El Castillo de Monte-Cristo en Port-Marly (afueras de París) de Alexandre Dumas

 

Durante su vida literaria Alejandro Dumas padre (1802-1870) supo cautivar a millones de lectores con sus novelas. Resultan tan fascinantes, que todavía ahora son temas de películas y series televisivas con mucho éxito. Por eso es que la colección de sus obras y publicaciones de teatro, cine y televisión, se conservan en bibliotecas y universidades de todo el mundo.

Existen varias colecciones importantes de todos sus textos publicados: en la Biblioteca Nacional de Francia, en París; en la sede de la Sociedad de Amigos de Alejandro Dumas, en el Castillo de Monte-Cristo; la colección de Douglas Munro, que comprende 2.500 volúmenes de primeras ediciones en francés y casi todas las primeras ediciones en inglés, y que se conserva en The John Rylands University Library de Manchester; también la de Ivan H. Slater, nacido en Nueva Zelandia en 1900, que reunió ejemplares de todas sus obras publicadas en francés y traducciones en distintos idiomas, así como documentos originales y fotografías que ahora se conservan en el Harry Ransom Center de la Universidad de Austin, Texas.

La colección conservada en el Castillo de Monte-Cristo en Port-Marly, muy cercano a París, además de ser una de las más importantes guarda un significado mayor al ser ese castillo la residencia original del escritor francés y sede actual de la Sociedad de Amigos de Alejandro Dumas, una organización formada por estudiosos y seguidores de su obra literaria y que a través de actividades y medios de prensa mantienen vivo su legado para los lectores más jóvenes.

En 1844, estando Alejandro Dumas en el esplendor de su fama con la publicación de sus libros El conde de Montecristo y Los tres mosqueteros, dando un paseo desde Versalles a su residencia en París, descubrió un paisaje muy acogedor en unas de las colinas de Port-Marly, donde decidió construir su nueva casa. Contrató a Hippolyte Durand, uno de los mejores arquitectos, y bajo su supervisión se edificó un castillo que fue inaugurado en julio de 1847 con el nombre de Castillo de Monte-Cristo, en una suntuosa fiesta donde participaron 600 invitados. Balzac lo describió como “una de las más deliciosas locuras jamás creadas”.

Adyacente al castillo, y dentro de un parque de espeso follaje, se construyó otro pequeño pabellón barroco, rodeado de un foso de agua, que recibió el nombre de “Castillo de If”, en referencia al que se encuentra en el puerto de Marsella donde estuvo preso Edmundo Dantés, en una de sus novelas más famosas. Este edificio tenía la función de facilitar a Dumas un aislamiento total durante sus largas jornadas de escritura y separarlo del bullicio de su casa, llena siempre de invitados y de amigos que pasaban sus días en cenas y fiestas, que pronto llevaron al escritor a la ruina.

Solo dos años después de su apertura perdió su castillo ante los proveedores, viéndose obligado a vender todos sus muebles en 1849. Se llenó de deudas, su Teatro Histórico fue también a la bancarrota y enfrentó querellas judiciales por comprometerse con varias editoriales y no poder cumplir. Aprovechó entonces el momento histórico que se vivía en París, con la llegada al poder de Napoleón III, y se exilió en Bruselas, dejando abandonada su residencia.

El castillo pasó de dueño en dueño y fue perdiendo todo su esplendor. Se encontraba en planes de demolición en 1969, cuando fue creada la Sociedad de Amigos de Alejandro Dumas por Alain Decaux y un grupo de prominentes figuras de las letras francesas que alertaron a la opinión pública sobre los peligros que enfrentaba el inmueble, logrando salvarlo de su destrucción, y luego de un persistente trabajo de restauración que duró veinte años fue abierto al público en 1994 como museo y sede de la sociedad, con una importante colección de sus obras y de patrimonio de la vida del escritor.

La colección actual contiene manuscritos originales de Dumas, primeras ediciones de todas sus obras publicadas en Francia y en Bélgica, muchas otras ediciones de traducciones a varios idiomas de sus libros, así como notas de prensa de todo el mundo sobre su vida y obra. También contiene importantes pinturas de la época dedicadas a él, como una litografía en crayón de Achille Devéria de 1829 con la imagen de un Dumas joven, otra foto del escritor dibujada también por Devéria en 1830, y una litografía en crayón de Charles Lelievre de 1833, entre otros originales que muestran la cara del escritor en las diferentes épocas de su vida.

Otro importante fondo de la biblioteca es la colección de periódicos de la época. Muchos de ellos, como Le MoisLe MousquetaireLe Monte CristoLe D’Artagnan, fueron propiedad de Dumas, y en ellos publicó sus novelas por entregas. Cuenta, además, con la colección completa del periódico L’Indipendente, editado por Dumas en Nápoles en la década de 1860. Son de destacar los llamados “Fondos Glinel”: archivos recopilados por Charles Glinel, uno de los más destacados biógrafos de Dumas, que incluyen una excepcional colección de cartas del escritor.

La colección Glinel fue comprada por la Sociedad de Amigos de Dumas en 1992. Glinel fue un entusiasta estudioso y coleccionista de la obra de Dumas y escribió Alexandre Dumas et son oeuvre (Reims, Michaud, 1884), entre otros libros y ensayos. Su colección contenía numerosos manuscritos, autógrafos y correspondencia, casi toda inédita, de Dumas, y cartas dirigidas a él por escritores como Victor Hugo y familiares como sus hijos Alejandro y Mari-Alexandrine, además de documentos familiares, como actas de nacimiento, boda y compraventa de propiedades.

Los investigadores y miembros de la Sociedad Dumas Christiane Digby Neave, Claude Schopp y Fernande Bassan realizaron un importante proceso de clasificación e inventario de toda la “correspondencia Glinel”, siguiendo el orden cronológico de la adquisición de los autógrafos y ordenándolos por temas. Este largo proceso de inventario ha sido publicado y permite a muchos admiradores de Dumas de todo el mundo tener una idea de la riqueza de este fondo sobre la vida, la personalidad y la obra de Dumas y facilitar su consulta.

La biblioteca está abierta al público y cuenta con un centro de documentación, donde se guarda un número significativo de tesis y trabajos académicos sobre Dumas. Estas colecciones son accesibles a los miembros de la sociedad, a investigadores y estudiantes, con cita previa.

 

Manuel Alfredo Galguera  

Escritor cubano. Doctor en medicina, coleccionista y estudioso de la obra de Alejandro Dumas

 

Artículos relacionados

Pamplo
Pamplo
Todos los hombres del conjunto deseaban a Melissa. Y no era para menos: era un...
Tres siglos románticos [III]
Tres siglos románticos [III]
  El Romanticismo, con amplia manifestación en el mundoliterario y en las artes,...
Un canto a la lectura de Daniel Samper Pizano
Un canto a la lectura de Daniel Samper Pizano
Billy Wilder, quizás el más talentoso autor de comedias cinematográficas, solía...
Ernesto Cardenal recibe el premio Reina Sofía
Ernesto Cardenal recibe el premio Reina Sofía
Ernesto Cardenal (Granada, 1925) fue uno de los líderes de la llamada Generación de...
La poesía y yo
La poesía y yo
  Puede llegar a ser cierta la afirmación de W.H. Auden de que “no hay palabra...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.