Lunes, 19 de feb de 2018
Valledupar, Colombia.

 

A finales del diciembre pasado, el radioperiodista Edilberto Castillo, harto de una sopa de patos, soñó que Ernesto Orozco sería alcalde de Valledupar. En la primera quincena de enero, el gran ejecutivo director de Comfacesar inauguró con el nombre de Crispín Villazón de Armas un amplio y moderno centro de convenciones que los últimos 10 alcaldes han ofrecido en campaña en los últimos 25 años. Si Castillo hubiera consumido un sancocho trifásico Incluido cabeza de cerdo y chivo, tal vez hubiera soñado con la terminación de “Besotes” y La Ruta Escalona, que seguramente nuestros políticos volverán a prometer en estas elecciones.

Así es Valledupar y sus soñadores, realizamos sueños posibles desde el ámbito privado, en el publico ofrecemos promesas y si cumplimos se acaba el negocio.

Regresando esta semana de enero y como es tradición vaciando la bandeja de correos llenos de insultos por la columna decembrina, nadie acepta que su vestido tenga un precio inferior: el costo fue de 743.000 pesos y publicamos 723.000. Casi me matan. Otra señora con dos añitos en su cédula casi lleva a juzgados fiscales a un compañero de programa. El mundo está lleno de rezos y de odios internos, la sonrisa es cosa del pasado, y las cadenas de oraciones son falsas, mientras las del precioso metal están relucientes en sus cofres. País de cafres, decía Echandía. Así estamos estrenando el nuevo año, entre otras cosas electoral, donde sacos de intrigas, odios, envidias, poder y sobrades, son el plato del día. Carne de cañón por todas partes, olvidan que la ciencia acaba de descubrir un tiburón vegetariano.

Ya en la arena política, votaré por los nuestros, es lo que da la tierra, al menos sabemos anticipadamente que no van a hacer muchas cosas, ni leyes que es su función, van a votar por sus bancadas y, por supuesto, a gozar el poder que es el afrodisiaco mayor a decir de Kissinger.

Los gringos nos visitarán con cautela y precauciones, nosotros nos morimos por ir a Miami y hablar inglés, la “bonita bandera” gringa con sus estrellas será nuestro referente, el copete amarillo de Trump será la moda, el copete del presidente de Corea de norte, ya lo usan futbolistas, incluso periodistas jóvenes locales. Propongo que en el plato típico de Valledupar remplacen el cupcakes de chilonga e insistan en aguapanela atanquera, ya que la coca-cola gringa es malísima, o de pronto tomarla con prevenciones.

Las reuniones electorales de hoy, llenas de afectos, insultos, promesas, forman parte del programa y discursos en todas partes, mientras los asistentes como mansos gansos no distinguen entre vayas, vallas y bayas. La ciencia política, tan hermosa e interesante en sus definiciones, se volvió una diversión, incluso un oficio de trampas, negocios, hasta oportunidades laborales y económicas.

No hay campaña pobre, quien no tenga sus costos no se lance, o al menos, tiene la seguridad que no va a ser electo. Si quiere verano, convenza a las golondrinas a salir, la cosa no debiera ser así, pero solo así prospera. Es el sistema, ni siquiera los actores son culpables absolutos, nosotros los electores tenemos la mayor culpabilidad, si es que cabe el término penal.

Con precisión de relojero el joven Emiliano Zuleta Arzuaga, explicó en la universidad del Área Andina, sede Valledupar, que de los 102 senadores 98 sacaron votos en el departamento. Este vallenato fue artífice, casi solitario de la ley que buscará recursos extras al presupuesto para obras de impacto en los 50 años del Cesar. La palabra priorización es la clave. la encargada de la gobernación el día del acto académico, Bonny Rodríguez mostró una lista de prioridades del gobierno, que dio risa, a algunos vergüenza, los expertos silencio. Espero que a la funcionaria le dieron la lista equivocada, además, un departamento que en el gobierno anterior inauguró 500 obras, es decir 500 logros es poco lo que hay que hacerle… ¡Todo está hecho!

Ya veremos el comité de impulso para el caso de efectivizar la cincuentanaria, tengo fe que funcione. A propósito, los únicos comités que funcionan en estos días son los de aplauso, asista a cualquier reunión política y lo comprueba. Nombres que usted nunca escuchó hoy suenan, Fawci, Iván El Terrible, Lobo, Eliecer, Vivian, y otros conocidos y probados que no solo quieren repetir, si no que insisten en ir por la segunda, es decir la segunda oportunidad sobre la tierra, al decir de Gabito. Ahora falta escuchar a la senadora Cabal diciendo que García Márquez nunca existió, es un mito comunista.

Ya enero llegó, los barranquilleros estarán en su eterno carnaval, aquí alguna migajita encontramos como remedo para nostálgicos. Después de la precaución gringa de visitarnos con cautela, de los vándalos que insisten en dañar la estatua del Cacique en el rio, de las bullas y puyas electorales y otras entretenciones tempranas, encontramos que una niña, con 15 añitos embarazada, según dicen la prensa amarilla nuestra, se ahogó en el Guatapurí.

Tanto dolor para los familiares de quien apenas iniciaba la vida y lo peor, donde estaban ellos, parece que esa jovencita entendió mal el slogan municipal de la “familia es lo primero”, digo esto por el embarazo a temprana edad. No falta quien diga que asistió en busca de apoyo al centro “Rosita Dávila de Cuello”, pero como le cambiaron de nombre, no encontró el apoyo preventivo. Cualquier cosa puede pasar en este Valle de Upar, con sus murallas invisibles y su historia olvidada. A portarse bien, amigos. Oren, ¡pero practíquenlo!

Tiro de chorro
Edgardo Mendoza

Edgardo Mendoza Guerra es Guajiro-Vallenato. Locutor de radio, comunicador social y abogado. Escritor de cuentos y poesías, profesor universitario, autor del libro Crónicas Vallenatas y tiene en impresión "50 Tiros de Chorro y siguen vivos", una selección de sus columnas en distintos medios. Trata de ser buena gente. Soltero. Creador de Alejo, una caricatura que apenas nace. Optimista, sentimental, poco iglesiero. Conversador vinícola.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Vainas raras
Vainas raras
  No sé qué es lo que pasa en Colombia, pero últimamente he visto vainas muy raras....
¿A quién queremos más?
¿A quién queremos más?
Los seres humanos cuando manifestamos querer a alguien, estamos reconociendo el...
Editorial: Si tu amigo periodista te plagia…
Editorial: Si tu amigo periodista te plagia…
A lo largo de los casi 5 años de actividad de este periódico cultural, varios...
Por fin justicia con los ancianos
Por fin justicia con los ancianos
Desde siempre los ancianos han sido el epicentro de la familia y de la tribu, sobre...
Abril, el mes del Festival de la Leyenda Vallenata
Abril, el mes del Festival de la Leyenda Vallenata
Comenzó el mes de abril y con él Valledupar se impregna de un indecible ambiente a...
.::EC= Cómo leer poesía, por Pablo Boullosa::.
.::Snorri Eldjárn "El Islandés del vallenato" - Sin medir distancias::.