Opinión

Editorial: El ejemplo de un festival de poesía itinerante

Redacción

26/01/2015 - 05:45

 

Encuentro poéticos en la Biblioteca departamental y Tlön Bar (Valledupar)

El poeta cartagenero Juan Carlos Céspedes Acosta llegó a Valledupar en compañía de unos libros, unos versos y algunos contactos claves de personas que cultivan el gusto por la poesía. Así es como se dio el Festival de Poesía Itinerante.

La iniciativa nació de una conjunción de voluntades. Poco más que eso. Y eso nos puede llevar a reflexionar sobre la creación de redes culturales pero también podría ser un excelente ejemplo de cómo organizar eventos sin contar con el apoyo de instituciones públicas.

En un corto mensaje de apertura, el poeta se refirió a Valledupar y su íntima relación con la poesía (algo que mencionábamos en un editorial publicado a principios del año 2014). “Valledupar no tiene nada que envidiar a Medellín. No es porque no se llenen estadios enteros que no hay poesía en esta ciudad”, expresó el organizador del Festival de Poesía Itinerante.

Y efectivamente, Valledupar es poesía. Cada esquina recuerda un verso. Los poetas se dedican a ella como probos artesanos en sus talleres. Aunque quizás, la forma de compartirla pueda ser mejorada.

En este sentido, algunos puntos interesantes nos dejó el Festival de Poesía Itinerante (además del concepto y la poesía de los participantes que abordaremos en profundidad en este medio):

1.- Las redes sociales son un medio perfecto para tomar contacto e informarse entre conocidos de dónde encontrarse.

2.- El emprendimiento cultural no requiere sumas estrafalarias cuando se trata de reunir a autores, artistas y apasionados. Hay que tener en cuenta la infraestructura y los espacios disponibles.

3.- La Cultura gana público cuando cada uno de los participantes se involucra. Invitar a sus familiares, amigos y conocidos es el primer paso en la creación de público.

4-. La Cultura es un  gran entretenimiento. La poesía y la literatura en general deberían acompañarse siempre de una buena bebida o de un cóctel. Entonces, ¿por qué no organizar el evento en un café y/ o Bar atractivo como se hizo en esta ocasión con el Festival de Poesía Independiente? Es también la forma de involucrar a empresarios en la dinámica cultural.

5-. Finalmente, los eventos se mantienen vivos mientras haya una dinámica constante. Los eventos deben mantener una regularidad aunque no encuentren el apoyo de una institución.  

 

PanoramaCultural.com.co 

2 Comentarios


+Alvaro Maestre García. 26-01-2015 09:16 PM

Apoyamos este proyecto de Juan carlos y vamos a hacer todo lo posible para que crezca con la ayuda de todos los escritores.

oswaldo Gomeztoledo 27-01-2015 07:53 AM

Me uno a la causa, y espero colaborar desde la capital para replicar la épica y hacerla nuestra.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: Los estímulos de Mincultura para 2018

Editorial: Los estímulos de Mincultura para 2018

  Desde el pasado 2 de enero, los estímulos de Mincultura para el año 2018 están al alcance de los gestores y artistas del país...

Editorial: En memoria de esas mujeres que no debieron irse así

Editorial: En memoria de esas mujeres que no debieron irse así

El pasado mes de julio relatábamos en este periódico con un lujo de detalles la presentación de Jineth Bedoya en Valledupar y la cam...

Editorial: El poder de las palabras

Editorial: El poder de las palabras

A lo largo de esta Semana Santa, la palabra -en su más amplio sentido- ha sido el centro de todas las atenciones. No solamente por el ...

Y en Valledupar, para los turistas: “Naranjas”

Y en Valledupar, para los turistas: “Naranjas”

  Siguiendo la moda de la Economía Naranja, pero sin guayabera, tratando de interpretar ese modelo que está siendo utilizado por lo...

De la corrupción a la pudrición

De la corrupción a la pudrición

  “Si no peleas para acabar con la corrupción y la podredumbre, acabarás formando parte de ella”. Sobreponiéndose a la evid...

Lo más leído

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío | Periodismo

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El desquite de Iberia

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Las tamboras de Chimichagua ya no llevan candela viva

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube