José Atuesta Mindiola El lápiz del Caracol” es el título del nuevo libro del poeta José Atuesta Mindiola. Adelantándonos a la presentación del viernes 14 de febrero en el auditorio de Aducesar, conversamos con este licenciado en Biología, ganador de diversos concursos de poesía a nivel local y nacional.

Llegamos a la cita organizada en el colegio Inspecam, a la hora del recreo, temprano en la mañana. El poeta estaba en la sala de profesores, atento y solícito, con su obra en las manos. Nos recibió y nos dirigimos hacia un aula donde las voces juveniles en pleno júbilo no podían escucharse.

Mañana nos sorprenderá con su nuevo libro…

El nombre es el ‘Lápiz del Caracol’, una metáfora para significar la relación que hay entre el Caracol como sinónimo de lentitud, la reflexión de una vida que está fuera de los afanes del tiempo. En ese contexto, hemos realizado esta obra. Es la número seis y la hicimos con detenimiento, es el producto de mucha lectura, de reflexiones y de recuerdos.

¿Cuánto tiempo lleva escribiendo?

Mi vida como escritor comenzó en el año 1972, cuando cursaba mi último grado de bachillerato. Me encontraba en la ciudad de Bogotá. Primero comencé a escribir, luego visitaba bibliotecas y asistía a recitales. Mi primer libro titulado “A los ojos de todos” fue publicado en el año 1982.

¿Y ese amor por la poesía como surgió?

Tuve la fortuna de tener una madre maestra y un padre que escribía poesía. En el corregimiento de Mariangola, lugar donde nací, contemplaba de cerca el paisaje, el canto de los pájaros y vivíamos cerca de un río, todo eso fue un estimulante para mí. Al terminar mis estudios en Bogotá me nombraron rector del colegio de mi población. Los alumnos eran los hijos de mis compañeros de infancia y logré hacer una gran familia educativa. Formamos grupos literarios y de danzas. Me reencontré con los recuerdos, con los amigos y los hijos de mis amigos. Esa seducción por la vida despertó en mí la poesía.

¿Cómo mezcla la docencia con la poesía?

Soy profesor de biología y la biología es la vida. De igual forma, la poesía es la vida desde la belleza, desde la estética, desde hacer del horror lo menos horroroso. Puedo hacer un poema a la muerte, pero esa muerte la hago más leve, que no se sienta que el dolor nos va a desgastar. En esa relación de la docencia y la poesía puedo decir que tengo una temática en los poemas que son las ciencias, le canto a los árboles, a la naturaleza porque ésa es mi formación pedagógica la cual me ha servido porque he podido escribir “Metáforas de los árboles”. Si no fuera profesor de Biología no tendría esa información académica para poder hacer esa orientación pedagógica sobre la poética de los árboles.

En el contenido de su poesía prevalece la naturaleza pero también el amor, la melancolía…

Escribo sobre todo lo que al hombre le conmueve. La poesía es como un asombro…uno se asombra de la belleza y de la guerra. En el fondo, la poesía lo que busca es dignificar la vida, hacerla más leve, más agradable porque la vida siempre es bella a pesar de los errores y de los horrores. Es un milagro de Dios y hay que vivir haciendo el bien.

¿Qué tanta poesía se consume en esta zona del país?

La poesía es popular y si en esta región del país gusta la música vallenata en el fondo es por la poesía. Las canciones transmiten amor, sentimiento, el apego a la tierra. Sin embargo, nos toca fortalecer la lectura oral, -la música- a través de la lectura escrita. Debemos fomentar en los colegios campañas de formación de lectores para que las personas puedan comprender un poema y entender las  figuras literarias que nos enriquecen. De esta forma, seremos más humanos porque la poesía busca hacernos más humanos.

¿Esa tarea a quien le correspondería?

Esa debería ser una política de estado la cual debería estar integrada. Las autoridades educativas deberían trazar un plan para motivar a los rectores para que en los colegios fomenten los procesos lectores. La secretaría de Educación y Cultura junto a los profesores debería integrarse en un triángulo con el fin de fomentar disciplina de estudio, bibliotecas escolares tanto en colegios como en zonas rurales o parques.

El Lápiz del Caracol es su obra número seis, ¿tiene alguna obra más consentida que otra?

Hay poemas que nos llegan más por las circunstancias o porque uno piensa que están más elaborados. Recuerdo muchos que me satisfacen. Hay un poema que se llama ‘Instancias de un niño hacia su padre’, es una antología nacional cuyo nombre es ‘Poemas al padre en la poesía Colombiana’, ahí están grandes poetas como Julio Flórez, Eduardo Carranza, José Asunción Silva. También tuve la oportunidad de ser uno de los ganadores del concurso ‘Que descanse en paz la guerra’ que promocionó la Casa de Poesía Silva en Bogotá en el 2004. Hubo más de 7 mil participantes y publicaron un libro con los 20 mejores poemas, mi poema está de tercero y para mi es satisfacción.

 

PanoramaCultural.com.co


Artículos relacionados

Desenterrando la nueva literatura cesarense
Desenterrando la nueva literatura cesarense
  ‘Terrear Ediciones’ es el nombre de una iniciativa literaria que se gestó desde...
Concursos literarios en el marco de los 50 años del Cesar
Concursos literarios en el marco de los 50 años del Cesar
  Con motivo de los 50 años del departamento del Cesar (Colombia) y en acuerdo con...
La Ruta de Gabo tiene como destino Barrancas en La Guajira
La Ruta de Gabo tiene como destino Barrancas en La Guajira
  Barrancas, municipio del centro de La Guajira, es destino este fin de semana de...
“Lo importante en la poesía es vivirla, sentirla y compartirla”: Leonardy Pérez
“Lo importante en la poesía es vivirla, sentirla y compartirla”: Leonardy Pérez
Sus declamaciones no dejan a nadie indiferente. Ya pudimos conocerlo con sus...
Letanías del convaleciente
Letanías del convaleciente
He vuelto a leer los versos de Luis Mizar, porque llegan momentos en los que...
.::Las mascotas de todos los mundiales de fútbol (1966-2018)::.
.::La historia de los Mundiales de fútbol (1930-2018)::.