Han pasado más de 60 años desde la muerte de Uriel Gutiérrez, estudiante de la Universidad Nacional asesinado por fuerzas policiales el 9 de junio de 1954 en una protesta estudiantil, cuando conmemoraban 25 años de la muerte de otro compañero, Gonzalo Bravo, quien murió ultimado en una protesta contra la masacre de las bananeras.

Estos dos hechos, que los años no han permitido que se olviden, son la causa por la que el 8 y 9 de junio se conmemora el día del estudiante y que reivindican propósitos que siguen vigentes: la defensa de una educación realmente pública, democrática y al servicio del desarrollo del país.

El día del estudiante es un día de recordación y en el que deben prevalecer los ánimos para generar cambios en nuestro país, como lo hicieron Uriel y Gonzalo y como lo hicieron en el 71, año del movimiento estudiantil más combativo y que conquistó el cogobierno en las Universidades, o como el estudiantado que se concentró alrededor de la MANE en 2011 para derrotar en las calles el proyecto de reforma a la ley 30 y que además hizo historia al formular una reforma construida ampliamente desde las bases estudiantiles de todo el país.

Hoy los estudiantes tenemos una misión más complicada cuando se impone con mucho más descaro y premura el modelo privatizador de las universidades públicas que viene implantándose desde la expedición de la ley 30 y que hoy representa el gobierno de Santos a través del acuerdo por lo superior 2034, la ley de inspección y vigilancia violatoria de la autonomía Universitaria y el plan nacional de desarrollo que da pasos firmes y profundiza éste modelo donde la educación es concebida como un servicio y no como un derecho fundamental.

Se hace necesario que con más voluntad de lucha y movilización el estudiantado se vuelva a organizar para combatir éstas políticas y poder hacer realidad las propuestas que han nacido desde el seno de la comunidad universitaria como soluciones reales a la preocupante crisis de las universidades, demostrada en los 13 billones de pesos que el estado adeuda a las IES públicas.

La Universidad Popular del Cesar, laboratorio de pruebas más fiel de la privatización, el abandono y la antidemocracia impuesta por el Estado y las administraciones de turno, debe convertirse en un escenario de convergencia de todas las expresiones de la comunidad académica para combatir el estado de cosas presentes y  con propuestas podamos generar soluciones a la crisis que se evidencia con la situación de las facultades, programas y la total desaparición del bienestar Universitario, entre otras cosas.

Que sea éste un llamado de la Organización Colombiana de Estudiantes a la comunidad Cesarense a rendir tributo a la memoria de quienes han luchado incansablemente por una educación nacional y con alto contenido científico. Es de carácter urgente formar a un estudiantado consciente, educado y presto a defender la educación, para que renazcan nuestras justas consignas de una educación para un país con soberanía, democracia y paz. 

“Juventud De Todo El País, ¡A La Acción!”, Mao Tse Tung.

 

Fabio Andrés Pinto

@IngFabioPin

Visión alternativa
Fabio Andrés Pinto

Nacido en Valledupar. Estudiante de Ingeniería Electronica de la Universidad Popular del Cesar. Promovedor de transformaciones basadas en la movilización, la cohesión social y en el desarrollo económico y científico de Colombia. Es miembro de la Organización Colombiana de Estudiantes OCE y participa en la Mesa Amplia Nacional Estudiantil y Coordinación Departamental del Polo Joven. En este espacio se describe y se reflexiona sobre la otra cara del país y de la región.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Carta abierta a los hermanos venezolanos estudiantes de Derecho
Carta abierta a los hermanos venezolanos estudiantes de Derecho
  Queridos colegas estudiantes de Derecho de la hermana república de Venezuela, no...
La Dirección de Tránsito y Transporte de la policía, un negocio multimillonario
La Dirección de Tránsito y Transporte de la policía, un negocio multimillonario
En Colombia las ollas podridas se están destapando solitas y cada vez más nos...
Adiós a Lolita y pronta recuperación a Jaime
Adiós a Lolita y pronta recuperación a Jaime
Hay veces que sentimos que se agotan los temas para abordar en esta columna y otras...
Por la paz, ¿soy capaz?
Por la paz, ¿soy capaz?
Los grandes medios de comunicación pusieron en marcha esta semana la campaña “Por la...
Con hambre en la tierra y buscando piedras en Plutón
Con hambre en la tierra y buscando piedras en Plutón
No se puede dejar de reconocer que el hombre siempre tiene puesta su mirada en el...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.