Domingo, 25 de feb de 2018
Valledupar, Colombia.

Iglesia de Santa Ana Magdalena y la ermita de Santa Ana de los Tupes (arriba)

 

Santa Ana en el departamento del Magdalena y Santa Ana de Los Tupes en el departamento del Cesar, dos pueblos unidos por la tradición española de instituir poblados con nombres de santos.

El primero fue fundado el 26 de julio de 1751 por José Fernando de Mier y Guerra. El segundo fue erigido en ermita doctrinera de indígenas Tupes, entre 1737 y 1740, cuando el sacerdote Silvestre de Lavata y otros misioneros capuchinos, agruparon a los nativos y repoblaron la aldea, según investigaciones de Armando Arzuaga Murgas.

Pero, además, estos dos pueblos se caracterizan por ser regiones agrícolas y ganaderas. El poeta Oscar Delgado hizo una descripción de su pueblo Santa Ana, pero es válida para ambos: “las calles van y vienen sin prisa. En las sementeras brotaron los rayos azulados y blandos de las primeras espigas. Llegó el día de la cosecha y el poeta segó la luna más hermosa, más frutal…”.

Pues bien, estos dos pueblos vivieron en el corazón de Humberto Atuesta Acuña, mi querido tío, un hombre bondadoso, fiel al trabajo y a la vida, que nació en Santa Ana en 1928, y muy joven llegó a esta tierra vallenata y vivió por más de 60 años en Santa Ana de Los Tupes. El temor a Dios y la honestidad siempre eran la luz de su camino.

Antes de Humberto, el primero en llegar a esta maravillosa tierra del Valledupar fue mi padre José Eleuterio en 1937, y después sus hermanos Pablo, Jose Abraham y Humberto, llegaron con las manos llenas de sueños, de inocencia juvenil y de nostalgia por la familia, las cosas queridas de la infancia, las inolvidables tardes de corralejas y las fiestas de Santa Ana, la venerada patrona del pueblo, madre de la Virgen María. Humberto trabaja en los quehaceres del campo en las vecindadas de La Paz y de San Diego, y por la población Santa Ana de los Tupes siente cercanía espiritual, porque le hace recordar a su tierra natal.

En Santa Ana de los Tupes conoce a Carmen Barrera, y el amor conquista sus sueños. Nacen sus once hijos, educados en la tradición cristiana y en la responsabilidad del trabajo, y de ellos cuatro lograron obtener títulos universitarios y hoy son distinguidos profesionales: Oscar Darío, Eleuterio Alfonso, Dannys Mercedes y Armando José, quienes han orientado la armonía familiar y la superación académica de sus hijos y sobrinos.

El escritor Ernesto Sábato, quien alcanzó a vivir casi cien años y padeció, como todos los mortales, los malestares de la vejez, dijo: “hay días que me invade la tristeza de morir, e intento engañar a la muerte, como si ella pudiera entender mis razones, y me pongo a hacer algo, confiado en que la muerte no me arrebatará la vida mientras haya una obra sin terminar”.

Humberto Atuesta Acuña, a los 89 años, dos meses y doce días, en su casa en Valledupar donde residía hace diez años, sintió que su obra terrenal había terminado, iluminado por la fe se arropó en el silencio, cerró sus ojos y su espíritu sempiterno viajó a la eternidad del Reino Celestial, y quedan los esplendores de sus virtudes y de sus semillas esparcidas en la fertilidad de la vida.

 

José Atuesta Mindiola

El tinajero
José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Los lectores cacheteros, una fauna inagotable
Los lectores cacheteros, una fauna inagotable
  Con mucha frecuencia vengo observando que los puestos de revistas en los...
Editorial: La realidad de la Ciénaga de Zapatosa
Editorial: La realidad de la Ciénaga de Zapatosa
  La inauguración a principios del mes de julio del 2017 de un muelle y un mirador...
¡El tamalamequero nace donde le da la gana!
¡El tamalamequero nace donde le da la gana!
  Millones de colombianos han sido desplazados de sus lugares de origen, muchos se...
La puesta en vilo de un inquisidor
La puesta en vilo de un inquisidor
Alejandro Ordóñez Maldonado. Nació en Bucaramanga en 1955, es abogado de profesión,...
El Festival Vallenato para primíparos
El Festival Vallenato para primíparos
En mi columna anterior prometí que esta semana escribiría sobre las enseñanzas y el...
.::Historia del cine colombiano::.
.::5 pasos para ser un poeta consagrado, por Hannah Escobar::.