Evi MurgasEl Carnaval tiene esa magia de hacernos olvidar los momentos más tristes de nuestra vida, de transportarnos a kilómetros de la cotidianeidad con sus disfraces, sus colores y sus ritmos frenéticos.

Así también es la voz de Evi Murgas, que, acompañada de una tambobanda, provoca la sonrisa y las ganas de bailar. Este gran representante de las músicas del Carnaval (hermano del famoso compositor Beto Murgas), es todo un monumento en la ciudad de Valledupar.

Firme y serio antes de cantar, siempre misterioso detrás de esas gafas de sol, el rostro de Evi Murgas cambia de repente cuando empieza a sonar el ritmo de los músicos que lo segundan.

Enseguida aparecen gestos de humor, palabras de cariño, una sonrisa deslumbrante y movimientos elásticos de los brazos. Indudablemente, Evi pone todo su ardor, todo su empeño, para que la música nos devuelva a esos años en que el Carnaval era una fiesta habitual y celebrada en la capital del Cesar.

La cercanía de Coco Ramos y Keyla Fernández, los presentadores del programa Vallenatos Fans, ambos vestidos de colores vivos, invita el cantante a sacar lo mejor de sí. Y es que siempre es agradable participar en una buena entrevista televisada cuando los protagonistas disfrutan del placer y los buenos recuerdos de las fiestas carnavaleras.

La ocasión se presta para hacer un recorrido por la historia de las tambobandas. “Mi tambobanda nació hace un poquito más de 15 años, en 1997 –comenta Evi–, pero en ese entonces, yo no tenía ni idea que iba a dirigir una tambobanda”.

Entre los nombres más pesados de este género musical, Evi menciona a Ñeko Montenegro, pero sobre todo, y con especial admiración, al Tribi. El detonante de este fenómeno musical incomparable. “El Tribi fue quien empezó con las tambobandas. Es el maestro de los maestros y lo que hace ahora se dirige hacia la orquesta”.

La humildad de Evi convierte su música en un espectáculo auténtico. Su último Cd es un nuevo pretexto para alegrar el folclor, compartir en familia o con amigos los momentos más sabrosos del fin de semana, y por qué no, perpetuar la tradición del carnaval fuera y dentro de Valledupar.

A ese respecto, el cantante nos recuerda que la actividad de las tambobandas siempre ha ido muy ligada a los carnavales del departamento y que el carnaval no sólo pertenece a una ciudad como Barranquilla.

“Desafortunadamente los carnavales no se hicieron este año –expresa Evi–. Qué bueno sería rescatar el carnaval”. El mensaje parece dirigido a la alcaldía de Valledupar pero va en realidad mucho más allá: a todos los que han disfrutado de momentos inolvidables con esta música, todos los que han bailado con disfraces y en desfiles, todos los que quisieran compartir con sus hijos una fiesta eminentemente popular y con siglos de historia.

Artículos relacionados

El ‘Pollo Mono’ y sus trofeos
El ‘Pollo Mono’ y sus trofeos
En un cuarto estudio de una vivienda en el barrio Santa Lucía (Arjona), hay una...
Alejo Durán, el mejor centro delantero del folclor vallenato
Alejo Durán, el mejor centro delantero del folclor vallenato
  Eso dice la gente ese negro si toca, ese si come nota. Al primer Rey del...
Un proyecto musical que beneficia a sectores vulnerables
Un proyecto musical que beneficia a sectores vulnerables
El pasado sábado 31 de agosto un total de cien niños se hacinaban en la Escuela Rafael...
“No creo que sea necesario salirse de los cánones del vallenato para triunfar”: Silvio Brito
“No creo que sea necesario salirse de los cánones del vallenato para triunfar”: Silvio Brito
  La conservación de la auténtica música vallenata es la gran preocupación de los...
La piquería o el máximo duelo de los verseadores
La piquería o el máximo duelo de los verseadores
Entre los múltiples concursos de músicos y compositores que animan el Festival...
.::Las mascotas de todos los mundiales de fútbol (1966-2018)::.
.::La historia de los Mundiales de fútbol (1930-2018)::.