El estado natural de las cosas’, una colección de siete relatos que se adscriben al género fantástico, del escritor español Alejandro Morellón Mariano, terminó ganadora de la cuarta versión del Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez, organizado por el Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional de Colombia.

El libro que reconstruye, como bien lo destacó el jurado, “una atmósfera de un peligro inminente que no acaba de revelarse, que acecha y no se resuelve”, pone en tela de juicio lo que entendemos por normalidad, pero también las leyes fundamentales de la física y hasta el buen gusto convencional. Las siete narraciones de Alejandro Morellón se adscriben al género fantástico, pero lo modulan y deforman para volverlo a su vez denuncia y retrato de los tiempos que nos ha tocado vivir.

Entre las historias narradas se encuentran la de un hombre que se presta a perder una parte de su cuerpo a cambio de unos miles de euros; una mujer que ríe en medio de los disturbios sociales que arrasan la ciudad; un pueblo que espera con devoción la llegada de un huracán; alguien que entierra un testículo en el cementerio de la Almudena; un marido que acaba viviendo en el techo...

Son solo algunos de los planteamientos radicales y perversos que encontramos en esta antología de relatos, tan atenta a la fabulación más exigente como a la creación de unas resonancias sentimentales capaces de interpelarnos.

En el acta, el jurado del Premio señaló de la obra de Morellón “su tono es convincente, ocurrente y eficazmente irónico. La metáfora que reside en sus argumentos fantásticos refleja con gran exactitud nuestras preocupaciones cotidianas; los conflictos de pareja se concretizan en la división física de la arquitectura de una casa; la tragedia de la pobreza cotidiana en nuestras sociedades está contada en la tragicomedia de un hombre que decide vender su mano izquierda; las catástrofes naturales tan presentes en nuestra época se enfrentan no como tragedias  ni dando lugar a la resignación, sino creando rituales que divinizan, por ejemplo, a un huracán, con ofrendas humanas”.

El escritor español Alejandro Morellón Mariano fue seleccionado entre cinco escritores finalistas que aspiraban a obtener este galardón el cual rinde homenaje a la memoria del nobel colombiano fallecido en Ciudad de México, en abril de 2014: Liliana Colanzi (Bolivia) con su libro de cuentos ‘Nuestro mundo muerto’, Federico Falco (Argentina) con su libro ‘Un cementerio perfecto’, Soledad Puértolas, (España) con ‘Chicos y chicas’, y Daniel Salinas Basave (México) con ‘Días de whisky malo’.

Al recibir el galardón, Alejandro Morellón Mariano, su autor dijo que “gracias”, es la palabra que más debe usar un escritor. “Gracias por permitirnos escribir. Quiero dar gracias a mi familia, al equipo que lo ha hecho posible, a mis compañeros que concursaron y gracias a Gabriel García Márquez, que fue un mentor y un reflejo en el cual encontré una referencia literaria. Si no fuera escritor, me gustaría ser librero. Considero la condición de librero como la de un farmacéutico que recomienda y vive de los libros. Creo que el cuento es un género  que me va a acompañar de por vida, porque me representa”.

Alejandro Morellón Mariano: Nació en Madrid (España) en 1985 pero creció y se educó en Palma de Mallorca. En 2010 fue becado por la Fundación Antonio Gala. Ha publicado el libro de relatos ‘La noche en que caemos’ (Premio Fundación Monteleón 2012) y ‘El estado natural de las cosas’, (Caballo de Troya, 2016). Algunos de sus textos han sido publicados en revistas como Quimera, Prosa inmortal, Eñe o Energehia. En 2015 quedó finalista del Premio Nadal por su novela ‘Y he aquí un caballo blanco’. Actualmente reside en Madrid. 

 

PanoramaCultural.com.co

Artículos relacionados

Una mirada amarga
Una mirada amarga
Aunque cada hombre mata lo que ama, que lo oiga todo el mundo, unos lo hacen con...
Líbranos del bien y del mal, pero no de la literatura
Líbranos del bien y del mal, pero no de la literatura
  Leer y escuchar al escritor Alonso Sánchez Baute es, de alguna manera, sumergirse...
Rey de copas
Rey de copas
No fue difícil para El Bigote y El Barba desarmar a los vigilantes y amordazarlos....
Ludmila Oulitskaïa: cuando la erudición tiene nombre de mujer
Ludmila Oulitskaïa: cuando la erudición tiene nombre de mujer
En el 2013, leí El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura, con un...
Caricias afinadas
Caricias afinadas
  Acariciar como se acaricia un instrumento. Templando las cuerdas con extrema...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.