El Guajiro, personaje de radio y televisión, Frank Solano se dio a la tarea el pasado fin de semana de organizar en el teatro Jorge Eliecer Gaitán de la capital del país, con el apoyo del Instituto Distrital de las Artes IDARTE, un sensacional concierto que denominaron Juglares del Vallenato.

Yo no estoy muy de acuerdo con el nombre del evento y más bien emplearía el que titula este articulo o el utilizado por mi amigo y colega Jacobo Solano Cerchiaro en una de sus obras: Juglares Contemporáneos, porque en mi real saber y entender ni el más veterano de quienes actuaron reúne las características de un juglar en el estricto sentido de la palabra.

Debo manifestar que el espectáculo que dieron cuatro de nuestros mejores compositores fue excepcional y de primerísimo nivel y desde esta tribuna invito a Frank y a otros empresarios a que continúen con este proyecto que enriquece la cultura y los valores musicales del país.

En esta oportunidad los compositores invitados fueron: Emiliano Zuleta Díaz, Aurelio “Yeyo” Núñez, Deimer Marín y Gustavo Gutiérrez Cabello, una nómina de lujo, lo cual corroboró una vez se subió a la tarima “El gago de oro” Emilianito Zuleta e interpretó algunos éxitos de su autoría y en especial aquellos inmortales que le ha dedicado a su hermano “Poncho” como “Mi Hermano y yo” y “La sangre llama”, a muchos de los asistentes nos dio la sensación de que Emilianito quiere reencontrarse musicalmente con su hermano.

Luego vino Deimer Marín con una impecable y sorprendente presentación que dejó a más de un “cachaco” con la boca abierta, ya que no solo interpretó canciones de su autoría que muchos no tenían ni idea de quién eran, sino que cerró con broche de oro interpretando éxitos de su padre Hernando (Q.E.P.D) como “La creciente” y “Canta conmigo”, nada menos acompañado del violín de Alfredo de la fe, lo cual le dio un toque internacional y de gran altura al evento.

Pero lo que vino no fue menor, la alegría y la autenticidad estuvo a cargo de “Yeyo” Núñez, quien cautivó y dio una muestra de calidad y verdadero vallenato clásico del que los Bogotanos tienen muy poca referencia por estas épocas.

Sin duda, el show central y el espectáculo que puso a llorar a más de uno en el Jorge Eliecer Gaitán fue el romanticismo en todo su esplendor de El Flaco de Oro Gustavo Gutiérrez Cabello, quien se bajó de la tarima y entregó rosas a las mujeres mientras cantaba casi llorando Mi Niño se Creció, Camino Largo, Así fue mi querer y Sin medir distancias, definitivamente Frank Solano se sobró en esta noche de compositores clásicos vallenatos.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

Vallenateando
Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Otras patrimoniales (II): la Alianza Francesa
Otras patrimoniales (II): la Alianza Francesa
Contraria a la indiferencia de los gobiernos locales de turno frente al tema...
La Cultura en Santander
La Cultura en Santander
  Son tal vez los pintores los que en Santander más gozan de espacios y...
Lo que indigna a los colombianos
Lo que indigna a los colombianos
Como colombiano una inmensa alegría y satisfacción recorrió mi ser cuando anunciaron...
El humor y la ironía
El humor y la ironía
¿Por qué se han vuelto tan escasos el humor y la ironía en nuestra prensa escrita? En...
La economía colombiana: entre abundancia de recursos y precariedad
La economía colombiana: entre abundancia de recursos y precariedad
Cuando nos damos cuenta de la gran diversidad de productos agrícolas, mineros,...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.