Jueves, 22 de feb de 2018
Valledupar, Colombia.

Varias obras de Marie-Guillemine Benoist

 

En el arte hay formas groseras de expresar el racismo, como Hugo Wast en su novela El Kahal-Oro; otra, menos grosera pero visible: Shylock, en el Mercader de Venecia, de Shakespeare, o Fagin, en Oliver Twist, de Dickens.

Pero hay una manera sutil de expresarlo. Casi imperceptible. Como si fuera natural. Incluso, el que lo expresa puede considerarse a sí mismo en nada racista. Y otros, que lo ven, no encontrar nada de malo.

Esta forma de racismo es casi imperceptible porque yace en el fondo de los hombres, en su formación cultural que les hace creer que es “normal” lo que no lo es. El caso que muestro es el de una obra maestra. Sin duda que lo es. Pero no es la perfección de la pintura lo que debe mirarse sino lo que la pintora reflejó, seguramente, sin mala intención. Simplemente, como a todos, le pareció “normal”. ¿Por qué no lo sería?

Marie-Guillemine Benoist es la pintora, una muy buena. Pintó unos cuantos retratos entre la última década del siglo 18 y las dos primeras décadas del 19. Una época difícil para que las mujeres se expresaran libremente en arte. Ella lo hizo y fue bien aceptada en el Salón de París de 1800 con un cuadro muy particular, hoy ubicado en el Louvre. No es necesario decir que, en la misma época, pintó retratos de varias mujeres: muchas de ellas eran mujeres de la aristocracia, nobleza o burguesía (con nombres y apellidos), y una de ellas fue una mujer negra (sin identidad reconocible.). Presten atención a los títulos de cada obra.

Es una pena que nunca pintara “Retrato de una blanca”, con una mujer sentada y con las tetas al aire. Olimpia o la mujer desnuda en el Almuerzo en la hierba, de Manet, no hubieran sido tan escandalosos sesenta años después. Y este cuadro, considerado una muestra de la emancipación de la mujer y una alegoría sobre la abolición de la esclavitud en Francia sería eso y no lo que es: “el retrato de una negra”.

 

Juan Carlos Boveri 

Pintor y escritor 

Artículos relacionados

Dicken Castro: un diseñador gráfico único en Colombia
Dicken Castro: un diseñador gráfico único en Colombia
Considerado uno de los pioneros del diseño gráfico en Colombia, el destacado...
La polémica de una escultura que ridiculiza al Rey de España
La polémica de una escultura que ridiculiza al Rey de España
Se titula “No vestida para conquistar”. Es la obra de arte que más ha hecho hablar...
John Arias: “Para mí, Germán fue un guía”
John Arias: “Para mí, Germán fue un guía”
Pocas semanas después de su muerte, el recuerdo de Germán Piedrahita sigue muy...
Paredes de colores e historias de una ciudad
Paredes de colores e historias de una ciudad
  Si se presta la suficiente atención a las paredes del centro histórico de...
El Festival Vallenato tiene sus jóvenes pintores
El Festival Vallenato tiene sus jóvenes pintores
Durante más de dos horas y media, 65 estudiantes de distintas instituciones educativas...
.::EC= Cómo leer poesía, por Pablo Boullosa::.
.::Snorri Eldjárn "El Islandés del vallenato" - Sin medir distancias::.