Música y folclor

El Centro Cultural de la Música Vallenata: la voz de los que ya no están

Herlency Gutiérrez

30/09/2014 - 09:50

 

Estaba hospitalizado y su única preocupación era una parranda a la que debía asistir al día siguiente. Náfer Durán no entendió de explicaciones médicas y se escapó del hospital. Su osadía me hizo recordar a su hermano Alejo Durán cuando en la plaza Alfonso López de Valledupar en plena presentación y tras una equivocación en la ejecución de su acordeón, levantó las manos y ante miles de espectadores dijo ‘Pueblo acabo de descalificarme yo mismo’. Cuando eso ocurrió yo solo tenía seis años. Pero puedo asegurar que estuve ahí.

Mientras relacionaba a estos acordeoneros me preguntaba ¿quién le contará a las nuevas generaciones que un día Náfer se escapó del hospital y que su hermano Alejo, 20 años después de haber sido coronado como primer rey del Festival de la Leyenda Vallenata obtuvo una segunda corona sin ser coronado? –El título lo obtuvo Colacho Mendoza-.

Así como presencié esa disputa entre grandes por la primera corona de Rey de Reyes del Festival Vallenato, presencié también las tres coronaciones de Alfredo Gutiérrez como Rey Vallenato. –En su tercera coronación tenía cinco años-.

Náfer Durán debía interpretar su acordeón durante un evento organizado por el gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo. ‘Primero es la salud’, le dijo el mandatario. No hubo mandato para Durán.

Son las 10 de la mañana, estoy en un predio deshabitado donde el sol parece cantar con nota aguda y afinada. Alfredo Gutiérrez canta la ‘Cañaguatera’ en compañía de Isaac Carrillo, compositor de ese éxito musical grabado por el rebelde del acordeón 40 años atrás. A tan solo unos pasos están otros maestros: ‘Ay mi vida que desesperado vivo’, canta Poncho Zuleta luciendo unas gafas negras; ‘Tengo mi cuerpo en el Valle pero mi alma está contigo’, responde Náfer Durán con su acordeón en el pecho; ahora en coro cantan ‘Date cuenta que si por tu culpa muero…se sabrá cuando yo muera que al pobrecito Escalona lo mató una molinera’. Y al pasar de los años ¿quién contará sobre Escalona?, me pregunté.

Siempre he pensado que los acordeones lloran, esa mañana de septiembre lo confirmé; sin embargo, confieso que a veces quien quiere llorar soy yo cuando no hay buena letra de canción que acompañe un acordeón. ‘¿Hubo poesía en las canciones vallenatas?’, seguramente preguntarán con sorpresa las nuevas generaciones.

Estoy rodeada por algunos de los grandes del folclor vallenato, mis acompañantes lo saben por eso no dudan en fotografiarse con ellos. El Cocha Molina, Miguel López, Chema y Chemita Ramos, Almes y Hugo Carlos Granados,  Álvaro López, Wilber Mendoza, Jenny Cabello, Lourdes Baute, Coco Zuleta, Alberto ‘Beto’ Murgas, Navín López, Norberto Romero, Oscar Negrete, entre otros y entre muchos más, hacen parte del grupo.

Ellos como si de un ritual se tratara salieron en fila de la gobernación del Cesar y caminaron los pocos metros que separan ese lugar del lote donde se anuncia será construido el Centro Cultural de la Música Vallenata.

“La memoria histórica de la región está en riesgo, la nueva generación no ha conocido mayor información sobre nuestros juglares. No podemos permitir que las nuevas generaciones no conozcan nuestras raíces, necesitamos el Centro Cultural de la Música, un espacio físico para nuestro folclor”, dijo el gobernador Luis Alberto Monsalvo. Seguidamente dio la orden para que iniciara el proceso de demolición de las viejas estructuras.

La firma española Idom es la encargada de realizar los diseños. El proyecto requiere de una inversión de 35 mil millones de pesos y se proyecta un tiempo de construcción de dos años.

“La música vallenata ahora sí tendrá casa, ahora sí tendrá techo”, dijo Poncho Zuleta; mientras que Alfredo Gutiérrez aseguró que con el Centro Cultural “se reconstruirá el Olimpo de los dioses de la música vallenata”.

Me pregunto: ¿Quién hablará de Moralito, Leandro Díaz, Rafael Escalona, El viejo Emiliano...? ¿Quién hablará de las poesías de Hernando Marín, Rosendo Romero, Gustavo Gutiérrez, Rafael Manjarrez…?

El Centro Cultural de la Música Vallenata podría hacerlo. Hablar por los que no están, por los que ya se fueron, por los que se marcharán, por los que nacerán.

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

De La Celosa al M-19, con Sergio Moya Molina

De La Celosa al M-19, con Sergio Moya Molina

Contrabandista es, pero de amor. Un hombre que juega con las palabras y los versos para construir narraciones musicales y así recrear ...

Gustavo Gutiérrez Cabello y el homenaje a una trayectoria estelar

Gustavo Gutiérrez Cabello y el homenaje a una trayectoria estelar

Pocas personalidades del foclor vallenato viven la música de un modo tan apasionado y poético como Gustavo Gutierrez Cabello. En su s...

La partida de Nelson Pinedo, el Pollo barranquillero

La partida de Nelson Pinedo, el Pollo barranquillero

La ciudad de Barranquilla —como siempre— irreverente, pocas veces le llamó, el Almirante del Ritmo. Sólo algunos locutores, cu...

Villanueva, la cuna que mece el quinto aire vallenato

Villanueva, la cuna que mece el quinto aire vallenato

Su existencia es axiomática para unos e inaceptable para otros, ambos lados eruditos en lo que al folclor vallenato se refiere. Mien...

Los nuevos Reyes Vallenatos de la Piragua

Los nuevos Reyes Vallenatos de la Piragua

  Este año Chimichagua contestó presente a la música vallenata al llevar a cabo el 14° Festival Tierra de la Piragua en homenaj...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube