Sábado, 29 de abr de 2017
Valledupar, Colombia.

Gabo / Foto: AP - Guillermo AriasTreinta años después de su entrega, el premio Nobel de Gabriel García Márquez de literatura vuelve a ser un motivo de celebración en diversos puntos de Latinoamérica.

Mientras Colombia y México saborean el gusto de haber visto crecer un genio y de haberlo acogido en los últimos 50 años de su vida, los periódicos del mundo entero recuerdan el momento en que la magia de un continente fue ensalzada por la academia sueca y, luego, eternizada en el discurso de aceptación de Gabo: La soledad de América.

A continuación, hacemos un repaso a los reportajes publicados en los últimos días en la prensa de lengua española y las anécdotas que cada uno de ellos subrayan en sus líneas llenas de humor y nostalgia.

El periódico mejicano El Milenio presenta a través de un diálogo extraído de una crónica de Juan Gossaín el momento en que Gabriel García Márquez recibía la noticia y solicitaba la ayuda de Álvaro Mutis para refugiarse en su casa:

-          Necesito que me escondas en tu casa –murmuró el novelista.

-          ¿Y esa vaina? –se extrañó Mutis–. Ya sé: peleaste con Mercedes.

-          Peor, hermano –dijo García Márquez, con un gran desconsuelo–. Me acaban de dar el Premio Nobel.

La República de Perú indaga en ciertos momentos claves de la vida del autor, como ese viaje emprendido a Méjico, cuando de repente decidió vender el pequeño auto para dedicarse a escribir “Cien años de soledad”.

“Tú sabes ya toda la cantidad de locuras de ese estilo que ella me ha aguantado. Sin Mercedes no habría llegado a escribir el libro. Ella se hizo cargo de la situación. Yo había comprado meses atrás un auto. Lo empeñé y le di a ella la plata calculando que nos alcanzaría para vivir unos seis meses. Pero tardé año y medio escribiendo el libro. Cuando el dinero se acabó, ella no me dijo nada. Logró, no sé cómo, que el carnicero le fiara la carne [...]. Se ocupó de todo sin que yo lo supiera: inclusive de traerme cada cierto tiempo 500 hojas de papel. Nunca faltaron aquellas 500 hojas. Fue ella la que, una vez terminado el libro puso el manuscrito en el correo para enviárselo a la Editorial Sudamericana”, explica en una entrevista con su amigo Plinio Apuleyo Mendoza.

Por su lado, el periódico El Mundo, en España, publica un reportaje completo en el que se hace eco del estado de salud del autor y las diversas noticias difundidas a ese respecto en los últimos meses.

También se recuerdan algunos de los homenajes más destacados, como el que le ofrecieron en Cartagena de Indias los asistentes al IV Congreso Internacional de la Lengua con motivo de sus 80 años y el 40 aniversario de su celebérrima obra.

El diario Excélsior, en Méjico, recuerda en una crónica lo sucedido el 21 de octubre de 1982, cuando “decenas de periodistas y amigos del galardonado prácticamente invadieron su casa del Pedregal desde las 6:05 de la mañana y cómo Gabo y su esposa Mercedes se las ingeniaron para atender la tempestad telefónica de todo el mundo que les cayó encima”.

El Tiempo de Colombia ofrece un Especial multimedia de gran calidad que, no solamente recoge el momento en que la academia sueca se interesó por Gabo sino también el impacto en los medios locales y una cronología sobre la vida de gabo.

El diario español La Vanguardia rescata un personaje clave de la obra “Cien años de soledad”: el sabio catalán, inspirado en Ramón Vinyes, “un exiliado en cuya librería de Barranquilla se forjó una prolífica tertulia. Allí Gabo oyó hablar por primera vez de libros de la moderna literatura europea y americana que ejercerían una fuerte influencia en su obra”.

El periódico venezolano El Universal de Venezuela se centra en los 40.000 carteles expuestos en México para celebrar los 50 años de residencia del escritor en la ciudad. En ellos se mencionan fragmentos de libros del autor colombiano, citas de frases suyas, personas cercanas o información sobre su extraordinaria vida.

"Gabriel José de la Concordia García Márquez (primero de once hijos que tendría el telegrafista y boticario Gabriel Eligio García con Luisa Santiaga Márquez Iguarán) nació el 27 de marzo de 1928 en Aracataca, Colombia, y ha cumplido 85 años en la Ciudad de México, donde llegó a vivir hace medio siglo", reza a modo de epígrafe el primer párrafo de uno de los carteles.

Artículos relacionados

La ridícula idea de no volver a verte
La ridícula idea de no volver a verte
Si de títulos se tratara, es posible que este libro no lo hubiese mirado, lo cual...
Peces
Peces
Aló. Aló, ¿Liz? ¿Juan G? Por favor, no cuelgues. Discúlpame por romper la...
Albert Camus: un siglo de presencia e influencia
Albert Camus: un siglo de presencia e influencia
¿Es posible una religión sin dios? ¿Se puede ser verdaderamente humano y a la vez...
Palabras mayores en la Hora Literaria de Valledupar
Palabras mayores en la Hora Literaria de Valledupar
La cuarta jornada de la Hora Literaria -denominada "Palabra Mayor"- se desarrolló de...
El hombre de los zapatos rojos
El hombre de los zapatos rojos
“Plasmar en 166 páginas quince años de vivencias, lágrimas, confusión, sufrimiento y...
.::Homenaje al Festival vallenato::.
.::Orígenes del Festival Vallenato::.