La procesión del Cristo del Ubérrimo

Opinión

Carlos Cesar Silva

03/04/2017 - 05:00

 

 

Desde su concepción más original, la democracia es un sistema político que incentiva al pueblo a participar en la toma de decisiones públicas y en la vigilancia del funcionamiento del Estado, haciendo de la expresión humana una herramienta esencial para la subsistencia, el desarrollo y el fortalecimiento de las libertades. En efecto, las marchas no solo son una simple manera de manifestar inconformidades ante los gobiernos, sino que también son un mecanismo que felicita la deliberación y la paz. Los ejemplos históricos son inocultables: Las sufragistas rodean la Casa Blanca (por el voto femenino en EEUU), Huelga en los astilleros de Gdansk (por la democracia en Polonia) y La Marcha de la Sal (por la independencia de la India).

Asimismo, la democracia, al proponer su ramillete de garantías, permite que las personas se manifiesten libremente cuando no comparten las causas o tienen dudas de quienes convocan a las marchas. Ahí aplica aquella desgastada máxima de Voltaire: “No comparto lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”. O más bien así: No comparto con quien caminas, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a hacerlo”. Sí, la democracia no únicamente se cimienta en la participación, sino también en la confrontación pacifica de motivos y acciones.

Para el sábado 1 de abril, el uribismo, congregación que es capitaneada por un ser superior y milagroso, está convocando a una marcha. Las motivaciones que expone son un revoltillo que despierta la rabia de no pocos: el proceso de paz con las Farc, la situación económica, la mermelada, la crisis humanitaria de La Guajira, Odebrecht, la dictadura homosexual, el castrochavismo, la adjudicación del Canal Uno, entre otras. Por supuesto, ellos tienen el derecho a expresarse y a convidar a  la protesta, pero es indigno que se empeñen en tratar a la gente como idiotas.

Ahora resulta que el uribismo, que se fundamenta e inspira en la imagen de Uribe, el Cristo del Ubérrimo, sale a marchar con fervor en contra de la corrupción y las arbitrariedades del gobierno de Santos, quien realmente no es ningún santo. Figuréense, el uribismo que tiene en sus entrañas a personajes como Mario Uribe, Mauricio Santoyo, Bernardo Moreno, María del Pilar Hurtado, Sabas Pretelt de la Vega y Jorge Noguera. Figuréense, el uribismo que ha sido un protagonista de los falsos positivos, las chuzadas del DAS, las falsas desmovilizaciones, las injusticias de Agro Ingreso Seguro, la yidispolitica, la parapolítica y hasta de Odebrecht.

Definitivamente, las ratas están expresando que no comen queso. Intentan transmitir un discurso que no les pertenece, que está en contra de su proceder. El Cristo del Ubérrimo sabe que existen unos temas que alborotan al pueblo, así que los repite y los ensancha para su beneficio. Mientras tanto, sus adeptos obedecen, solo corean lo que él dice y veneran su existencia divina, que vale muchos votos. La corrupción es una forma de engaño, no hay que dejarse persuadir de aquellos que hoy hablan de transparencia sin inmutarse por su pasado sombrío.

Aunque creo que la corrupción es el principal problema que tiene el Estado y cada día Santos me produce más decepción, no asistiré a la marcha del sábado, no estoy dispuesto a acolitar el juego maquiavélico del Cristo del Ubérrimo, él solo quiere revolver el río para luego pescar. Seguramente, muchas personas honestas saldrán a protestar, no porque vean en Uribe un dios como estiman sus apóstoles y buena parte de sus seguidores, sino porque están fastidiadas del gobierno y de las ratas que carcomen a las instituciones públicas. A esta gente quiero darles una recomendación: tengan cuidado con las pertenecías que van a llevar a la marcha, mucho cuidado.

 

Carlos César Silva

@CCsilva86

Sobre el autor

Carlos Cesar Silva

Carlos Cesar Silva

La curva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

@ccsilva86

pauta

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Nuestras costumbres perdidas

Nuestras costumbres perdidas

Heredar de los mayores el amor por la tierra que nos vio nacer es una de las cosas que más marcan la vida de una persona, porque ama...

Obituario: Juan Raúl Murgas Fernández

Obituario: Juan Raúl Murgas Fernández

En el momento en que el féretro salía de la casa sucedió un hecho inusual, por la circunstancia y por la forma: la multitud que ac...

Insomnio postplebiscito

Insomnio postplebiscito

Era plena madrugada del 3 de octubre del 2016, se me era imposible conciliar el sueño, eran muchos los pensamientos que colisionaban...

Reconciliación política

Reconciliación política

Bajo el título de “La primera reconciliación es política”, el artículo de León Valencia, aparecido en  El Espectador del do...

¿Lo estamos haciendo bien?

¿Lo estamos haciendo bien?

Muchos creerán que escribir una columna de opinión es tan sencillo como sentarse frente a un computador, escoger un título que cau...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube