Un caso preocupante de insuficiencia académica

Opinión

José Atuesta Mindiola

19/07/2017 - 06:35

 

 

La profesional de apoyo de los cursos preuniversitarios de la Universidad Popular del Cesar, Leslie Durán, el viernes anterior en una entrevista por el noticiero de Radio Guatapurí, daba cuenta que en el primer semestre de 2017, ingresaron 940 bachilleres a estos cursos y sólo 150 alcanzaron el promedio de aprobación que era de 3.80. La Universidad tenía establecido aceptar 450 estudiantes; es decir que 300 cupos quedaron vacantes

La mayoría de estos bachilleres son del departamento del Cesar, y es una situación crítica que amerita un análisis de las autoridades educativas y los colegios. Los expertos en psicopedagogía afirman que la calidad de la educación es un proceso complejo con muchos factores de gran incidencia:  el nivel socioeconómico de los padres, la infraestructura educativa, la calidad docente, el liderazgo pedagógico de los directivos, la suficiencia de recursos, la cantidad de horas de clases y la exigencia académica al estudiante para su promoción.

La exigencia académica es muy flexible en la mayoría de los colegios oficiales de Valledupar y el Departamento. Los rectores se escudan en el Simat, Sistema Integrado de Matrícula, que exige que los porcentajes de repitencia y deserción se reduzcan a las mínimas proporciones, sin importar que haya estudiante con escaso sentido de responsabilidad y bajo rendimiento académico, porque sus padres en casa les brindan pocas orientaciones para el cumplimiento de sus deberes con el estudio y el manual de convivencia. Al final, estudiantes con varias asignaturas aplazadas son matriculados en el siguiente grado, así siguen con deficiencias y se gradúan de bachilleres.

Una respuesta clave de lo que es la responsabilidad y el apoyo de los padres nos la dio Jorge Alberto Guerra España, bachiller del Loperena, 2016, y el mejor en las pruebas Saber de Valledupar, dijo en una entrevista publicada en El Pilón (12-11-2016): “sacrifiqué mi tiempo libre y los ratos para jugar fútbol. Me iba de 2:00 a 5:00 de la tarde a la Biblioteca del Banco de la República, en ese tiempo trabajé con base a las pruebas del año anterior, analizaba el tipo de preguntas, las estrategias que podía seguir y cómo resolver problemas para afrontar las pruebas. Y agregó, lo que he logrado hasta ahora en la parte académica ha sido por el esfuerzo de mis padres y el sueño que tengo de convertirme en un ingeniero industrial”

Otros de los trances académicos de los bachilleres en los cursos preuniversitarios son los pocos hábitos de lectura y escritura, como estamos en la era de la informática los estudiantes ya no quieren escribir, pretenden explicar las clases leyendo en sus aparatos electrónicos. Según la psicóloga Pam Muller, en un estudio realizado en la Universidad de Princeton (Estados Unidos), “después de comparar los apuntes y la capacidad de recordar de un grupo de estudiantes; los que tenían computadores para registrar la información, los resultados mostraron que tomaban más notas, pero no entendían los conceptos. Mientras que los que tomaban apuntes a mano tenían mejor comprensión porque pensaban en el concepto que le estaban presentando y seleccionaban lo más importante. El hecho de escribir a mano demanda más tiempo, influye en cómo el cerebro presta más atención a lo que escucha, porque se tiene mayor procesamiento de la información relevante y les permite estudiar ese contenido de manera eficiente”.

Para fortalecer la lectura es urgente implementar estrategias, tales como: visitas guiadas a las bibliotecas, asistencia a conferencias, y revivir los centros literarios con los concursos de cuentos, poesías, ensayos y de oratoria.    

 

José Atuesta Mindiola

 

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

pauta

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El opio del pueblo

El opio del pueblo

Por estos días el patriotismo del colombiano aflora desde la piedra del Cucuy hasta cabo de Manglares y desde Punta Gallina hasta la...

Editorial: Sin pitillo, por favor

Editorial: Sin pitillo, por favor

Cada compra que hacemos, tiene su impacto en el medio ambiente. Póngase a pensar, incluso un objeto tan anodino como el pitillo (o p...

Final, final, no va más

Final, final, no va más

  Los colombianos, por lo menos una gran cantidad, queríamos una Colombia en paz, pero el número de colombianos que creíamos que...

El trabajo comunal

El trabajo comunal

El poeta y maestro Gustavo Gutiérrez Cabello, lo plasmó muy bien en su canto: Porque mi tierra ya no es lo que fue emporio de du...

La luna tiene poder

La luna tiene poder

Anoche observé la luna, ese satélite natural que causa tanta fascinación a los seres humanos, esa que desde siempre ha sido rodead...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube