Antaño la Semana Santa era un periodo  especialmente expuesto a las restricciones. Esto se debía a ciertos dogmas impuestos por la Iglesia católica pero también -y sobre todo- a ciertas creencias populares relacionadas con varios aspectos de la vida cotidiana.

Hoy podemos recordarlos con curiosidad y observar que muchos de estos mitos subsisten de alguna manera (aunque sean por medio de cuentos insólitos o anécdotas divertidas).

1-. Abstinencia carnal: el temor de tener relaciones era inmenso ya que se consideraba que uno podía quedar unido para siempre. La solución era rezar para eliminar los malos pensamientos. Por ese motivo, se celebran pocos matrimonios en Semana Santa.

2-. No bañarse: muchos consideraban que bañarse era un peligro y clamaban que el que se bañaba se convertía en pez. Como legado de esa creencia nos queda la leyenda de la sirena de Hurtado que acontece justamente en Semana Santa.  

3-. No comer ningún tipo de carne animal ni los miércoles de Ceniza ni el viernes Santo: esta tradición es una de las que todavía se mantienen y una de las más antiguas ya que, según la Biblia, el pescado era uno de los alimentos que el hombre debía comer.

4-. No jugar el Viernes Santo: era rotundamente prohibido jugar a los naipes, dominó, bailar, saltar, decir groserías, coser, planchar, tomar alcohol y limpiar la casa porque simplemente "Barrer el suelo era barrer la cara de Cristo y saltar era golpearlo".

5-. No regañar a los niños: se consideraba que había que emplear el lenguaje más suave posible con los niños debido a que la "la ira llama al diablo".

6-. No vestirse de rojo: el rojo era alusivo al diablo por eso era conveniente evitarlo en las fechas de semana santa.

7-. Abstenerse de salir a las 3 de la tarde el Viernes Santo: a las 3 moría precisamente Jesucristo y salir a esa hora era exponerse a su enojo y a la furia del cielo.

8-. No subir a los árboles: alintentar subirse a un árbol, el niño podía convertirse repentinamente en un mico.

9-. No hablar mucho: Los niños tenían que tener especial cuidado al sacar la lengua, porque se podían convertir en una serpiente.

10-. No trabajar en los días santos: éste era el mito más querido y el que se sigue aplicando con más frecuencia. Los días de semana santa eran considerados días de recogimiento y trabajar durante ese periodo era un pecado.

 

PanoramaCultural.com.co

Artículos relacionados

La primera reunión de ONU Mujeres para América Latina
La primera reunión de ONU Mujeres para América Latina
La primera reunión del grupo de asesores de ONU mujeres en la región del Caribe y...
Colombia se reconcilia con su premio Nobel
Colombia se reconcilia con su premio Nobel
En horas de la tarde del 17 de abril, la noticia de la muerte de Gabo ya era conocida...
El presidente Juan Manuel Santos reconoce severa adicción
El presidente Juan Manuel Santos reconoce severa adicción
La visita del 20 de marzo del presidente Juan Manuel Santos a Valledupar se debía en...
45 años de un Progreso que cambió Valledupar
45 años de un Progreso que cambió Valledupar
Algunas historias no deben dejar de contarse y ésta es una de ellas. Entre los...
Oscar Muñoz y la conquista del sueño olímpico
Oscar Muñoz y la conquista del sueño olímpico
Lo que hace es entrar a un escenario y lanzar patadas a un rival, con el objetivo de...
.::Afrodescendencia e historia de Colombia::.
.::¿Qué es la Sierra Nevada de Santa Marta?::.