El poeta y compositor Rosendo Romero

El viejo reloj de pared marcó las cuatro de la tarde y la cordillera comenzó a untarse de un silencio místico que penetró hasta lo más íntimo del ser del poeta, quien no pudo soportar esa sensación espantosa y tomó la decisión. “Vea tío, yo me voy. Yo no voy a pasar acá la nochebuena”

“¿Te vas, Chendo?”, preguntó incrédulo el tío Luis Ramón.

“Sí, tío, me voy”, confirmó el poeta.

Alistó su mochila, cortó cañas, empacó su cobija, se encintó el machete y cogió camino hacia el plan, perseguido de cerca por aquel silencio que hacía más denso el aire que le llegaba a los pulmones. “Ese es un silencio muy fuerte, aterrador, es un silencio de soledad”, describe el poeta.

A mitad del camino, comenzaron a herirlo los puñales del remordimiento por haber dejado solo al tío Luis Ramón, después que se había comprometido a acompañarlo en la nochebuena, que ahora su tío iba a pasar sin compañía y sin felicidad, padeciendo no sólo esa soledad espantosa de la cordillera que él mismo describe, sino la ausencia física, la certeza de no tener un alguien para abrazar y decirle ¡Feliz Navidad!

Que tristeza, que tristeza y soledad para aquel que pasa lejos el año nuevo.

No tienen, no tienen felicidades, como aquel que se quedó sobre los cerros”.

Ese episodio marcó los sentimientos de Rosendo Romero Ospino, ‘El poeta de Villanueva’, el compositor que en una noche dejó solo a su tío Luis Ramón Ospino en la cordillera, allá en Cerro Pintao, y en el trayecto al pueblo sufrió la contrición de la promesa rota, de la tristeza ajena, de la Navidad acompañado de nadie más que el silencio de la montaña y eso plasmó años después en su poema cantado, ‘Mensaje de Navidad’[i], confirmando con éste el pensamiento del poeta Octavio Paz cuando afirmó que los estados contrarios como el amor no correspondido, las decepciones, tristezas y traiciones siempre son propicios para que la inspiración aflore como caída del cielo, aparezcan frases sin buscarlas, románticas, tanto que después sorprenden al mismo creador.

Es un mensaje que ha estado vigente por 36 navidades, haciendo a la gente más sensible, más alegre y también sacándoles lágrimas a otras, como aquel soldado que evoca la soledad de fin de año, vivida en el batallón La Popa, de Valledupar.

Nicolás Aurela, un muchacho villanuevero al que una Navidad sorprendió prestando el servicio militar y lo hizo experimentar  esa sensación  contradictoria  de sentirse solo, aunque estaba rodeado de gente. Era la soledad del alma que compartían todos los que con él estaban.

“Esa parte de la canción -de aquel que se quedó sobre los cerros- le da muy duro porque a él le tocó vivir eso”, cuenta Rosendo Romero, quien escribió el fragmento con los ojos puestos en su tío, pero al publicarse la obra musical encajó en las cotidianidades de muchos soldados, guerrilleros, paramilitares, campesinos y, por supuesto, de guardianes de las fincas de las montañas.

“Lo que ocurre con las canciones es que cada quien se va apropiando de un verso y ya de eso no somos responsables los compositores porque las canciones dejan de ser de uno cuando se ponen a volar”, dice Romero. Esa canción vallenata sobresale entre las muchas que inspirados en la Navidad han hecho compositores.

En su infancia, los recursos de la familia Romero Ospino eran escasos. Hubo una Navidad en la que el aguinaldo para los niños fue un buñuelo de maíz con queso; al siguiente año recibieron un pito de lata que fue más duradero porque hasta días después estaban ‘dando lata’ con él por los corredores de la casa de la montaña.

Y en el pueblo, ‘Chendo’ se asomaba por la ventana y veía a sus vecinitos, los ‘ricos’ en el  barrio  El  Cafetal,  en  Villanueva,  con  sus  juguetes recién comprados y sentía el peso de la pobreza (material). “Yo me asomaba por la ventana a ver los niñitos del frente con sus juguetes y yo no tenía; entonces concluí que había Navidades tristes para muchas personas y alegres para otras”.

Era costumbre de la familia irse para la sierra a pasar juntos esa fecha especial de conmemoración, el natalicio del Salvador, pero el diciembre que la familia decidía pasar la fecha en el pueblo, a uno le tocaba quedarse cuidando la propiedad en la cordillera; tal como le tocó al tío Luis Ramón.

Esos recuerdos llegaron en el año 1980 a un cuartico de Barranquilla, donde el poeta inspirado atendía por turnos a la cantidad de añoranzas que acudieron a la cita, ansiosas de perdurarse en el Mensaje de Navidad que él quería hacer: Las muchachas del pueblo que se habían ido a trabajar a Venezuela como empleadas del servicio doméstico y que les tocaba pasar lejos el Año Nuevo; la gente que “usa oro y nada más…  olvidando el dinero celestial que se gana compartiendo con nobleza”.

El mensaje fue enviado y los efectos comenzaron a sentirse de inmediato porque en diciembre la gente percibe que la canción, publicada en ese mes de ese año, identifica el comportamiento cultural y el sentir de las personas en relación con una posición religiosa, con el espíritu cristiano que subyace  en todos; “y lo más importante es que sin ser un villancico, siendo un vallenato ciento por ciento, recoge el sentir y el ambiente de la Navidad. Tú la oyes y tiene ese halo navideño. Es una mezcla de tristeza y alegría al mismo tiempo, de mensaje y denuncia”, expresa el poeta.

Parte del mensaje tiene como destinatarios a aquellos que tienen mucho ‘oro’ y les hace el llamado para que puedan compartir con los que no tienen. “Analizando la temática de la Navidad, me di cuenta que es la mejor época del año, la única en la que podemos compartir sin temores, sin prejuicios, donde la gente de clase alta puede penetrar en los barrios marginados para llevar algo de lo que tiene. Hoy en día, muy independiente de la canción o de lo que yo pude haber dicho al referirme a usar oro y nada más, me he dado cuenta que la mayoría de los millonarios prácticamente no sirven sino para sus propios intereses y si hay una forma de poderle servir a la gente es hacerles la Navidad feliz al que tiene poco”.

También son muy diferentes hoy día las composiciones vallenatas alusivas a la Navidad, pues muchos conocedores afirman que éstas han perdido la esencia y se ha cambiado el destinatario de la celebración, que era el Niño Jesús, por una fiesta con mucho trago, pólvora y desórdenes. “Así no se celebra el nacimiento de un niño”.

Resalta el poeta la labor de muchos millonarios que saben compartir y lo hacen a través de fundaciones, contribuyen con algunas religiones sin importar cuál sea y ayudan cuando alguien tiene dificultades. “Eso es lo que yo pido, que la gente que tiene con qué, aproveche la Navidad para compartir con alguien”.

A sus oídos han llegado las noticias de las muchas personas que lloran al escuchar su mensaje y no se sorprende porque “yo sabía que eso iba a ocurrir, por eso puse un verso que es una especie de medicina preventiva:

“Y el que llora y sufre las penas que se olvide del Año Viejo

si tiene un corazón sincero verá en el firmamento las estrellas”.

Quiere gritar, el poeta, que en Navidad no se pueden perder las esperanzas, que se debe mirar siempre hacia el cielo. “Por favor acuérdense de mirar hacia el cielo, miren las estrellas en cualquier momento de sus vidas, alcen la cabeza y miran hacia arriba, acuérdense que allá hay no sólo un alguien sino millones de  ángeles, seres maravillosos que  están pendientes de nosotros, de  una plegaria nuestra, de una petición así sea de un minutito”.

Que se olviden de los recuerdos y se llenen de parabienes

Les deseo próspero año nuevo y ventura pa’ los que vienen”.

 

María Ruth Mosquera

@Sherowiya



[i] La canción Mensaje de Navidad es una canción vallenata, en ritmo de paseo, grabada por Diomedes Díaz y Colacho Mendoza, en el álbum titulado Para mi Fanaticada…. https://www.youtube.com/watch?v=Uz3QzHVXCtE

Artículos relacionados

La pedagogía del maestro Leandro Díaz
La pedagogía del maestro Leandro Díaz
Leandro Díaz era un apasionado lector. Desde muy niño su tía Erotida le leía ...
Cambios de agenda para el 46 Festival de la Leyenda Vallenata
Cambios de agenda para el 46 Festival de la Leyenda Vallenata
Debido al aumento anual de los inscritos para la categoría de conjuntos de acordeón...
Programación del 31° Encuentro regional de la cultura de Agustín Codazzi
Programación del 31° Encuentro regional de la cultura de Agustín Codazzi
La ciudad de Agustín Codazzi (Cesar) recibe su encuentro anual de Cultura con un...
Ponchito Monsalvo, a la quinta va la vencida
Ponchito Monsalvo, a la quinta va la vencida
Imaginando notas en el piano, la guitarra, la guacharaca, la percusión y soñando...
Valledupar se queda sin Carnaval y sin Reinas
Valledupar se queda sin Carnaval y sin Reinas
La programación del carnaval de este año dejaba entrever una larga lista de eventos....
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.