Ahora sabemos que contamos con nuevas aliadas y que podemos seguir coincidiendo en espacios que se orienten a la construcción de procesos transformadores, seguimos con la firme convicción de que no buscamos competir con nadie, sino propiciar nuevas formas de relacionarnos entre los diferentes géneros; porque la política no es lo mismo sin una clara perspectiva de género y en nuestro caribe Colombiano el reto está planteado y no podemos ser inferiores a él; como afirma Marcela Lagarde “Nosotras no trabajamos solamente contra la violencia sino que construimos la paz”. Seguimos firmes tejiendo sororidad, doy gracias a la vida por permitir ese dialogo con Victoria e Imelda.

 

Fabrina Acosta Contreras

@FACOSTAC 

Evas&Adanes
Fabrina Acosta Contreras

Mujer natal de la hermosa tierra Guajira, nieta de Rita Contreras mujer de 105 años leyenda viva de Villanueva, es Psicóloga, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia, actualmente cursa la Maestría en estudios de Género y violencia intrafamiliar, y ha realizado diversos diplomados en gerencia social, trabajo con comunidades indígenas e infancia.

Creyente absoluta del Arte en todas sus manifestaciones, considera que la literatura es el camino a la libertad pacifica de los pueblos. Amante fiel de la lectura y firme aprendiz del arte de escribir. Eterna enamorada de las tertulias y del arte en general, encuentra en ello el camino adecuado para el desarrollo social.

Es creadora y directora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, se proyecta como una empresa social de alto impacto para el desarrollo de la Guajira y lidera diversas actividades como la iniciativa cultural denominada: Foro Concierto La Mujer en el Vallenato.

Autora del libro Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, como poseedor de la magia de sus vivencias en diferentes culturas donde descubrió historias femeninas que metafóricamente tejen ese universo de la Mujer sin Receta; Autora del libro Evas culpables, Adanes inocentes.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Aullar para qué, si ya está la leche derramada
Aullar para qué, si ya está la leche derramada
“Casarse por segunda vez es el triunfo de la esperanza sobre la experiencia”, Samuel...
Editorial: La segunda juventud del Teatro en Valledupar
Editorial: La segunda juventud del Teatro en Valledupar
Tras los éxitos cosechados a lo largo de los últimos años en toda Colombia, el grupo...
Y hablando de mujeres
Y hablando de mujeres
“Cualquier mujer que entienda los problemas de llevar una casa está muy cerca de...
Editorial: Investigación y deleite con la música vallenata
Editorial: Investigación y deleite con la música vallenata
El tercer Encuentro Nacional de Investigadores de la Música Vallenata, auspiciado por...
¿Son las alianzas la verde esperanza?
¿Son las alianzas la verde esperanza?
Matrimoniarse en estos tiempos es como ganarse el baloto, sobre esta unión marital...
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.