Mochilas arhuaca y kankuama

 

En la vida cotidiana, la mochila se ha convertido en un accesorio más. Es parte de la indumentaria de muchos jóvenes, estudiantes, trabajadores, que ven en ella una estética y una comodidad respetables. Sin embargo, tiene también una relación profunda con ciertos pueblos y geografías de Colombia.

Es importante preservar esa parte identitaria ya que permite recordar el pasado de Colombia y también valorar mucho más un objeto que también bebe en las culturas milenarias de los indígenas. En efecto, las mochilas van ligadas a costumbres, creencias y tradiciones, y son un símbolo en cada una de esas comunidades.

Las más conocidas en Colombia son las de la etnia Arhuaca, la etnia Kankuama y la etnia Wayuú, todas ellas localizadas en la Sierra Nevada de Santa Marta o en La Guajira.  Esas mochilas se tejen con distintas técnicas, materiales y diseños, que las convierten en piezas únicas, difíciles de diferenciar a la hora de reconocer la procedencia de cada una de ellas. 

La mochila arhuaca cuenta con diseños antropomórficos (figuras de animales con características y cualidades humanas), zoomórficos (figuras con forma o estructura animal) y fisiomórficos (figuras con forma de plantas o vegetales), como también letras. La mayoría de las mochilas de algodón o lana se hacen con hilos de colores en fondo blanco o negro.

Para elaborarlas, los arhuacos usan por lo menos 3 clases de tintes naturales: el noura, castaño-naranja hecho de corteza vegetal; el uri, castaño-naranja oscuro hecho de hojas de un árbol y el chani, amarillo, hecho del corazón de un arbusto. Esto tintes, junto con otros que si se consiguen en el mercado, son utilizados por las mujeres para teñir la cabuya y para tejer las mochilas de cabuya más pequeñas. Para preparar la cabuya, los hombres cortan las hojas de la planta de maguey o fique y las colocan en una tabla plana y larga. 

Luego raspan la pulpa verde de la hoja y sólo dejan las fibras fuertes. Las mujeres lavan y secan esta fibra y la hilan en cuerdas, madejas de hilo o lazos, con un huso casero (caretía) suspendido en un marco de madera que tuerce con un lazo atado a la vara, en forma de arco violín.

Mochila wayúu Las mochilas wayúus son la máxima expresión del tejido Wayuú y son fácilmente reconocibles por sus colores y diseños. Las mochilas se elaboran en crochet (técnica introducida por los misioneros católicos a principios del siglo XX) o con ganchillo, y la elaboración de cada pieza puede tardar aproximadamente 20 días. 

Sus coloridos llamativos se deben principalmente a que al llegar el período de colonización, fueron influenciados por los españoles en el uso de hilos acrílicos que venían en múltiples colores. 

Según cuenta la mitología, la araña o Wale’ Kerü fue quién le enseñó a tejer a la mujer Wayúu. Wale’ Kerü es una araña tejedora que cuando amanecía ya tenía hechas fajas y chinchorros, y hacía siempre sus dibujos antes de la primavera.

Los Wayúu hilan el algodón silvestre, el magüey en mecha, el aipis y otras fibras naturales propias de la región. Tuercen cintas de cuerdo de chivo o de res para formar hilos, cuerdas y cordeles. Retuercen el algodón y la lana industrial para los tejidos finos, además de los hilos gastados que reutilizan en los tejidos “de segunda”. Ya sea “en pierna”, o con la ayuda del huso, los Wayúu tuercen y retuercen hilos en forma de “S” o en “Z”. 

 

PanoramaCultural.com.co 

Acerca de esta publicación: Este artículo sobre mochilas indígenas fue realizado con información de Artesanías Colombia. Para más detalles en cuanto a procesos de creación, distribución o comercialización, visite la web en este enlace.

Artículos relacionados

Duane, el arhuaco rebelde
Duane, el arhuaco rebelde
Este enigmático personaje, a pesar de no haber tenido estudios escolares, y mucho...
Diáspora y génesis afrocaribeñas: El verso y la música
Diáspora y génesis afrocaribeñas: El verso y la música
Sabemos que la riqueza percutiva inclina siempre la balanza entre canto y percusión...
Los alegres kankuamos que luchan por el reconocimiento de su música
Los alegres kankuamos que luchan por el reconocimiento de su música
Toño Villazón lleva más de treinta años viajando de un lado a otro de Colombia con...
“La mayor concentración de nombres africanos se encuentra en Colombia”
“La mayor concentración de nombres africanos se encuentra en Colombia”
Después de sus largos viajes por el África y por la diáspora africana en todo el...
Las culturas asiáticas escondidas en Colombia
Las culturas asiáticas escondidas en Colombia
  Durante mucho tiempo, el principal contacto de los colombianos con la cultura...
.::Así cubrió la prensa la muerte de Carlos Gardel::.
.::¿Qué ocurrió realmente el día que murió Gardel?::.