Viernes, 17 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

 

Ante el uso cotidiano de la palabra “Vallenato” (o vallenata), y el significado que tiene a nivel cultural, social y musical, puede considerarse una injusticia que el término no apareciera en el diccionario de la Real Academia Española.

Hasta entonces sólo podía encontrarse su homónimo “ballenato” que difiere totalmente de sentido. Ni siquiera el gentilicio “valduparense”, que puede sustituir en algunos casos la palabra “vallenato”, figura en el diccionario citado.

Por eso se entienden las quejas de intelectuales y académicos que veían esa ausencia como una negligencia o una omisión de importancia mayor. Por eso también se entiende la alegría generada por el reciente anuncio de la Real Academia Española de incluir a finales del año 2017 la palabra “vallenato” en el diccionario.   

Daniel Samper Pizano, uno de los pocos periodistas que hacen parte de la Academia Colombiana de la Lengua, fue uno de los mayores defensores de esta inclusión y uno de los primeros académicos en confirmar la pronta incorporación de esta palabra por la institución que vela por la difusión y conocimiento del idioma español. En unas declaraciones manifestó que la academia española entendió que ése es un vocablo de uso común en Colombia y Latinoamérica. También reconoció que el anuncio se lo anticipó Darío Villanueva, director de la Real Academia.

La palabra “vallenato”, de uso común desde hace muchos años en Colombia y Latinoamérica, ha sido popularizada con la creación del Festival de la Leyenda Vallenata (1968), con la masificación de la música que representa, y con la publicación de libros como ‘Vallenatología’ de Consuelo Araujonoguera (1973).

En su obra, la periodista y escritora Consuelo Araujonoguera, conocida como ‘La cacica’, reflexionaba profundamente sobre lo que era el Vallenato y el Ser Vallenato. “El vallenato de verdad no se hace. No se fabrica. No se elabora, ni siquiera, digo yo, se piensa o se diseña. El simplemente nace. Nace con fuerza como cualquier machito entre sollozos y pataleos después de que lo engendra el sentimiento y lo pare la inspiración”.

Genera mucho interés la o las definiciones que se aplicarán al término “vallenato” ya que reviste distintos sentidos. Hoy Vallenato no sólo se aplica al género musical que identifica a una buena parte de la costa Caribe, sino que también es una muestra de pertenencia a algo más que la ciudad de Valledupar (sí, puede también referirse a esa región conocida anteriormente como el Valle de Upar).

Para los representantes de la música vallenata y defensores del folclor vallenato, el ingreso de la palabra “vallenato” en el diccionario de la Real Academia Española puede considerarse como una gran victoria que se suma a la declaratoria de este género musical como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Es un homenaje a esos juglares descalzos que iban por distintos lugares de la geografía costeña llevando sus mensajes cantados.

Para el presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, Rodolfo Molina Araujo, “Este es el mayor homenaje a todos los que abrieron el camino para que el vallenato sea la identificación de Colombia ante el mundo”.

Para quienes trabajan a diario en la Cultura, más que una palabra, es una identidad y un sentimiento que ingresan al diccionario con letras mayúsculas ya que el Vallenato tiene la particularidad de cantarse y de generar grandes e inolvidables imágenes.

 

PanoramaCultural.com.co 

Artículos relacionados

Cuando la llorona loca pasó por Curumaní
Cuando la llorona loca pasó por Curumaní
Cuentan que es escalofriante, que es un grito que suelta hálitos de miedo que...
Valoremos lo nuestro
Valoremos lo nuestro
  Enclavado en Las Sabanas de Chingalé, en la margen derecha del Río Grande de la...
“El río Magdalena nos integra”: Edgar Rey Sinning
“El río Magdalena nos integra”: Edgar Rey Sinning
Es conocido el interés histórico del río Magdalena. Durante el siglo XIX fue uno de...
Inicia el II Encuentro Municipal de la Memoria de Becerril
Inicia el II Encuentro Municipal de la Memoria de Becerril
Desde el año 2010, el municipio de Becerril celebra cada 24 de noviembre el Encuentro...
La tradición oral está en peringueta
La tradición oral está en peringueta
Probable es que si se expresa esta tesis en público, algunas personas queden...
.::Historia de la independencia de Cartagena, el 11 de Noviembre de 1811::.
.::Documental - Murallas y fortificaciones de Cartagena::.