Discreto y reflexivo, al artista Agustín “Tín” Nieves forma parte de los intelectuales vallenatos que cultivan la memoria. De esas personas que, antes de imponer una opinión, hacen un recorrido por la historia y tratan de entender cuáles han sido las evoluciones.

Su aparición en el coloquio “La Palabra encantada”, organizado por la Casa de la Cultura en un mes dedicado a la mujer, permitió conocer algunas ideas contundentes, pertinentes y necesarias para enriquecer el debate actual.

No conforme con participar en un debate donde sólo se expresaban hombres, él artista mostró su deseo de compartir el escenario con mujeres: “¡Es fácil hablar de la mujer desde la perspectiva acomodada del hombre!”, dijo.

Pero su análisis no se limitó al formato del evento sino, mejor todavía, a los cambios que ha tenido la sociedad vallenata y colombiana en las últimas décadas. De esta manera, el ponente evidenció una perspectiva que va en contra de algunos discursos.

“La mujer, hoy, no debe considerarse maltratada –expresó el artista–. No cabe la palabra maltrato porque hoy existe una libertad. Antes se le imponía calumnia y no pasaba nada. Se la despreciaba en público y no pasaba nada. Sin embargo, hoy es diferente. La mujer está presente en muchos lugares”.

La creación de un marco legal y de campañas de información vienen a confirmar lo que Tin Nieves sostiene: el destino de la mujer está en manos de la mujer y el fin del maltrato pasa por hacerse respetar dentro de esa legislación.

Otro elemento interesante de la intervención de Tín Nieves tuvo que ver con la previa intervención del cantautor Sergio Moya Molina y sus comentarios sobre el amor. “Cuando se habla de amor, cuesta diferenciar si es sexo, deseo o amor”, explicó el pintor apuntando así a las malinterpretaciones que derivan de la percepción y la experiencia de cada uno.

Según el artista, no hay que caer en los excesos del lenguaje y tampoco en algunas manías que terminan etiquetando fácilmente a una obra de arte de machista. “En muchas ocasiones, la creación de un artista no se refiere a la mujer en general sino a una mujer que ha conocido. Lo mismo pasa con “La Celosa” de Sergio Moya Molina”.

En su obra pictórica, Tín se enfoca especialmente en el trazo y no tanto en la fisonomía. En ella aparecen líneas discontinuas y vagos reflejos que permiten intuir los límites. Es una forma de diluir las características de una mujer y mezclarlas con el misterio que existe entorno al sexo femenino en general.

Así es cómo Tín evita las amalgamas en el arte. Sin embargo, cuando de vida cotidiana se trata, el hombre es más claro que el agua: “Uno debe elogiar a las mujeres todos los días”, explica distanciándose así de los homenajes puntuales y de las fechas que animan el calendario anual.

Artículos relacionados

Arte, mujer e intimidad en el Museo Nacional de Colombia
Arte, mujer e intimidad en el Museo Nacional de Colombia
El Museo Nacional de Colombia abre a partir del 11 de noviembre ‘Voces íntimas....
El artista venezolano José Gotopo expone en Valledupar
El artista venezolano José Gotopo expone en Valledupar
El martes 2 de julio a las 6 y 30 de la tarde, la Alianza Francesa de Valledupar...
El racismo sutil en el arte
El racismo sutil en el arte
  En el arte hay formas groseras de expresar el racismo, como Hugo Wast en su...
José Gotopo y el impulso del trazo
José Gotopo y el impulso del trazo
En su paso por la Alianza Francesa de Valledupar, el artista venezolano José Gotopo...
Inauguración de la exposición ‘Arcoíris’ de María Daniela Hurtado
Inauguración de la exposición ‘Arcoíris’ de María Daniela Hurtado
La noche del martes 02 de octubre será muy especial para la joven María Daniela...
.::Diomedes Díaz - Esta voz es para siempre::.
.::Diomedes Díaz hablaba a su manera::.