Diana Bustamante / Foto: Sarabia Samny

Fuerte, así es la voz, la personalidad y el trabajo que ha hecho Diana Bustamante en el mundo del cine colombiano para que su nombre sea visto como un sello de calidad y éxito entre las películas que produce.

Su historia con el cine comienza cuando después de estudiar ingeniería química en la Universidad Nacional con sede en Medellín, su ciudad natal, descubre que es el cine su verdadera pasión y su gran negocio y se traslada a la capital del país donde después de realizar y producir varios documentales, comerciales institucionales, cortos y largometrajes, se convierte en una de las productoras con mayor proyección en América Latina.

Recientemente, Diana Bustamante estuvo de visita en Valledupar compartiendo algo de su experiencia en un taller de producción cinematográfica que fue dirigido a estudiantes, seguidores del cine y realizadores audiovisuales para orientarlos sobre la dinámica del cine y las etapas de producción de proyectos audiovisuales.

Dentro de su charla abordó temáticas sobre herramientas y estrategias básicas para moverse dentro de una industria que demanda profesionales con los mejores y mayores conocimientos en las áreas de gestión, dirección y producción; capacidades para crear productos culturales de calidad, adecuados a la exigencia del mercado y que a la vez, sean dignos de competir a nivel nacional e internacional en los distintos festivales de cine del mundo, pero ante todo, que encuentren en las potencialidades de su contexto local el mejor aliado para que al final el producto audiovisual pueda venderse bien.

Del mismo modo, enfatizó en la complejidad del quehacer cinematográfico en Colombia y de sus distancias con el cine norteamericano y del europeo, así como de la cadena de distribución que debe tener un filme, y es que en eso es especialista, además de conocer y manejar el tema como pocos y en el que muchos han fracasado, tiene el olfato y la paciencia para saber en qué momento un producto está listo para salir a las salas y ver la luz a través de las diferentes ventanas de exhibición que explicó dentro de su charla.

Añade que “este no es un negocio de afanes, es un negocio de saber cuáles es el momento indicado. Una película es un proceso constante de reescritura, no solamente se reescribe el guion en la segunda, tercera o doceava versión, se reescribe el guion durante el rodaje, hay cosas en él que no funcionan, las cambias y transformas completamente las escenas; ahí hay otra reescritura. Y, finalmente, hay otra reescritura súper fuerte en la edición”.  Según Bustamante, el momento apropiado es cuando el dueño de la película se siente seguro con un corte sólido y que no es otra cosa que esa última reescritura. También ese tiempo tiene que ver con línea de distribución, saber en qué festival va a estar el proyecto internacionalmente, especialmente si éste tiene algún valor o una particularidad que lo hace especial para lanzarlo, ese es el momento más afín para llegar al espectador.

Las películas que ha producido tienen esa peculiaridad y se distinguen poseen una propuesta artística que las han llevado a ubicarse entre las películas colombianas más premiadas y paseadas por los festivales de cine del mundo. Igualmente, porque procuran contar historias propias de una manera particular. Dentro de su trayectoria como productora se destacan películas renombradas como ‘Los viajes del viento’ coproducida con Cristina Gallego y Ciro Guerra en Ciudad Lunar Producciones en el año 2009,  ‘El vuelco del cangrejo’ en el 2010. Al año siguiente se encarga de la producción ejecutiva de ‘Todos tus muertos’ de Carlos Moreno, en el 2012 llega a Cannes con ‘La sirga’ de la mano de William Vega; en ese año igualmente produce la realización de Juan Andrés Arango ‘La Playa D.C. y en el 2014, ‘Climas’ y ‘Los Hongos’.

También fue la productora de una de las películas más publicitadas y premiadas del 2015, ‘La tierra y la sombra’ de Cesar Augusto Acevedo; así como de ‘Violencia’, la opera prima del realizador Jorge Forero y que representará a Colombia en el Festival de Cine de Berlín en febrero de 2016. Por el momento,  con Burning Blue empresa que creó en el 2011, se encuentra en la preparación del largometraje ‘Asilo’ del director Jaime Osorio Márquez.

Diana considera al cine como un producto cultural, y en ese sentido, el que se produce actualmente en Colombia corresponde al comportamiento de la sociedad de hoy. Que sea un cine bueno o malo depende del consumo del público, hay contenidos que no mueven tanto al público en las historias narradas cinematográficamente pero que son absorbidas  masivamente en los productos televisivos, agrega, que tal vez, no se han contado de manera correcta.

Aunque sin afanes, su actividad no para con cada estreno de sus películas, ella ha sabido aprovechar las oportunidades que se le han presentado en el tiempo justo; desde hace algún tiempo está vinculada al Festival de Cine de Cartagena, de manera más intensa desde hace cuatro años cuando se encargaba de la producción y de la coordinación general del festival. Desde hace dos asumió la dirección artística donde tiene como tarea la búsqueda del perfil editorial del festival; es decir, su proyección artísticamente a futuro.

“Dentro de estas funciones surgen preguntas que van construyéndose todo el tiempo: ¿Cuál es el cine que nos interesa apoyar y mostrar? ¿Cómo es un festival de audiencia? ¿Cómo es un festival de industria? ¿Cuál es la relación del festival con la cinematografía colombiana y cómo se construye esa relación también? Es un universo muy grande de tareas que está muy ligada a la programación del festival, que hago con Pedro Adrián Zuluaga” cuenta Diana.

Son muchos los detalles que se deben tener en cuenta para que el festival de cine más antiguo del continente tenga las repercusiones reales en términos de pensar el cine que desea forjar el festival y hacer crecer su industria: programar las películas, los invitados idóneos para el festival, los jurados, el componente académico, entre otros, son actividades que marchan con la asesoría de Diana.

“El FICCI es el más importante de Colombia pero a nivel de Latinoamérica también tenemos un rol gigante. Hijos de Cartagena son los festivales de cine de La Habana y Guadalajara. Ser el más antiguo es una gran responsabilidad, es un festival que ha tenido sus momentos buenos y malos pero que en general, ha dado línea a lo que pasa en el continente. Es un festival que marca tendencias porque fue el primero en centrarse en el cine de la región a nivel competitivo, significa que es para nosotros una prioridad dar a conocer, fortalecer y mejorar las condiciones en todo sentido del cine latinoamericano y esa además es una posición política del festival, no solamente ética. Es un festival con una recordación en este momento muy recuperada,  muy fuerte y vital con una presencia en la industria y de prensa muy importante que creo que sí nos ubica entre los mejores del continente” expresa.

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny 

Artículos relacionados

‘La frontera’, la próxima gesta del cineasta David David
‘La frontera’, la próxima gesta del cineasta David David
  Una película que manifiesta las dificultades que padecen los aborígenes de la...
La historia del Videoclip: desde The Jazz Singer hasta la revolución de Thriller
La historia del Videoclip: desde The Jazz Singer hasta la revolución de Thriller
  En 1920, la música y el cine cada vez se encontraban más cercanos y ya para 1927...
6 personajes para recordar a Philip Seymour Hoffman
6 personajes para recordar a Philip Seymour Hoffman
La muerte prematura del polifacético y talentoso actor, Philip Seymour Hoffman, uno de...
Ricciotto Canudo y "El Manifiesto de las Siete Artes"
Ricciotto Canudo y "El Manifiesto de las Siete Artes"
En 1914 se publica uno de los primeros textos teóricos del cine “El Manifiesto de...
Secretos de una obsesión: vuelta a los policiales de los años 90
Secretos de una obsesión: vuelta a los policiales de los años 90
Secretos de una obsesión (The Secret in Their Eyes) es una adaptación del film de...
.::Afrodescendencia e historia de Colombia::.
.::¿Qué es la Sierra Nevada de Santa Marta?::.