Opinión

Álvaro Maestre: “La poesía es una especie de universo donde cabe todo”

Redacción

27/01/2015 - 05:40

 

Álvaro Maestre en la Biblioteca departamental

Se le conoce por ser el organizador de numerosos recitales de poesía en Valledupar. Álvaro Maestre concilia dos pasiones en su vida: la poesía y la carpintería. Ambas actividades le permiten construir imágenes y metáforas.   

En esta entrevista, el poeta nos expone su perspectiva sobre la dinámica del Festival de Poesía Itinerante que acogió la ciudad de Valledupar, un evento al que acude con religiosidad y que le permite mantenerse en contacto con otros poetas de la costa Caribe.

¿Cómo llegó a este Festival Itinerante que recibe Valledupar?

Ya estuve en el primer festival itinerante que se hizo en la Costa, en Ciénaga Magdalena, con una invitación de Juan Carlos Céspedes. La idea es, según el concepto del gestor, llevarlo a todo el resto de Colombia. Creo que el próximo se va a hacer en Barranquilla después del Carnaval y, luego, en otras ciudades.

¿Cómo escogió los poemas que presentó en esta edición?

Yo tengo muchos poemas. Realmente traje cinco pero sólo se podían leer 3. Tengo una lista de mis poemas en mi computador.

¿Cómo se prepara un poeta para un Festival?

He ido a muchas lecturas pero sólo llevo una selección de poemas y no me preparo para la ocasión. Tengo los poemas listos obviamente para el evento. Normalmente, tienen aceptación por algunas personas y a otras no les gusta mucho. Eso es normal en la poesía.

¿Cuáles son los temas que aborda con más frecuencia?

La violencia. Poemas de protesta, poemas sobre la patria, la corrupción que es terrible en este país. Poemas de desplazamiento, violencia doméstica, y también poemas al amor. Me encanta escribir al amor.  Amor y violencia son mis debilidades.

¿Qué es la poesía?

La poesía es un todo. La poesía es una especie de universo donde cabe todo: amor, pasión… Es una forma de manifestarse de mil maneras posibles.

¿Se nace o se hace escritor?

Se puede hacer poeta pero se nace poeta también. Hay talleres muy buenos que te hacen poeta. En mi caso, me pueden llamar poeta natural. Soy carpintero de profesión. No he hecho nunca un taller de poesía, pero he escrito mucho. Ya tengo unos cuarenta años escribiendo. Tengo la precaución de escribir un poema y no leerlo, sino re-leerlo una y otra vez en la mañana, romperlo si no me gusta o pasarlo en limpio si me gusta.

¿En qué momento escribe poesía?

Normalmente de noche. Estoy muy ocupado todo el día y, normalmente, me pongo a escribir algo de noche en mi computador.

¿Está de acuerdo en que la poesía es un modo de vida?   

La poesía es un modo de vivir pero no es un modus vivendis. Es una manera de expresar su alegría, de manifestar, protestar, enamorar o gritar, pero, en mi caso, la poesía me quita dinero antes de darme. Conozco poetas muy buenos como Beto Murgas en Valledupar que viven de la poesía. Él hace talleres de RELATA, es profesor en una universidad de literatura. Yo, sin embargo, vivo de la carpintería, y la carpintería me subvenciona los gastos que me genera la poesía.

Un poeta que le haya marcado especialmente…

Conozco poemas buenos de muchos poetas pero así especialmente nadie me ha marcado. Me gusta no inclinarme por algo, no sea que se me note la influencia de ese poeta.   

 

PanoramaCultural.com.co

1 Comentarios


Álvaro Maestre García 27-01-2015 12:20 PM

Fiel reproducción de lo que dije, Destacable el oficio del periodista que no ha cambiado palabra alguna.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Editorial: Una instalación artística para borrar la incertidumbre

Editorial: Una instalación artística para borrar la incertidumbre

‘Sumando Ausencias’, no es una obra cualquiera. Es la reacción de una artista de primera línea ante la situación de incertidum...

El Cesar prestado

El Cesar prestado

Después de 51 años de vida administrativa en el departamento del Cesar, se han dicho mil cosas, otras se olvidaron. Siempre hay una ...

Matamos el tigre y nos asustamos con el cuero

Matamos el tigre y nos asustamos con el cuero

El primero de febrero de este año escribí una columna que titulé ‘Valledupar le apunta a una ciudad creativa’, y en su colofón ...

Ecos sinfónicos

Ecos sinfónicos

Intensa emoción produjo la actuación de la Orquesta sinfónica de la Universidad Nacional en Valledupar. Los conciertos al aire libre...

El Samuel Martínez, un festival que sí paga

El Samuel Martínez, un festival que sí paga

Parece que fue ayer, cuando un puñado de entusiastas jóvenes nacidos en la Loma de Potrerillo Cesar, nos dimos a la tarea de crear ...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados