Para el análisis de los efectos jurídicos de que haya ganado el No en el Plebiscito, el artículo 3º de la Ley Estatutaria que aprobó el Plebiscito (y que fue declarada exequible por la Corte Constitucional) dice: "Carácter y consecuencias de la decisión. La decisión aprobada a través del plebiscito para la refrendación del acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, tendrá un carácter vinculante (para el Presidente) para efectos del desarrollo constitucional y legal del acuerdo."

Significa que el acuerdo (tal como está) ya no tiene piso jurídico.

Si se quiere avanzar con el proceso de terminación del conflicto armado, deben hacerse como mínimo algunos cambios en los acuerdos y tiene que construirse un gran pacto nacional que avale un nuevo procedimiento.

Si hay verdadera voluntad para coronar lo avanzado no se puede pretender hacer un cambio total de los contenidos de los acuerdos, ni todo el mundo va a poder participar. Ya tenemos más de 4,5 años de negociaciones que no se pueden tirar a la caneca.

Hay que presionar desde la sociedad civil para que se resuelva el problema sin pretender que unos acuerdos consolidados que se hicieron entre "cúpulas", puedan convertirse por arte de magia en algo perfecto.

Los que estábamos con el Sí ya habíamos aceptado lo acordado; ahora, hay que acoger algunos cambios y eso tendrá que ser fruto de una negociación con los que impulsaron el No, reconociendo su apretado triunfo pero sin sobredimensionarlo (el No sólo representa el 18,5% de los electores).

Así iremos avanzando en la construcción de la paz. Si el Sí hubiera ganado por un 0,5% estaríamos casi en las mismas.

Si los promotores del No asumen una actitud de saboteo o de dilación, el gobierno y las FARC pueden modificar en forma unilateral los acuerdos y continuar con el trámite normal de los acuerdos y del proceso de paz con base en las funciones legales que tiene el Presidente de la República para realizar acuerdos de paz con actores armados ilegales.

Las FARC en los Acuerdos punto 6 (p. 192) aceptaron el Plebiscito como método de refrendación de los mismos. Si se quiere salvar el proceso hay que avanzar –sin renunciar a lo avanzado–, rectificando en forma ponderada.

 

Fernando Dorado

@ferdorado  

 

 

Artículos relacionados

Editorial: ¿Cuál debe ser el Día Nacional del Vallenato?
Editorial: ¿Cuál debe ser el Día Nacional del Vallenato?
La música vallenata experimentó estas primeras semanas de diciembre en la Cámara de...
Lo mejor del año que pasó
Lo mejor del año que pasó
Luego de un breve receso y unas merecidísimas pero muy cortas vacaciones, regreso con...
La reforma tributaria de Santos contra las mayorías
La reforma tributaria de Santos contra las mayorías
La mejor ejemplificación de la inequidad reinante en Colombia la leí del Senador...
Editorial: Se nos fue el Cacique de la Junta
Editorial: Se nos fue el Cacique de la Junta
La misma semana, Diomedes Díaz nos puso a bailar y a llorar. La partida del Cacique de...
Eduardo Pinto Viloria: una esperanza apagada por la violencia
Eduardo Pinto Viloria: una esperanza apagada por la violencia
“La violencia es el miedo a los ideales de los demás”. Mahatma Gandhi No es ésta...
.::Las mascotas de todos los mundiales de fútbol (1966-2018)::.
.::La historia de los Mundiales de fútbol (1930-2018)::.