Empiezo relajándome totalmente. A mi cabeza empiezan a llegar imágenes. Ahora soy protagonista y espectador. En mis vagos recuerdos me veo en compañía de algunos de los amigos de mi infancia y de mi hermano Carlos.

Estamos en el campo. Yo lideraba al grupo. Nos encontramos en un potrero que tenían mis padres cerca del pueblo. El fuerte verano azotaba la región. El agua era escasa. Sabíamos que en el jaguey todavía había un charco de agua espesa, como una mazamorra. Llevábamos las caucheras listas y muchas piedras pequeñas en los bolsillos. Nuestra meta era cazar algunas palomas silvestres.

Cuando llegamos al sitio yo le expliqué a cada uno lo que tenía que hacer. Teníamos que desplazarnos sigilosos. Para que las aves no se percataran de nuestra presencia. Todo iba bien. Pero mi hermanito Carlos Q, el más pequeño del grupo, tropezó y cayó al suelo. Lanzó un quejido de dolor. Lo que alertó los animales que se encontraban abrevando. Volaron cientos de pájaros. Corrieron iguanas y lagartos asustados por los quejidos de mi hermanito.

De frente, sin poder evitarlo, se me presentó un animal azul semejante a un perro, tenía la cola larga y coposa, traía la boca abierta y me mostraba sus colmillos filudos, no sé si fue por el miedo o por valor, ya a mis nueve años conocía la historia del forzudo Sansón, de modo que no hice más que imitar su hazaña.

Tomé el animal por el cuello lo sujeté fuerte entre mi brazo y antebrazo en forma de tenazas. Me ayudaba con mi brazo izquierdo dándole más presión. Así lo mantuve largo rato hasta cuando no sentí más su pataleo. Fue entonces  cuando mi hermanito se acercó llorando preguntándome si me había mordido: "Nondo, ¿te mordió ese zorro-perro? Te vas a morir de mal de rabia". Le respondí que no.

Después se acercaron los otros amiguitos, todos reían asustados y me miraban con admiración. Uno exclamó: "Nondo es como Sansón. Cuando sea grande va a tener una novia linda, como Dalila, y peleará con muchos hombres y los va a derrotar con la cabeza de un zorro azul”. De repente mi celular timbra. Mi mente dejó de proyectar.

 

Arnoldo Mestre Arzuaga 

 

La narrativa de Nondo
Arnoldo Mestre Arzuaga

Arnoldo Mestre Arzuaga (Valledupar) es un abogado apasionado por la agricultura y la ganadería, pero también y sobre todo, un contador de historias que reflejan las costumbres, las tradiciones y los sucesos que muchos han olvidado y que otros ni siquiera conocieron. Ha publicado varias obras entre las que destacamos “Cuentos y Leyendas de mi valle”, “El hombre de las cachacas”, “El sastre innovador” y “Gracias a Cupertino”.

[Leer columna]

Artículos relacionados

La estética del libro
La estética del libro
Es probable que pocos sepan quién es Julio Ramón Ribeyro. Este peruano, admirado por...
Ricardo Antonio Arias presenta Los cuentos del Tumbacucharas
Ricardo Antonio Arias presenta Los cuentos del Tumbacucharas
La escritura tiene ese poder de trasladar a otros tiempos y transmitir las costumbres...
El escritor que escribía para que sus amigos lo quisieran más
El escritor que escribía para que sus amigos lo quisieran más
Muchos años después, frente a la máquina de escribir, el escritor Gabriel García...
Inicia el II Festival Campesino de Versos de San José de Oriente
Inicia el II Festival Campesino de Versos de San José de Oriente
Desde el 21 de marzo y hasta el 25 marzo, acontece en el municipio de San José de...
Ampliación de la frontera agrícola: el caso del Cesar
Ampliación de la frontera agrícola: el caso del Cesar
El docente Nelson Ramírez publicó en mayo de este año un valioso estudio sobre la...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.