El acoso laboral se puede presentar en cualquier empresa. Es importante destacar que no sólo afecta a la persona que emocionalmente lo sufre, si no que afecta de manera significativa la productividad de la organización.

Quien sufre de acoso laboral puede entrar en una depresión profunda. A nivel profesional la persona puede presentar una sensación de incapacidad en el cargo que desempeña, además de desvalorización y desesperanza aprendida.

Cuando hay acoso laboral, las personas actúan por miedo. Pueden llegar a sentir el mismo miedo que sentían cuando eran niños y sus padres los amenazaban. Esta reacción emocional bloquea a la persona y dificulta la concentración en sus funciones.

Stephany una mujer de 43 años, siempre intentaba agradar a su jefa y aunque tenía muchos años trabajando con ella, todo lo que hacía estaba mal hecho, todo lo criticaba y la humillaba en frente de sus compañeros de trabajo. Todos le decían: ¿Por qué aguantas todo esto?, sin embargo, ella prefería seguir demostrando que era capaz de hacer las cosas. Era una lucha consigo misma. Nunca comentó nada con sus superiores y permitió ser ofendida y ridiculizada durante muchos años.

Aunque su intención consciente era no decir nada (para fortaleza y competencia), por dentro era evidente que temía perder el trabajo por no “cumplir con las expectativas de su jefa”. Prefirió silenciarse hasta que entró en una depresión que la obligo a delatar todo lo que había estado viviendo en los últimos años.

Yohana de 38 años dice: “Tengo un jefe que nada de lo que hago le parece bien, siempre busca las cosas negativas de mi equipo de trabajo y de mí. Yo siento que lo doy todo pero esto ha ido aumentando hasta volverse una nube gris en mi vida laboral y familiar. He cambiado tanto que mi familia me dice que me desconocen, que ya no soy la persona alegre y positiva que ellos conocían.

Así como Stephany y Yohana muchos trabajadores pueden sentirse acosados laboralmente porque nadie reconoce sus esfuerzos en el entorno laboral y se desvalorizan permanentemente. El comportamientos de sus superiores, jefes, directivos o lideres de áreas; fomenta baja autoestima, disminuye la creatividad y la iniciativa de las personas. Los trabajadores se vuelven más dependientes y menos resolutivos. Y causan unas consecuencias que requieren de tratamientos psicológicos para recuperarse de ellas.

Si sientes que estás siendo acosado laboralmente o conoces a alguien que lo esté padeciendo, lee los siguientes consejos que serán muy útiles para quien lo sufre y para la empresa:

- Informa inmediatamente a tus superiores de lo que estás sintiendo y confía en que eres un buen trabajador. Ellos van a seguir contando con tus servicios. Pero necesitan trabajar con personas sinceras como tú.

- Busca ayuda psicológica para subir tu autoestima, la confianza en ti mismo y la seguridad en que si puedes ser una buena persona.

- Mientras buscas solución y todo se equilibra, evita otras fuentes de estrés ocasionadas por grandes cambios en la vida (mudanzas, obras en casa, matrimonio, planes para aumentar la familia...).

- Busca el apoyo de tu entorno social y familiar. Cuéntales lo que estás viviendo y la decisión que quieres tomar relacionada con esta situación. A menudo el acoso laboral afecta seriamente las relaciones conyugales y familiares, por ello es necesario que expliques a tu pareja cómo te puede ayudar.

- Retoma los sueños que tenias en tu vida y has olvidado. Escríbelas y conéctate nuevamente con la posibilidad de hacerlas realidad. Centra tu atención en todo lo que quieres que pase en tu vida.

- Hay que considerar la situación como una oportunidad para el cambio y no como una situación insostenible y angustiosa. Los psicólogos hablamos de reestructuración cognitiva del "problema" al referirnos a este cambio de enfoque. Es el momento de evolucionar a nivel personal desarrollando un optimismo no ingenuo, así como habilidades sociales que quizá antes tenías descuidadas.

Recuerda que si estas ocupando el cargo que tienes, es porque cuentas con todas las capacidades para hacerlo. Confía en ti, en el trabajo que has realizado y recuerda que solo es una experiencia que te permitirá crecer y ser más fuerte.

¡Buen viento y buena mar!

 

Maira Ropero

@MairaRopero

Bien estar
Maira Ropero

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Jugos dextox, una excelente opción para cuidar la salud
Jugos dextox, una excelente opción para cuidar la salud
  Después de unas buenas vacaciones con algunos excesos en la alimentación, los...
Fortalecer la autoestima para mejorar las relaciones
Fortalecer la autoestima para mejorar las relaciones
La autoestima es el amor hacia uno mismo. Es algo positivo que favorece el desarrollo...
Cuando se muere un ser querido
Cuando se muere un ser querido
Este artículo va dedicado a un primito que desde el lunes ya no nos acompaña. Es el...
Este año sí puedes cumplir con tus propósitos
Este año sí puedes cumplir con tus propósitos
El futuro lo construimos con las decisiones que tomamos hoy. Nosotros decidimos el...
El dinero: lo atraes y lo alejas con los pensamientos
El dinero: lo atraes y lo alejas con los pensamientos
¿Te sientes frustrado porque consideras que no tienes suficiente dinero para pagar tus...
.::Las mascotas de todos los mundiales de fútbol (1966-2018)::.
.::La historia de los Mundiales de fútbol (1930-2018)::.