Martes, 28 de mar de 2017
Valledupar, Colombia.

Iglesia Inmaculada Concepción (Valledupar)Desde la esquina de la plaza Alfonso López, a un costado de la tarima “Francisco el Hombre”, la Iglesia de la Inmaculada Concepción ejerce un poder visual sutil y cautivador.

Reconocible por su torre y la amplia entrada, es uno de los edificios más destacados de la ciudad de Valledupar. Su presencia otorga un carácter histórico a una plaza que cada año se convierte en el centro de culto con la celebración del Santo Ecce Homo.

Pero, más que un centro de culto, es también un lugar de encuentro. Un elemento romántico y popular en un entorno abierto  y visible. Un vestigio de la historia de Valledupar y el testigo de los episodios más notables de sus destacadas personalidades.

Fue durante mucho tiempo la única parroquia de la ciudad. Inicialmente, fue levantada en el lugar donde hoy se encuentra la sede del Concejo Municipal. Allí, cuando todavía se la conocía como la Iglesia de los Reyes Magos, ocupaba un lugar más céntrico y notable pero la historia quiso que se trasladara a la esquina que hoy la acoge.

El motivo de ese traslado es una revuelta de los indios Tupes  en pleno siglo XVII.  Los incendios propiciados en aquella época afectaron notablemente la estructura del edificio forzando su reconstrucción.

Los padres capuchinos aprovecharon el traslado para sustituir la advocación de los reyes magos y pusieron como patrona a la Inmaculada Concepción. Aún así, se conserva el altorrelieve de la adoración de los magos en la parte superior del retablo restaurado, cerca de la imagen central: la Virgen María.

La Iglesia ha conocido desde entonces tres restauraciones. La última fue realizada en 2001-2002 bajo las instrucciones del Ministerio de Cultural –que la declaró bien de interés cultural– y se centró en los retablos (estudios, diseño e intervención) y esculturas (estudios e intervención).

En el interior de la Iglesia Inmaculada Concepción, en una sala sobria y de estilo moderno, podemos apreciar la capilla del Santo Ecce Homo que significa “He aquí el hombre” y representa al señor coronado de espinas, una caña como cetro y una capa de púrpura.

El Santo Ecce Hommo es el patrono de Valledupar y su imagen venerada masivamente en la región sale cada año durante el lunes santo para encontrarse con el fervor de sus seguidores.

Artículos relacionados

Nabusimake, la tierra donde nace el sol
Nabusimake, la tierra donde nace el sol
A poco más de tres horas de Valledupar, la ciudad de Nabusimake es una joya para todo...
Riohacha, el Caribe en su estado más auténtico
Riohacha, el Caribe en su estado más auténtico
Sentada frente al mar, y acariciada por un calor caribeño acogedor, Riohacha tiene esa...
Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander
Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander
Rebasando los límites del Cesar, a pocos kilómetros del municipio de Río de Oro, Ocaña...
El interés turístico del Mundial de Acordeones de Valledupar
El interés turístico del Mundial de Acordeones de Valledupar
Sabíamos que el Quinto Mundial de Acordeones de Valledupar –que acontece entre el 19 y...
Patillal, una tierra de compositores
Patillal, una tierra de compositores
A pocos kilómetros de Valledupar, yendo por los viejos caminos a la Sierra Nevada, y...
.::Por la memoria y futuro del teatro colombiano::.
.::La historia del teatro de Títeres::.