A veces, en la vida sucede lo mismo que en la música, donde lo complicado en ocasiones no es tocar, si no callarse a tiempo. Y es que, al final, la música existe por el silencio. ¿También la vida?

A veces, en la vida y en la música sucede que lo difícil es seguir el ritmo y mantenerlo, aunque haya que permanecer en silencio.

A veces, en la vida hay silencios tan clamorosos que parecieran un redoble de timbales. A veces en la música hay silencios tan agudos que nos erizan la piel al igual que las imágenes de un noticiario.

A veces, en la vida hay silencios tan dulces como la más delicada de las melodías. A veces en la música hay tantas melodías por escuchar como en la vida silencios por desoír.

A veces la vida nos presenta una paleta de colores tan variada y atractiva como la innumerable cantidad de armonías que suenan en la 9ª de Beethoven o de Malher. A veces la vida nos presenta situaciones tan complejas  como la más elaborada de las fugas de Bach.

A veces la vida nos acaricia con la misma dulzura y suavidad que un nocturno de Chopin y nos hace sentir tan alegres como un pasaje de Vivaldi. A veces la vida es tan disonante como una obra dodecafónica de Schönberg, una sonata de Pierre Boulé o una ópera de Stockhausen.

A veces, en la vida suena el eco de la más bella melodía y el silencio se transforma en un canto de pájaros interpretado al violoncelo por Pau Casalls[1].

A veces la vida y la música se mezclan creando unos acordes tan llenos de matices que son una invitación a descubrir y recorrer espacios llenos de sonidos… y de silencios...

 

Antonio Ureña



[1]    La canción tradicional catalana “El Cant dels Ocelles” (El Canto de los Pájaros) fue definida por el violoncelista y compositor Pau Casals (Cataluña 1876-Puerto Rico,1973) como la melodía más bella del mundo.

 

Contrapunteo cultural
Antonio Ureña García

Antonio Ureña García (Madrid, España). Doctor (PHD) en Filosofía y Ciencias de la Educación; Licenciado en Historia y Profesor de Música. Como Investigador en Ciencias Sociales es especialista en Latinoamérica, región donde ha realizado diversos trabajos de investigación así como actividades de Cooperación para el Desarrollo, siendo distinguido por este motivo con la Orden General José Antonio Páez en su Primera Categoría (Venezuela). En su columna “Contrapunteo Cultural” persigue hacer una reflexión sobre la cultura y la sociedad latinoamericanas desde una perspectiva antropológica.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Metáforas de los árboles o el grito de un poeta
Metáforas de los árboles o el grito de un poeta
En la poesía está la esencia. La pasión. Un pedazo de existencia de un hombre. Sus...
Los más de 400 años de Don Quijote
Los más de 400 años de Don Quijote
En una aldea de la Mancha de cuya historia quiero acordarme para escribirla, entre...
La comadrona, de Katja Kettu: un descenso vertiginoso a los campos de concentración
La comadrona, de Katja Kettu: un descenso vertiginoso a los campos de concentración
Katja Kettu (Finlandia, 1978) es una escritora sin par. Me he leído La Comadrona...
Babylone, de Yasmine Reza: Premio Renaudot 2016
Babylone, de Yasmine Reza: Premio Renaudot 2016
La semana pasada publiqué una reseña sobre el libro ganador del Premio Goncourt...
Un nombre: Matilde Espinosa de Pérez
Un nombre: Matilde Espinosa de Pérez
Cuando una revista de letras se acerca a un nombre para posar sus intereses y hacer de...
.::Afrodescendencia e historia de Colombia::.
.::¿Qué es la Sierra Nevada de Santa Marta?::.