Nina Paola Marín en la presentación del documental

 

Nina Marín nació en Riohacha, pero hace más de quince años que habita en Valledupar. Está casada con el ingeniero ambiental Óscar Alvarado, que no solo es su compañero de aventuras, sino también su polo a tierra. Tiene dos hijos: “Mi Julio de siete años y mi Osquita de un año y siete meses”, afirma mientras sus ojos verdes brillan como un sol de verano. Estudió abogacía en la UPC, hizo una especialización en Derecho Administrativo en la Santo Tomas y litigó durante tres años con algo de éxito: “Estás loca”, ahora le dicen algunos amigos abogados.

Sin embargo, Nina realmente está feliz porque pudo escaparse del laberinto de las leyes, al que entró solo para complacer a su mamá. Hoy se dedica a cumplir su sueño de niña: ser una artista. Su creatividad, su sonrisa rutilante y el apoyo de su esposo son las herramientas que usa para vencer la desilusión. Sí, Nina hizo del cine su forma de respirar, su vida. Se ha preocupado por formarse: realizó estudios de Arte Dramático y de Dirección y Producción de Cine y Televisión. Más allá de la escasez de recursos técnicos y a veces humanos, ha hecho nueve cortometrajes y dos filminutos.

—Nina, ¿cómo fueron tus primeros contactos con el séptimo arte?

—Descubrí el cine cuando era niña, gracias a mi papá y a mi hermano Carlos Javier, quienes eran unos verdaderos cinéfilos. Recuerdo que los fines de semana veíamos películas hasta que amanecía, nuestros directores predilectos eran Alfred Hitchcock y Steven Spielberg… Cuando estaba estudiando Derecho en la UPC, hice parte del grupo de teatro La Carreta, ahí comencé a dar mis primeros pasos en las artes escénicas. Ya en el 2004 hice Angelina, un corto (inédito) inspirado en la obra de teatro La Ceremonia.

—¿Cuáles han sido tus trabajos más reconocidos?

Manuel, un pedazo de felicidad, que alcanzó varios premios, entre los que se encuentran: Chip Dorado en el Salón Audiovisual de Barranquilla (2016) y mejor Colombia en Shorts en Cartagena (2015). Asimismo, Elemento que fue ganador en FesticineKID18 en Cartagena (2016) y en el Festival de Cine en las Montañas en la categoría de Cortometraje Género Ficción (2016).

—¿Es difícil hacer cine en Valledupar?

—No —responde de forma enfática, pero sin dejar de sonreír—. Yo no pienso en el dinero a la hora de hacer mis trabajos ni en la falta de recursos técnicos, sino que someto mi proceso creativo al día a día y a lo que hay. Utilizó las herramientas que tengo a la mano: mis amigos, nuestras historias, el paisaje local…

—¿Cómo ves el movimiento del cine en la ciudad?

—A pesar de las dificultades, hay una intención de hacer cosas. Estamos en una etapa de despertar, de hacerse sentir. Existen varios referentes: Andrés Felipe Sotomayor, Juan José Castillejo, Carlos Cabas, Rey Sagbini, David David Celedón y, por supuesto, Ciro Guerra.

—¿Cuándo darás el salto al largometraje?

—Estoy trabajando en eso. Se trata de Dinosaurio de papel, una película que narrará varias historias con un tema en común: la paz desde el punto de vista de la mujer.

El último trabajo de Nina es el corto documental Lo que la distancia no borra: Latinoamérica y la nostalgia. Es una recopilación de los recuerdos y los suspiros de varios latinos que viven en Miami (voces de México, Guatemala, Nicaragua, Cuba, Venezuela, Perú, Brasil y Colombia). Muestra unos ojos que musitan los olores del ayer, unas lágrimas que saben a patria y un agua que separa, pero que también da esperanza. El filme parafrasea de alguna manera al eterno retorno de Nietzsche: el ser humano siempre conserva la intención de volver. Sí, a veces el principio resulta siendo el mismo final.

 

Carlos Cesar Silva   

@ccsilva86

La curva
Carlos Cesar Silva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Editorial: Intenciones de una exposición inaugurada en Valledupar
Editorial: Intenciones de una exposición inaugurada en Valledupar
El pasado 5 de noviembre se inauguraba en la Alianza Francesa de Valledupar una...
Editorial: La reivindicación del arte urbano en Valledupar
Editorial: La reivindicación del arte urbano en Valledupar
Podría tratarse del nombre de una banda de rock, o de amantes de comics, pero lo que...
No se dejen robar la alegría ni la esperanza
No se dejen robar la alegría ni la esperanza
  Llegó el Papa Francisco, los medios de comunicación han saturado a los...
¿Peligra la edición 49 del Festival Vallenato?
¿Peligra la edición 49 del Festival Vallenato?
En mi condición de miembro de la Sociedad de autores y Compositores de Colombia...
La dicotomía en busca de la paz
La dicotomía en busca de la paz
Después de más de 50 años de guerra fratricida, violenta y cruel que ha dejado a...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.