Cine

Divergente: primer capítulo de una misteriosa trilogía

Luis Javier Capote

14/05/2014 - 11:25

 

Divergente: primer capítulo de una misteriosa trilogía

Uno de los géneros recurrentes dentro del ámbito de la ciencia-ficción es el que plantea un mundo futuro –más lejano o más próximo- en el que la civilización, tal y como la conocemos, se ha ido al carajo. ¿Qué mundo surgiría de las cenizas del anterior? ¿Qué causas serían las responsables de la destrucción de la sociedad?

En los últimos tiempos se han estrenado en las salas de todo el mundo películas que, como comentaba en el párrafo anterior, actualizaban el estándar del género para adaptarlo a los nuevos temores (como ElysiumLos juegos del hambre).

La trilogía Divergente, y esta primera película (ya veremos si se adaptan las continuaciones Insurgente y Leal, pero todo parece apuntar a que así será), llevan a la audiencia a pensar en Los juegos del hambre. Chica adolescente que debe afrontar decisiones cruciales en el marco de una sociedad rígidamente estructurada y nacida de las cenizas de un conflicto precedente. Afortunadamente, la historia presenta suficientes diferencias como para alcanzar entidad propia. El comienzo de la saga nos sitúa en la ciudad estadounidense de Chicago. Una valla protege la maltrecha urbe del exterior, donde los restos de buques varados indican que el lago Michigan ya no existe. Fuera de esta moderna muralla se mantienen campos de cultivo con los que alimentar a la población local.

Oficialmente, el mundo más allá de esos dominios ha pasado a mejor vida, de modo que esta ciudad se ha convertido en una recreación de la polis griega o de la civitas romana. Puertas adentro la sociedad está estructurada en cinco facciones, ubicadas en otros tantos sectores y dedicadas a otros tantos aspectos de la organización social, representados a su vez por otras tantas virtudes. Así, la facción Abnegación tiene como principio rector el altruismo, encargándose del gobierno de la ciudad. Cordialidad se rige por la paz y la concordia, tomando a su cargo la producción alimenticia a través de la agricultura. Erudición tiene como piedra angular el conocimiento y la inteligencia, desarrollando sus actividades en el campo de las ciencias. Verdad hace honor a su nombre y trabajan las cuestiones normativas. Por último, Osadía hace gala de un valor rayano en la temeridad y constituye el ejército.

A la edad de dieciséis años cada adolescente de la ciudad debe asumir a qué facción incorporarse, abandonando si es preciso el hogar familiar. Para ello es menester superar una prueba cuyo resultado determinará qué destino es aquél que espera al aspirante.

Beatrice Prior y su hermano Caleb han alcanzado su décimo sexto cumpleaños y les ha llegado el momento de conocer su porvenir. Sus progenitores son destacados representantes de Abnegación, pero Beatrice tiene dudas acerca de su propio altruismo. Sometida al test habitual, sus resultados son inquietantemente inconcluyentes. Es una divergente, una persona que puede encajar (mas no plenamente) en más de una facción. Eso la convierte automáticamente en un peligro para la sociedad y le pinta una metafórica diana. Para sorpresa de sus atribulados padres, ni ella ni su hermano deciden mantenerse en la facción de aquéllos, escogiendo éste Erudición y aquélla Osadía.

Una vez colocadas las piezas relativas a la ciudad, su organización social y a los personajes protagonistas, la película entra en una fase en la que Beatrice, ahora simplemente Trish, se enfrenta a las consecuencias de su elección. Es una recluta no nacida en Osadía que debe afrontar un duro entrenamiento tanto físico como psicológico. En este punto, pensar en filmes como El sargento de hierro o Marchar o morir resulta casi inevitable. Un instructor duro-pero-sensible que intenta librar a los novatos del destino de aquéllos que no logran asentarse en la facción elegida, el abandono (una casta sin facción que recuerda a los intocables de la sociedad tradicional hindú), un instructor que machaca inmisericordemente. Camaradería entre recién llegados y un imbécil que se las da de listo. Como esto es el futuro tenemos unos toques de Origen y un poco de realidad virtual, mientras una sub-trama se desarrolla de forma soterrada y paralela a las aventuras y desventuras de Trish y de su panda. Abnegación está siendo sometida a una campaña de desprestigio que intenta justificar un cambio de gobierno. Esta línea argumental explotará al final de la cinta, abriendo la puerta a las continuaciones.

Divergente es una cinta entretenida que, como se ha indicado previamente, sigue la senda marcada por “Los juegos del hambre”, sin convertirse en una mera saga clónica. El reparto está compuesto principalmente por intérpretes jóvenes que, en la mayor parte de los casos, tiene en esta cinta su primer papel de peso.

Shailene WoodleyTheo James responden correctamente y cumplen con sus respectivas tareas, en tanto que otros nombres más populares como Ashley Judd (en el papel de la determinada madre de Trish y Caleb) y Kate Winslet (que interpreta a una de las jefas de Erudición, sospechosamente interesada en la familia Prior) arropan a los jóvenes talentos.

Una historia entretenida, efectos especiales que no resultan recargados y la promesa de una continuación en la que, de seguir fielmente las tramas de los libros, veremos que todo es más complicado que lo que podría ser el mensaje de esta primera parte.

Después de dos horas de película falta un poco de desarrollo a las facciones. Hay que escarbar más para quitarse la idea de que los de Verdad son brutalmente sinceros, los de Abnegación sumisos, los de Erudición resabiados, los de Osadía locos suicidas y los de Cordialidad… ¿salía alguno de por allí? Si no han hecho su aparición, no se preocupen, que hay dos libros más que adaptar (y una colección de historias cortas). Hasta la próxima distopía.

 

Luis Javier Capote

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Fiesta de Navidad en la oficina: irreverentemente navideña

Fiesta de Navidad en la oficina: irreverentemente navideña

La Fiesta de Navidad nos puede reservar las mejores y peores sorpresas. A veces incluso una mezcla de todo, como la comedia “Fiesta...

Luis Ospina, primer director colombiano homenajeado en el Festival de Cine de Cartagena

Luis Ospina, primer director colombiano homenajeado en el Festival de Cine de Cartagena

Por primera vez el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, FICCI, -que se llevará a cabo del 2 al 7 de marzo de 2016-...

Un monstruo en Paris: un viaje por los inicios del cine

Un monstruo en Paris: un viaje por los inicios del cine

De todos los estrenos de este mes, “Un monstruo en París” puede ser el más interesante. No lo digo porque tenga la capital france...

#Chef: cuando la cocina cautiva el mundo del cine

#Chef: cuando la cocina cautiva el mundo del cine

El arte culinario vive sus mejores momentos. Los chefs están de moda. Los reality shows «internacionales» hacen del chef un astro me...

La llegada y el poder innegable del lenguaje

La llegada y el poder innegable del lenguaje

En “La llegada”, Louise Brooks (Amy Adams) interpreta el papel de una reputada experta en lingüística que debe afrontar la trá...

Lo más leído

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Luís Magín Díaz, una vida para componer

Redacción | Música y folclor

Osvaldo Rojano, un aparato de voz potente

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Arraigo cultural y religioso en el folclor vallenato

Luis Carlos Guerra Ávila | Música y folclor

Eddie Palmieri: sabor e innovación en la salsa

Ernesto Lechner | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados