Centro histórico de Valledupar

Desde que llegué a Valledupar sentí una  sensación muy  particular con la energía  de esta gente afectuosa llena de calor humano.

Los campos de algodón, el soberbio Río Guatapurí de cristalinas aguas, valles y montañas, el dulce aroma de las flores, se posaron en mi canto, colmaron mi inspiración.

Había un sentimiento muy profundo que yo traía en mi alma como pasaporte para ingresar a este mundo vallenato. Su Música…

Fue  así  como se llenó mi espíritu de esa alegría permanente que hoy me invade y sorprende mi vida, porque entre notas se lleva mis penas, viajan con el viento a la deriva con el sentimiento que me dejan.

Valledupar me acogió en su tierno regazo declarándome hija adoptiva de esta tierra donde el cielo se viste de azul, se sienten las mañanas frescas con la brisa de la Nevada, y el sol comienza a despertar mi canto en la naturaleza.

Por toda esta magia embrujadora nació cargado de amor el Himno de Valledupar donde guardan leyendas Los Acordeones del Valle del Cacique Upar. 

Y sigo siendo feliz en este Valledupar Paraíso de Mi Alma,

 

Rita Fernández Padilla

Acerca de esta publicación:“Valledupar, paraíso de mi alma”, así titulamos la reseña de Rita Fernández Padilla leída en el homenaje que se le hizo en Mayales Plaza Comercial con motivo del día de la mujer. Rita Fernández Padilla, autora del himno de Valledupar, es una compositora de renombre y distinguida personalidad de la Cultura local.

Artículos relacionados

50 años del departamento del Cesar (IV): La política en el nuevo departamento
50 años del departamento del Cesar (IV): La política en el nuevo departamento
  La cosa política siguió igual que cuando pertenecíamos al Magdalena, lo único que...
Nobsa, la capital vallenata de Boyacá
Nobsa, la capital vallenata de Boyacá
  Un pueblo rodeado de cerros, con un clima promedio de unos diez grados...
La alborada de la paz
La alborada de la paz
Con los resultados electorales del domingo comienza el final de la horrible noche de...
La escuela del pasado
La escuela del pasado
  Jaime Garzón, quien tropezó de manera anticipada con la muerte, ya que su...
En lo que has quedado
En lo que has quedado
Todas las tardes y prima noche, acostumbro pasear a mi nieto, bien a pie o en una...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.