En la moda nada desaparece, y lo que fue tendencia vuelve tarde o temprano. El caso del legging (o leggings) es quizás el mejor ejemplo: pocas prendas han pasado la prueba del tiempo y seducido por igual a hombres y mujeres.

El legging es una prenda ajustada que cubre las piernas. Puede ser de la cinturas hasta las rodillas o más abajo, pero también desde el muslo hasta el tobillo. Las dimensiones varían según el uso y el contexto.

Su nacimiento ha de buscarse en pleno siglo XIV, en la edad media, cuando en Europa los hombres llevaban lo que se conocía comúnmente como “calzas”. Unas prendas cálidas y cómodas que  ayudaban a combatir el frío, así como los mordiscos de garrapatas y serpientes (originalmente se usaba un legging para cada pierna). La mayoría de las veces estaban hechos con lana gruesa.

En la segunda mitad del siglo XX es cuando el legging se vuelve popular y conquista ambos sexos. Muchos expertos consideran que los leggings modernos fueron inventados por Patricia Field en los años 70 y que su salto al gran público se dio en los 80, cuando la moda del fitness y los aerobics se impusieron masivamente.

El legging fue uno de los símbolos más destacados del boom de las salas de gimnasio y las clases televisivas, al mismo tiempo que algunas mujeres como Cindy Lauper, Madonna u Olivia Newton lo convertían en una prenda para lucir en la calle. Fue a partir de entonces que el legging se catalogó como streetwear.

Paralelamente, el legging se popularizó también como prenda típicamente rockera. Los leggings de cuero negro son a menudo relacionados con la época Punk y trash, y más adelante, el uso del latex hizo que el legging apareciera en los clubes nocturnos y en algunos movimientos que reivindicaron una sexualidad más libre.

Por eso, se habla del legging como una prenda de vestir llena de desparpajo, fresca, exenta de complejos, ligera, cómoda y sencilla. Es una forma de marcar una ruptura con los tradicionales pantalones, jeans o faldas.

En la actualidad, el legging ha pasado a ser un fenómeno mayoritariamente femenino debido a que acompaña de manera excelente las líneas de la silueta. Se ha impuesto su poder seductor al mismo tiempo que se mantiene su comodidad.

Sin embargo, hay consenso entre los diseñadores: los leggings no pueden llevarse de cualquier manera. Es preferible seguir una serie de instrucciones para no caer en el ridículo, como por ejemplo: 1) Asistir a un evento formal con uno de color negro; 2) Para quienes tengan caderas grandes y muslos gruesos, evitar llevarlos como un simple pantalón, y optar por usarlos igual que unas medias, debajo de un vestido o falda; o 3) Evitar las botas altas, porque la idea del ‘legging’ es que se vea un poco de la pierna y tobillo.

Así es el legging, comodidad, soltura y seducción a la vez…

 

PanoramaCultural.com.co


Artículos relacionados

De minifaldas, shorts, blusas ombligueras y otras prendas reveladoras
De minifaldas, shorts, blusas ombligueras y otras prendas reveladoras
  Como sujeto heterosexual perteneciente al sexo masculino, no niego que ciertas...
Siete errores que no puedes cometer a la hora de vestirte
Siete errores que no puedes cometer a la hora de vestirte
Estar a la moda no se improvisa. Requiere pensar un poco en el impacto visual que se...
Irina Vargas: “Este trabajo es de vocación pero también de disciplina”
Irina Vargas: “Este trabajo es de vocación pero también de disciplina”
Con tan solo 29 años, la diseñadora Irina Vargas, ha vestido personalidades como...
Tres pasos esenciales para vestirse bien
Tres pasos esenciales para vestirse bien
La moda es una cuestión de actitud. Como bien lo dijo la periodista de modas Beatriz...
Caramanchel: la plataforma vallenata del diseño y la moda
Caramanchel: la plataforma vallenata del diseño y la moda
  Se acerca la versión número 51 del Festival Vallenato y con él, se organizan en...
.::Diomedes Díaz - Esta voz es para siempre::.
.::Diomedes Díaz hablaba a su manera::.