Opinión

Valledupar, ¿distrito especial para matar?

Armando López Sierra

09/07/2015 - 07:20

 

Valledupar, ciudad famosa por el Vallenato y hoy con el auge de novelas inspiradas en sus personajes es el destino que muchos quieren tomar y por el cual debería considerarse Distrito Especial Turístico, pero se está convirtiendo en un “Distrito Especial para matar”.

Atracos y asesinatos son el pan de cada día y, aunque el pie de fuerza ha aumentado, estos no disminuyen. Hasta el momento ni el alcalde, ni la policía han erradicado este flagelo. Pareciese que  ladrones, asesinos, desalmados, envidiosos y fracasados se estuvieran tomando a Valledupar.

Valledupar tiene las condiciones para ser considerado un Distrito Especial para matar. Un decreto prohíbe el uso de parrillero hombre mayor de 14 años, pero muchos se mueven así, cometiendo sus atrocidades.

Hay menores de 14 años y mujeres con altas destrezas, que ponen a temblar al más valiente de los hombres, demostrando que no solo crece el semillero de artistas sino también el de delincuentes.

Nuestros corazones están endureciendo, las víctimas son negocios para las EPS, clínicas, funerarias y periódicos amarillistas que ganan con el dolor ajeno.

Hay que comprometerse por Valledupar, ciudadanos, líderes, policías, educadores, religiosos, etc.; porque hoy es un espacio abierto para delincuentes que imponen su ley, sin limitación alguna.

Escuché en un medio local la denuncia por extorsiones policivas y lo inaudito de esto fue la defensa de un oficial de alto rango al defender a sus subalternos, indicando que la culpa no era de ellos sino de quienes infringían la ley.

Pregunto: ¿Cómo queda el ciudadano, cuando este es el pensamiento de quien debe protegernos? De seguir así, Valledupar terminará anarquizada y sí Riohacha se convertirá en Distrito Especial Turístico y Cultural, Valledupar quedará como Distrito Especial para matar.

Qué ironía, a la edad de 8 años mi Papá me trajo a vivir a Valledupar, evitándome ese ambiente en donde los hombres andaban armados y los chicos soñando con emularlos. Hoy, a mis 35 años, pienso en comprar un arma para defenderme y el día que tenga que usarla, no tener compasión con aquel delincuente que tampoco la tendrá conmigo. Ironías de la vida, porque aquí deberíamos vivir de fiesta por nuestro hermoso folclor; pero vivimos nerviosos, tristes, desconsolados, escondidos y atemorizados, para no saciar la sed de sangre de aquellos que hoy se han vuelto adictos a ella y piden a grito que Valledupar sea un Distrito Especial para matar. 8 muertes violentas en el fin de semana del 13 al 15 de junio lo dicen todo.

Colofón: Para mejorar la seguridad en Valledupar, la policía debería dedicarse más al tema de la Seguridad que a la del Tránsito.

 

Armando Javier López Sierra

@arjalosie

 

Sobre el autor

Armando López Sierra

Armando López Sierra

Corazón guajiro

Nacido en Maicao (Guajira), el 30 de Octubre de 1979. Ingeniero de Sistemas, escritor, compositor, conferencista, investigador, docente, un enamorado de la vida, defensor de las buenas obras, auspiciado por Dios. Cofundador del grupo cultural Raul Gomez Jattin de la Universidad Popular del Cesar. Finalista en la primera versión del concurso de cuento corto “En el Cesar todos estamos en el cuento”. Ganador del Primer Premio de Crónica Ciudad de Valledupar 2012, categoría B. En su columna “Corazón Guajiro” busca dar un aporte desde sus experiencias, sus creaciones, sus reflexiones y su entender sobre la cotidianidad de la vida y todo lo que a su alrededor puede tejerse y acontecer.

@arjalosie

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La Ópera del mondongo

La Ópera del mondongo

En aquellos tiempos, cuando ir a Bogotá era una hazaña, don Francis, vallenato rancio, con ínfulas remotas, perorataba hasta bien ...

Editorial: El reconocimiento de la mujer en la sociedad de hoy

Editorial: El reconocimiento de la mujer en la sociedad de hoy

La mujer ha sido uno de los grandes centros de atención esta semana en Valledupar y lo seguirá siendo durante lo que queda de este me...

Diáspora y génesis afrocaribeñas: el son cubano

Diáspora y génesis afrocaribeñas: el son cubano

“Cibeles tiene más adoradores que Cristo” ( F. Mauriac ) Es común ver la verdad deshonrada por el poder, el desmesurado amor a l...

La miseria del campo colombiano

La miseria del campo colombiano

Aún hoy después de cinco semanas del paro de transportadores de carga, muchos nos preguntamos: ¿Qué es lo que está pasando en nu...

Como el oasis en los espejismos

Como el oasis en los espejismos

El último comunicado conjunto de las delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC-EP, me ha ocasionado esperanza pero también cier...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

María Ruth Mosquera | Historia

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube