Un decreto del señor alcalde acaba de resucitar a Joselito Carnaval a dos años exactos de su aleve muerte a manos de otra decisión municipal. Inicia bien el año. Momo, Baco y Arlequín están de regreso.

Y, es que nada hay menos autoritario y más democrático que el carnaval. Una fiesta de tradición y raigambre popular, con más de 100 años de historia en Valledupar, música y coreografía propia, y con raíces tan profundas en nuestro folclor que es difícil matarla o revivirla a punta de decretos.

Quizás por eso el Alcalde ha nombrado a Carlos Maldonado, reconocido trabajador de la cultura, para que lidere las acciones que faciliten su retorno. Este año no habrá desfiles y el jolgorio se limitará a recintos cerrados. Una diversión a medias, un carnaval con corsé, mutilado, pero algo es algo.

Algunos reducen esta fiesta a unos días de bailes, tragos e irreverencias, pero el carnaval es, por supuesto, más que mamagallísmo. Por eso hay que prepararlo con tiempo, no un mes antes. El año entrante debe organizarse con la gente, desde abajo, como lo merece una ciudad con la magia de Valledupar.

Sí, el carnaval es mucho más. Es una expresión de cultura, arte, danzas y academia que genera una dinámica económica no desdeñable. Ya comienzan a moverse en los barrios las modistas, tamboras, bailarines, conjuntos, artesanos, coreógrafos, empresarios de la música, actividades todas que generan trabajo y benefician a miles de personas.

Los carnavales mueven la economía de la ciudad, como lo hace el Festival y lo harían una serie de eventos lúdicos, culturales, religiosos, académicos, gremiales, deportivos, que se organicen para atraer visitantes durante todo el año, que dejen ingresos, creen empleo, prosperidad, bienestar, buen vivir.

Para que esto sea posible se requiere un mínimo de institucionalidad. Es un error, por ejemplo, organizar el carnaval con una junta central a la vieja usanza, cuando lo que se necesita es replicar el modelo organizativo exitoso de Barranquilla, y, crear un instituto de cultura y turismo, con amplio presupuesto y capacidad técnica, para que venda a Valledupar como ciudad turística.

Vivimos un boom de la construcción en vivienda, obras públicas, centros comerciales. Se siente un aire de prosperidad y cambio, pero todo está lamentablemente matizado por una cultura de la ilegalidad y la intolerancia que hace a la ciudad invivible.

Por eso, nada es más necesario que un programa de cultura ciudadana que mejore la convivencia, el respeto a las normas y leyes, vuelva sagrado el espacio público, reduzca la contaminación visual y auditiva y, en fin, haga la ciudad más amable y acogedora para sus habitantes y los turistas que la visiten. O nos civilizamos o nos civilizamos. No hay alternativa. La vida es un carnaval.

 

Rodolfo Quintero Romero

@rodoquinteromer

Causa común
Rodolfo Quintero Romero

Rodolfo Quintero Romero. Agrónomo. Máster en Economía, especialista en Derecho del Medio Ambiente y Profesor Universitario. Su columna nos invita a conectar con la actualidad cesarense y entender los retos a enfrentar para lograr un crecimiento sostenible y duradero en el departamento.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Editorial: La cultura del amor al árbol
Editorial: La cultura del amor al árbol
  Ciertos elementos tan naturales como el árbol han perdido su espacio en nuestras...
El Folclor Vallenato en la economía naranja
El Folclor Vallenato en la economía naranja
  El viernes 15 de junio se realizará en Valledupar el conversatorio ‘Valledupar...
Entre más grande sea el artista, más grande es su humildad
Entre más grande sea el artista, más grande es su humildad
Digamos que esta columna de opinión es como una recomendación para algunos artistas...
Que no sepan quién es usted
Que no sepan quién es usted
  En Colombia se hace cada día mas complicado saber con quiénes estamos...
Zazare es la paleta, Zazare es el color
Zazare es la paleta, Zazare es el color
"Zazare" solían llamar nuestros ancestros chimilas al Cesar, por apacible, de aguas...
.::Las mascotas de todos los mundiales de fútbol (1966-2018)::.
.::La historia de los Mundiales de fútbol (1930-2018)::.