Hollywood se encuentra en un punto de quiebre. Saturado de superhéroes y películas con la misma estética. Hastiada de súper poderes, como resultado de una burbuja de los Marvel y compañía.

Esta moda tiene sus días contados. Por ello, es importante que la “capital” del entretenimiento mundial encuentre algo que pueda sustituir este género y tal parece que las adaptaciones cinematográficas de animes y mangas son la solución.  

Este mes tenemos en pantallas un experimento importante en este sentido con el estreno de “La vigilante del futuro: Ghost in the Shell”, que se basa en el manga Ghost in the shell y la película de culto  de 1995.

La mezcla de otras adaptaciones audiovisuales creadas por Jun´ichi Fujisaku en 1989, tiene buenos argumentos, entre ellos es que la historia girar en torno a Mayor (interpretada por Scarlett Johansson), una cíborg que trabaja para un grupo de élite conocido como Sección 9 y que se especializa en combatir el ciberterrorismo.

La vida de Mayor no tiene complicaciones más allá de las responsabilidades inherentes a su trabajo, sin embargo, un peligroso criminal llamado Kuze (Michael Pitt) comienza a hackear las mentes de personas importantes para detener el desarrollo de la inteligencia artificial de la empresa Hanka Robotics, responsable de la creación de Mayor.

Los planes de Kuze no solamente se centran en detener a Hanka Robotics, también le explica a Mayor que esta compañía no salvó su vida, sino que se la quitó. En esta situación, ella debe decidir qué hacer: ¿enfrentar a un malvado terrorista o descubrir quién era ella antes de convertirse en este híbrido entre humano y máquina?

La historia de Hollywood adaptando mangas y otras películas japonesas no ha sido muy exitosa. Dragonball Evolution es un ejemplo. Sin embargo, aquí se abre una ventana interesante llena de potencial: una narrativa del futuro con una estética que puede seducir a Occidente (ya que la Ciencia ficción ha vuelto a resurgir en los últimos años y que la industria exige renovación).

En cuanto a la película, el resultado tiene su punto de discusión. He quedado medianamente complacido por la intensidad de la trama y la falta de giros que atrapen definitivamente al espectador. La actuación de Scarlett es bella y glacial, como suele serlo, pero el hielo no enamora.

Los amantes de ciencia ficción tendrán que observar y manifestarse. Lo cierto es que esta película es una muestra de lo que Hollywood puede lograr ahora con los efectos especiales.

 

Alberto Campos 

 

Cinescrúpulos
Alberto Campos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

[Leer columna]

Artículos relacionados

¿Qué debemos entender por Cine independiente?
¿Qué debemos entender por Cine independiente?
Uno de los conceptos más usados y más difíciles de definir es el de cine...
De la serie mítica a la comedia ligera: los cambios de Guardianes de la bahía
De la serie mítica a la comedia ligera: los cambios de Guardianes de la bahía
  Guardianes de la bahía fue uno de los grandes éxitos televisivos de los años 90....
Secretos de una obsesión: vuelta a los policiales de los años 90
Secretos de una obsesión: vuelta a los policiales de los años 90
Secretos de una obsesión (The Secret in Their Eyes) es una adaptación del film de...
Amélie, más que una película
Amélie, más que una película
En un mismo instante, en diferentes partes del mundo, cada quien desde su propia...
Ciudades de papel: un canto a la juventud
Ciudades de papel: un canto a la juventud
Desde mi concepto del cine, la película “Bajo la misma estrella” fue uno de los...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.