Música y folclor

Sheng, el ancestro del acordeón

Redacción

24/01/2018 - 07:20

 

 

El acordeón es un instrumento simbólico de la Costa Caribe de Colombia. Se escucha en todas partes: en la radio y hasta en algunas misas de Semana Santa. Gracias al Vallenato, el acordeón se ha convertido en la razón de vivir de muchos niños que quieren convertirse en Reyes del Festival Vallenato.

Sin embargo, ¿alguna vez se han preguntado qué fue lo que originó el descubrimiento del acordeón? ¿De donde nace la idea? La respuesta no es fácil, todo lo contrario, pero la Casa-Muuseo Beto Murgas  en Valledupar nos ofrece algunas pistas interesantes sobre la evolución del acordeón para conocer los orígenes de este instrumento tan arraigado en el Valle de Upar y en la Sabana.

Hay que ir a la China Antigua para descubrir el primer instrumento que funciona con el mismo mecanismo que el acordeón: El Sheng. Este instrumento pertenece a la familia de vientos-metales y se conforma de tubos verticales de distintas extensiones.

Este invento se atribuye al emperador chino Nyu-Kwa (3000 años antes de Cristo) y se dice que fue concebido para recrear el canto de los pájaros. Sus dos torres de bambú simulan las alas de un ave, la base es el cuerpo, y el tubo de soplado corresponde al pico.

Algunas leyendas consideran que el Sheng simboliza el canto inmortal del Ave Fenix. Si nos atenemos a sus características técnicas, descubrimos unas lengüetas de caña y la posibilidad de producir varios acordes a la vez obturando distintas aperturas con los dedos.

De ahí la conexión directa con el acordeón que funciona con el mismo principio: un teclado sobre el cual se colocan los dedos para taponar entradas de aire y así producir acordes.

El Sheng llegó a Europa en el año 1777 (más de 4000 años después de su creación), gracias al señor Perre Amiot que lo introdujo en algunos locales especializados de Europa. Poco después, aparecieron instrumentos como la armónica o el órgano, y en 1834 nace el primer acordeón cromático.

El Sheng que puede verse en la Casa-Museo Beto Murgas en Valledupar fue cedido por Mario Chung: un panameño de origen chino que, al darse cuenta del amor que existía por el acordeón en estas tierras y el total desconocimiento hacia sus orígenes asiáticos, quiso recordar ese legado de sus ancestros.

Hoy en día, el Sheng ha sido incorporado en la Orquesta sinfónica de China y se utiliza tanto para crear la melodía principal como para interpretar un simple acompañamiento.

El instrumento puede apreciarse cada día en las instalaciones de la Casa Museo Beto Murgas.

 

PanoramaCultural.com.co 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El rey vallenato que cambió la caja por el acordeón

El rey vallenato que cambió la caja por el acordeón

Juan David “El Pollito” Herrera, era un niño cuando conoció que el acordeonero gana más que el cajero. Él quería ganar más. A...

El museo del vallenato

El museo del vallenato

Inmortalizar el sentimiento que inspiró Diomedes Díaz a componer  “Canto celestial” como despedida a su compadre Juancho Rois;...

Perrenque, la fuerza colectiva del vallenato

Perrenque, la fuerza colectiva del vallenato

Sólo llevan un año juntos y, sin embargo, parece que tuvieran mucho más tiempo animando el panorama musical. Los artistas del grupo ...

Leandrito Sierra, el segundo papá de Diomedes Díaz

Leandrito Sierra, el segundo papá de Diomedes Díaz

Leandro Sierra Acosta jugó un papel importante en la vida de Diomedes Díaz, y, al recordarlo desde La Junta, La Guajira, la tristeza ...

El bolero inmortal (IV)

El bolero inmortal (IV)

El rastro del bolero indica un ancestro desde la canción española en el siglo XIX, con herencias de la romanza francesa, las arias ...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados