El tráiler de Escuadrón suicida me ocasionó una intriga casi alucinante. Sus imágenes góticas me condujeron a codiciar una película de personajes complejos, diálogos suspicaces y escenas perturbadoras. Esperaba ver cabezas rodando por doquier, pero asimismo vislumbraba una historia con juegos psicológicos, trampas argumentativas y circunstancias verosímiles. Así que cuando el filme por fin llegó a las salas de cine de Valledupar, corrí a verlo con el estómago burbujeando, pero la realidad resultó contraproducente y me tropecé con una profunda desilusión.

Escuadrón suicida es un largometraje inspirado en los cómics de la pandilla de antihéroes más popular de DC Comics. Fue escrito y dirigido por David Ayer, el mismo de Corazones de aceroSabotage, Dueños de la calle, entre otros. Algunos  artistas reconocidos de Hollywood se prestaron para ser payasos de este circo de la obviedad y la estupidez: Will Smith, Jared Leto, Margot Robbie, Joel Kinnaman, Jai Courtney, Viola Davis… Ellos derrocharon sus renombradas destrezas en una obra para el olvido.

La historia surge luego de los hechos de Batman y Superman: El amanecer de la justicia. El gobierno se encuentra sumergido en el pánico por la amenaza de una visita alienígena al planeta y la líder de la agencia secreta A.R.G.U.S., la cruel Amanda “El Muro” Waller, plantea como solución reclutar a los villanos que tengan las habilidades más sanguinarias y fantásticas, con el propósito de contrarrestar la situación. A partir de ahí se comienzan a desenvolver una serie de eventos que no tienen ni pies ni cabeza, que resultan poco fiables y que causan tedio, desencanto y hasta rabia.  

Dicen que esta cinta ha recaudado muchos millones de dólares. Tal vez por eso me resulta tan acoplada con los libros del tal Paulo Coelho, que son malísimos pero se venden como pan caliente. Escuadrón suicida es una exhibición terrible y fastidiosa de personajes insípidos, diálogos bobos y hechos insolentes. La vi hasta el final para poder escribir estas letras sin que me asaltara la duda, para no perder la entrada al cine. No obstante, debo admitir que no todo fue decepción y al menos una sola cosa buena me dejó: la certeza de que soy un iluso que se deja engañar de un simple tráiler.

 

Carlos César Silva

Twitter: @ccsilva86

La curva
Carlos Cesar Silva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

[Leer columna]

Artículos relacionados

La paz no es una palabra
La paz no es una palabra
La palabra Paz se ha vuelto tan común al oído de todos, que poco entendemos lo que...
Editorial: La necesidad de una Red Cultural Departamental en el Cesar
Editorial: La necesidad de una Red Cultural Departamental en el Cesar
Con el inicio del V Mes del Patrimonio en Valledupar hemos vuelto a sentir el calor y...
No voy a Patillal
No voy a Patillal
Esta columna la hubiese podido titular más bien “Me voy pa´ Patillal “ y en...
Si yo fuera…
Si yo fuera…
Hace dos semanas el mundo científico-religioso se asomó con otro de sus permanentes...
Juan Flavio Díaz González
Juan Flavio Díaz González
“Cuando un amigo se va, queda un espacio vacío que no los puede llenar, la llegada de...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.