La tragedia, la comedia y el teatro son algunos de los más grandes logros artísticos de los griegos. En ellos se observa la visión que sus dramaturgos tienen de la sociedad de su tiempo, su idea y sentimientos sobre sus contemporáneos y sobre su propio destino.

Y, junto a sus autores teatrales, los propios espectadores, que seguían con pasión el juego teatral y lo convirtieron en algo más que en el entretenimiento más querido y solicitado de Atenas en su época de esplendor y, después, del mundo helenizado.

El teatro se consolida como manifestación artística en Grecia, pero tiene unos precedentes que se pueden observar en distintas culturas, de manera especial en relación a la religión. Esos precedentes se enmarcaban en las danzas y rituales de tipo religioso que el mago de la tribu ejecutaba con distintos motivos.

No se trataba solo de baile o de la ejecución de unos gestos y movimiento, sino que tenían como misión representar algo en relación con la divinidad a la que se dirigían. Se conservan rastros en las religiones africanas. En Egipto, en la fiesta en torno a la muerte y resurrección de Osiris. También en Mesopotamia y la India, sin olvidar China y Japón, cuyo desarrollo es bien distinto.

El teatro griego camina largo trecho hasta constituirse en la dramaturgia plena y perfecta que se puede encontrar en Sófocles, por ejemplo. El dios al que hay que agradecer más directamente el fenómeno teatral en Grecia es a Dionisos, dios del vino, de lo abundante, de la orgía, de la noche, de la alegría, de la borrachera, en contraposición a Apolo, el dios solar.

En las fiestas dedicadas a Dionisos se reunía una procesión de danzantes representando a los sátiros, y alrededor de la imagen del dios, sus acompañantes se embriagaban y bailaban. En torno al sacrificio de un carnero en su honor, los danzantes cantaban o mejor, salmodiaban y danzaban. A eso se ha llamado ditirambo.

Ese origen del teatro en la música parece también propio del teatro griego, y fue precisamente tema de estudio por parte de Nietzsche en su tesis doctoral. La música no abandonó el teatro griego nunca, sino que formaba parte integral del espectáculo. De hecho, una representación de teatro tendería a parecerse más a una ópera que a una obra de teatro contemporánea. En ella se encuentras partes recitadas o salmodiadas o cantadas, mientras el coro ejecutaban danzas diversas siguiendo los acordes algunos instrumentos musicales.

Por otro lado, el teatro surge de una intrínseca necesidad del ser humano de expresar en acciones y palabras aquello que vive, primero recitados, después diálogos, una vez que esa expresión artística alcance rango de cauce vehicular de sentimientos, emociones, acciones y situaciones.

El genio griego respecto a las obras dramáticas, al teatro en general, consiste en haber sabido unir la propia necesidad humana de representación, con aquella del lenguaje, alejándola de lo estrictamente religioso para centrarse en lo representativo.

El paso de las representaciones ligadas a lo religioso a espectáculos propiamente teatrales se da en las plazas, en los lugares abiertos y de reunión en los que actores itinerantes, recitan historias conocidas, tomando como referencia hechos del pasado narrados por los poetas o pequeña parodias sobre cuestione sociales y políticas. Quizá en un primer momento simplemente un actor recitador, quizá acompañado de otro que le daba réplicas o un coro, si la representación era de mayor envergadura, como en una festividad religiosa.

Con Tespis comienza la época histórica del teatro. Nació en Icaria en 540 antes de Cristo, se le atribuye haber ganado el primer concurso de tragedias durante las Dionisias de Atenas de 533 a. C. Se le considera el iniciador o inventor de la tragedia como forma teatral, el haber puesto un actor como réplica al corifeo e introducir la máscara.

 

José Manuel García González

Artículos relacionados

El teatro, visto por sus actores
El teatro, visto por sus actores
Dina Triana tiene 17 años. Está en esa época en la que uno va buscando lo que le...
Cuándo la luna hace ruido
Cuándo la luna hace ruido
  Para muchos este feriado que pasó significó tener la oportunidad de hacer un...
El V Encuentro de narradores orales llega a Valledupar
El V Encuentro de narradores orales llega a Valledupar
Bajo el lema “Tejiendo Historias, Unimos los pueblos,” el Festival de narradores más...
Olger Baena: “Chingalé sigue con el mismo ánimo y con más fuerza”
Olger Baena: “Chingalé sigue con el mismo ánimo y con más fuerza”
El departamento del Cesar es un territorio rico en expresiones y la danza es una de...
Kevin Joel, detrás de su máscara de mimo
Kevin Joel, detrás de su máscara de mimo
¿Iniciamos? nos preguntó con un gesto de la mano. Procedió a quitarse sus guantes...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.