Obra En el pasado festival vallenato, luego de finalizar las eliminatorias del concurso de acordeoneros profesionales, me quedé parrandeando  con algunos amigos debajo de los frondosos árboles del coliseo de ferias ganaderas y entre ellos se encontraban unos de esos que se jactan de poseer información privilegiada en temas del folclor y concretamente del festival.

Sólo quiero compartir con ustedes algunos apartes de la temática tratada en esa parranda para que una vez más ratifiquemos que la mayoría de las afirmaciones categóricas, tesis y comentarios que se suelen hacer previos a los resultados de estos eventos, no son otra cosa que fábulas y especulaciones.

Uno de los asistentes a la parranda, en un timbre fuerte y seguro, afirmaba que él ya sabía quiénes eran los cinco finalistas que estarían esa noche en la tarima del Parque La Leyenda y, sin pudor alguno, nos dio los cinco nombres, pero no se conformó con eso, intentó convencernos de que tenía información de la mejor fuente en el sentido que el Rey Vallenato profesional  2014, y eso ya estaba decidido por los organizadores del Festival, iba a ser “Ponchito” Monsalvo .

El hombre del que les hablo, decía contundentemente que su hermano era jurado y le había mostrado la lista de los semifinalistas en la cual la fundación del Festival Vallenato le señalaba al jurado con unos puntos al lado de cada uno de los cinco participantes que debían pasar a la gran final, la mayoría de los asistentes a esa parranda se comieron el cuento, sin embargo, yo que recibo con beneficio de inventario todo lo que se dice en esos espacios, me dije voy a hacer un seguimiento de estas afirmaciones.

Mis presentimientos fueron confirmados, en primer lugar los finalistas no fueron los cinco que nos indicó el charlatán y sobre el vaticinio de que Alfonso Monsalvo Baute sería el nuevo Rey Vallenato,  peor el asunto, porque “Ponchito” no quedó ni entre los tres primeros.

Otro de los parranderos de esa tarde se ufanaba de haber sido amigo íntimo y confidente de Diomedes y sin recato alguno manifestaba que él conocía el verdadero origen de la muerte del “Cacique” y que Diomedes también le había narrado con pelos y señales lo ocurrido la infortunada noche que murió Doris Adriana Niño y ninguna de las hipótesis que se conocían al respecto era  la verdadera.

En parranda vallenata que se respete se tejen fantásticas tesis que suelen sustentar con vehemencia sus autores, eso hace parte del realismo mágico de nuestro folclor, lo grave sería que las especulaciones y fabulas que allí se tejen las demos por ciertas y las repitamos como loros.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

Vallenateando
Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Gobernador: inviértalos en educación
Gobernador: inviértalos en educación
Hay que alegrarse con la buena noticia que nos ha dado el gobernador Luis Alberto...
Indisciplina política
Indisciplina política
En tiempos modernos, la juventud enfrenta una crisis de falta de autoridad, respeto...
¡Cultura Siempre!
¡Cultura Siempre!
En el sitio Web del Ministerio de Cultura se lee que “La cultura en sus diversas...
Encuentros en el baño: matriz de goces infinitos
Encuentros en el baño: matriz de goces infinitos
  No me ocuparé en definir el baño desde una metáfora masculina o femenina (aunque...
Cuerpos, amor y salvación
Cuerpos, amor y salvación
Es importante tener como punto de partida la siguiente reflexión; que tiene que ver...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.