Cine

Stockholm: amor, juventud y mucho suspense

Laura Lazcano

17/12/2014 - 06:40

 

Stockholm: amor, juventud y mucho suspense

Stockholm comienza con la premisa típica de dos jóvenes que se conocen en una fiesta, no se puede desvelar mucho más de su argumento sino dejar al potencial espectador con las ganas y rezar para que vaya a verla y corra la voz de que esta cinta es más que eso. Pues gran parte de su atractivo inicial reside en el misterio que desprende; únicamente roto en el momento justo por la irrupción de una atmósfera enfermiza y perturbadora que se va adueñando de la historia.

Una mirada en el espejo y una gota de sangre en una pared blanca constituyen el punto de inflexión en el que ya no cabe un posible retorno. Así, la vuelta de tuerca se produce a la mañana siguiente, dejando al descubierto a los verdaderos yos que yacían escondidos ante las convenciones sociales. 

Stockholm concentra dos historias en una. Su primera parte es un retrato generacional de las relaciones de hoy en día. Mientras que la segunda viene precedida por un fundido a negro que comienza cuando la chica amanece y sube la persiana, dando lugar a una realidad más cruda de la que ninguno de los dos podía imaginar. Se da un claro contraste entre la noche anterior, marcada por una subida al cielo (aunque con altibajos), y la mañana, seguida de un descenso literal a los infiernos. El metraje se retuerce hasta encontrar su lugar en el thriller más tenso y psicológico que uno pueda esperar. Su planteamiento inicial de chico conoce a chica muda de piel para convertirse en algo más oscuro y denso.

El único defecto que me veo capaz de subrayar en Stockholm es la sensación de mediometraje largo que le queda a uno tras los créditos finales. Quizás porque ya estamos cada vez más acostumbrados a ver películas de dos horas. O porque la idea inicial de su director (Rodrigo Sorogoyen) y co-guionista (Isabel Peña) era rodar un corto y al alargar la idea no han sabido adaptarla a un formato más largo, fallando ligeramente al no otorgarle al resultado final toda la complejidad que debía justificar su desenlace. Pasando esto por alto, es obligado mencionar lo técnicamente cuidado que está el filme y el papel de unos diálogos sutiles y certeros elevados maravillosamente por el duelo interpretativo de la pareja protagonista: Aura Garrido (Crematorio, El cuerpo) y Javier Pereira (No tengas miedo).

Rodrigo Sorogoyen demuestra con elegancia en su segundo filme que no hace falta hurgar en la tragedia de un tsunami para mantenernos pegados a la butaca ante una buena historia capaz de dejarnos petrificados. Toda una lección de buen cine y simplicidad que ha cosechado ya tres premios en el Festival de Málaga (España). No quiero dar a entender que me parezca mal copiar las fórmulas que triunfan en otros países, pero sí creo que el cine español necesita encontrar su propia voz.

Stockholm ha sido financiada con el método crowfunding. Y parece que ya es bastante motivo de alegría que haya visto la luz. Mucho sería esperar que no pasase desapercibida para el gran público en parte por culpa de un sistema y una industria que no están dispuestos a levantar y hacer visible este tipo de cine.

 

Laura Lazcano

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Paranoia: ¿La última película de Harrison Ford?

Paranoia: ¿La última película de Harrison Ford?

Un reparto de lujo, un director aclamado y una historia cargada de intriga suenan a una propuesta muy buena para la cartelera. Además,...

Perdida (Gone Girl)

Perdida (Gone Girl)

Ella es Amy y él es Nick Dunne. Los dos escritores exitosos. Se conocen, enamoran y casan. Después, por alguna conjura del destino,...

Carrie o el horror actualizado

Carrie o el horror actualizado

Todo los remakes –o adaptaciones de una misma película– suelen ser el foco de duras críticas. Los que reseñamos los estrenos m...

Carrusel o el reflejo de una sociedad sin escrúpulos

Carrusel o el reflejo de una sociedad sin escrúpulos

No resulta nada fácil recrear en dos horas una sociedad llena de desperfectos con un tono satírico. Menos todavía si se trata de amb...

Historias de luchas, sueños y diversidad en Mar de Colores

Historias de luchas, sueños y diversidad en Mar de Colores

  El sueño de Cabrerita es que algún día el ‘Bate y Tapita’ sea reconocido como un deporte nacional, de esos que se transfor...

Lo más leído

Matilde Lina o la fascinación de las sabanas de El Plan

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

El Compae Chipuco

José Atuesta Mindiola | Patrimonio

Una cultura para la democracia y la tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Camilo Namén Rapalino: el gran amigo que recuerda la niñez

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Primeras manifestaciones del Cine de terror

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil | Cine

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados