Algo tan sencillo como decir gracias es el primer paso para cambiar tu vida, porque para vivir las experiencias que quieres y tener todo lo que deseas, debes reconocer lo que ya hay en tu vida.

La mayor dificultad que las personas experimentan a la hora de estar agradecidas es cuando están expuestas el estrés, el ritmo de vida, las tareas del hogar, el trabajo, las prisas, los problemas y tensiones… Todo esto impide que veamos más allá y encontremos motivos por los que vale la pena vivir y ser agradecidos.

Cuando eres agradecido tus emociones son más positivas, tu energía es mucho mayor y tu autoestima crece porque te das cuenta de todo lo bueno que te ha ocurrido y te está ocurriendo.

Cuando dedicas unos minutos al día a agradecer las cosas buenas que hay en tu vida, automáticamente tu estado de ánimo mejora, tu buen humor aumenta, tu felicidad se incrementa y puede modificar la propia actitud ante la vida.

La gratitud nos ayuda a contrarrestar la tendencia que tenemos como seres humanos hacia lo negativo, pues al enfocarnos en las cosas positivas, y al recibir  recompensa por ello, tenderemos más a repetir esta conducta.

La práctica de agradecer todo lo bueno que nos ocurre en la vida tiene múltiples beneficios en la salud:

-Refuerza el sistema inmunitario (encargado de protegernos de las enfermedades), tanto de las personas sanas como enfermas.

-Reduce los síntomas físicos, como dolores de cabeza, tos, náuseas o dolores en general.

-Incrementa los niveles de alerta, vitalidad, atención y energía.

-Reduce el estrés, la ansiedad, la presión arterial y la depresión, así como la ira y el resentimiento.

-Ayuda aumentar las conexiones sociales positivas.

El agradecimiento diario mejora la calidad de vida en general: el sueño es más reparador y por la mañana se tiene un despertar más energético, así como más optimismo y satisfacción con la vida. La gente agradecida es menos propensa a sentir envidia, enojo, resentimiento, arrepentimiento y otros estados no placenteros que producen estrés.

Además, una actitud de agradecimiento tiene el poder de convertir las dificultades en oportunidades, los problemas en soluciones y las pérdidas en ganancias. Y lo mejor de todo es que cualquier persona puede aumentar su sensación de bienestar y crear efectos sociales positivos solamente siendo agradecido diariamente.

Dar gracias genera cambios en nuestro cerebro. A mayor gratitud, mayor niveles de actividad en la zona del hipotálamo (área del cerebro que regula la alimentación, el sueño, y el estrés).

Los sentimientos de gratitud activan las regiones del cerebro asociadas con la dopamina, la cual tiene muchas funciones en el cerebro, incluyendo papeles importantes en el comportamiento y la cognición, la actividad motora, la motivación y la recompensa, la regulación de la producción de leche, el sueño, el humor, la atención, y el aprendizaje.

Simplemente, observa a tú alrededor y di por qué estás agradecido hoy: por tu familia, tu pareja, tus hijos, tus padres, tus amigos… Por caminar, tener un buen trabajo, vivir en la casa que tienes, incluso por cenar tu comida favorita o por las flores que tienes en tu jardín… ¡Cualquier motivo es bueno!

Comparto contigo un ejercicio de agradecimiento llamado: ¿Hoy por qué estás agradecido?

1) Cierra los ojos y coloca tus dos manos sobre tu pecho (una sobre la otra).

2) Respira profundamente y pon toda tu atención en la respiración.

3) Visualiza 2 personas por las que realmente hoy estás agradecido. Dale las gracias a cada uno de ellos mentalmente.

4) Visualiza 2 cosas por las que realmente hoy estás agradecido. Da las gracias.

5) Visualiza 2 situaciones o experiencias por las que realmente hoy estás agradecido. Da las gracias.

Piensa en ellas, siéntelas, visualízalas, recréalas en tu mente… No importa lo grandes o pequeñas que sean. Mientras sientas motivos por los que estar agradecido, ¡todo sirve!

6) Abre los ojos y observa lo que pasa con tu estado de ánimo. Curiosamente tus emociones son positivas y no queda rastro de emociones negativas.

¿Sabías que es imposible sentirse estresado, triste, deprimido o preocupado mientras estás experimentando una profunda sensación de gratitud?

Hoy es el mejor momento para empezar a experimentar y reconocer todo lo bueno que tienes y te rodea. Deléitate con los beneficios para tu salud física y mental de ser agradecido.

¡Buen viento y buena mar!

 

Maira Ropero

@MairaRopero

Bien estar
Maira Ropero

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Los celos me están matando
Los celos me están matando
“Siento que confío en mi novio, siento que me quiere, pero permanentemente me estoy...
Rompiendo paradigmas sobre el sexo
Rompiendo paradigmas sobre el sexo
Hay muchos hombres y mujeres que se hacen preguntas sobre el sexo, los orgasmos, la...
El masaje: sus técnicas y sus beneficios
El masaje: sus técnicas y sus beneficios
Existen diferentes tipos de masajes, y aunque se recomiendan algunos para fortalecer...
El arte de postergar todo lo importante
El arte de postergar todo lo importante
La procrastinación es conocida como el arte de postergar y consiste en postergar...
El Cupping o Ventosaterapia
El Cupping o Ventosaterapia
La última vez que supimos de la terapia del Cupping -o Ventosaterapia- fue cuando el...
.::Las mascotas de todos los mundiales de fútbol (1966-2018)::.
.::La historia de los Mundiales de fútbol (1930-2018)::.