John Arias Pocas semanas después de su muerte, el recuerdo de Germán Piedrahita sigue muy presente en el mundo cultural de Valledupar. El pensamiento del pintor y profesor nacido en Ibagué generó un modo de relacionarse con el arte que hoy subsiste en la visión de generaciones de artistas más jóvenes.

Es el caso de John Arias, un artista plástico vallenato que compartió muchos momentos con él difunto pintor y se impregnó de ese inconformismo existencial.

“El arte es para crear controversia, para dialogar y criticar, nos decía Germán” y en estas palabras John deja reflejado la esencia que movía al artista en su día a día, en cada una de sus actividades y proyectos.

John Arias era como su brazo derecho artístico. Desde el primer semestre que entró en Bellas Artes, compartió con Germán momentos inolvidables y experiencias enriquecedoras. “Siempre estuve a su lado –expresa John–. Para mí, Germán fue un guía”.

Del artista, John destaca su predisposición para la acción, su fe en el cambio social, y su acérrima voluntad para llevar a cabo todo lo que se proponía. Era una persona de logros. “Le llamábamos el viejito Don Quijote del Arte –expresa John–.  Gracias a él se dieron exposiciones como El teatro mira la Rosa, Colferia en Bogotá, la Cámara de comercio en Valledupar”.

Con unas lágrimas de emoción, John recuerda las últimas exposiciones que organizó a su lado en el Guatapurí Plaza a finales del año 2011. “Me acuerdo que andábamos en un andamio de cuatro pisos colocando las obras –explica el artista– y él hablaba mucho de las expectativas que tenía con este nuevo año que se aproximaba”.

Siempre estaba mirando hacia delante, incluso en los momentos de dolor, cuando la enfermedad se asomaba a la puerta. “Me acuerdo que, el primero de enero de este año, Germán me llamó para retocar el mural de la gobernación –comenta John con una sonrisa nostálgica–, y con mucho gusto, yo estaba allí a las 6 de la mañana trabajando con él”.

John Arias vivió la enfermedad de Germán en primera línea y el dolor fue palpable. “Me dio muy duro cuando supe de sus condiciones de salud”, sostiene el pintor antes de señalar el esfuerzo que él y otros compañeros allegados hicieron para animar al artista.

De las características más destacables de Piedrahita, John insiste en el desapego al dinero. Con él aprendió que el arte no tiene precio. “Siempre me decía, el arte es algo que no se puede vender. El arte no se compra. Ésas eran sus enseñanzas”.

Entre los momentos más dulces e entrañables, John resalta un trabajo investigativo de Germán Piedrahita  sobre la muerte. “Nos pidió a un amigo y a mí que le cubriéramos con una sábana y le colocáramos yeso encima –recuerda John–. Fue tanto el yeso que le pusimos que Germán gritó que se ahogaba. Silvia, su esposa, estaba al lado de nosotros y exclamó: ¡Se me muere Germán!”.

También resalta la inolvidable y provechosa experiencia del mural en el Concejo de Valledupar. “Éramos 4 personas y bajo las instrucciones de Germán Piedrahita duramos un mes y medio dándole desde las 6 de la mañana hasta la noche”.

Con al homenaje organizado por un colectivo de dibujantes y amigos, John Arias se alegra y se consuela. Las atenciones de la sociedad son justas. Hoy que estoy viendo estas manifestaciones de admiración, yo diría que donde esté Germán está contento, está alegre, porque murió en su ley”.

Artículos relacionados

Ricardo González o el arte como mensaje de conciencia social
Ricardo González o el arte como mensaje de conciencia social
Actualmente, muchos han puesto su mirada en la problemática del cambio climático, la...
Se acerca el salón departamental de Artistas del Cesar 2012
Se acerca el salón departamental de Artistas del Cesar 2012
El Salón Departamental de Artistas es una ventana a la producción plástica del Cesar,...
Las caricaturas que retrataron la tragedia de un mural
Las caricaturas que retrataron la tragedia de un mural
  Allí estaba él, estampado en lo alto de la fachada del Concejo municipal, mirando...
El arte del colegio bilingüe, un orgullo de Valledupar
El arte del colegio bilingüe, un orgullo de Valledupar
Como suele ocurrir en estas fechas que corresponden al final de curso, el Colegio...
Ruby Rumié y la fábrica de la mirada
Ruby Rumié y la fábrica de la mirada
En su proceso creativo, el artista toma elementos ordinarios y los dota de...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.